Volatilidad extrema

¿Hizo piso Wall Street? El gráfico que miran todos y pone dudas sobre el rebote

Las tendencias en las acciones en Wall Street vienen acompañadas de los cambios en la política monetaria de la Reserva Federal. Los pisos del mercado suelen venir acompañados de los inicios de relajamiento monetario

La historia puede servir como guía para poder anticipar el futuro del mercado.

Hoy Wall Street se encuentra en un fuerte bear market a causa de las políticas monetarias globales contractivas para lograr bajar la inflación más alta en 40 años.

Existe una histórica relación entre la política monetaria y la evolución de los mercados financieros que permite responder si ya llegamos (o no), a un piso de mercado.

Se disparan las acciones de Twitter luego de una oferta de Elon Musk para comprar la red social

Wall Street optimista con Argentina: qué gangas locales recomienda comprar un banco líder de EE.UU.

Wall Street y la Fed

En el acumulado del año, el S&P500 pierde 23% y el Nasdaq baja un 31%. La clave hacia adelante es poder determinar si el mercado hizo piso o no.

En ese sentido, la historia puede servir para ver cómo evolucionó el mercado a distintos acontecimientos macroeconómicos y sociales y tratar de inferir que, ante un nuevo evento similar, las acciones puedan volver a comportarse como lo hicieron en el pasado.

Según Bloomberg, los últimos seis mercados bajistas sólo tocaron fondo cuando la Fed comenzó a recortar la tasa de interés. 

Es decir, cuando finaliza el ciclo contractivo de su política monetaria e inicia un periodo de relajamiento monetario.

Esto mismo ocurrió en el ciclo bajista de los comienzos de los años 80. También ocurrió luego del crash de 1987 y de comienzo de los 90.

El piso del bear market de las puntocom se dio en medio del periodo de relajamiento monetario y en el que la Fed llevó la tasa al 1% desde 6,25 por ciento.

Del mismo modo, el piso del bear market de 2008 se da cuando la Fed terminó por colapsar la tasa a niveles de 0% para luego iniciar un ciclo de relajamiento monetario aún más agresivo, conocido como el Quantitative Easing.

En definitiva, el techo del mercado se da cuando la Fed termina su ciclo de contracción monetaria y hace piso cuando inicia el ciclo de relajamiento monetario.

Esto llevado a la actualidad nos deja en un mercado en el que viene ajustando a medida que la Fed sigue subiendo la tasa. 

Existe cierto consenso en el mercado en que la Fed va a continuar subiendo la tasa. Por lo tanto, aún está lejos el inicio del ciclo de relajamiento monetario y esto deja vulnerable a que el mercado siga ajustando.

De hecho, el mercado observó que tras la reunión de banqueros centrales de Jackson Hole, la Fed reafirmó su postura agresiva en su política monetaria, generado un fuerte selloff de las acciones.

Por lo tanto, a medida que el mercado observa que el ciclo contractivo se mantenga vivo hacia adelante, mayor será la volatilidad en las acciones.

Los analistas de Balanz agregaron que la reafirmación de la postura restrictiva de los bancos centrales en términos de política monetaria generó un baño de realidad para la renta variable en el último trimestre.

"Después de la recuperación de los precios de las acciones entre junio y agosto, la materialización del mensaje de política monetaria restrictiva que dejó la Fed en Jackson Hole, la renta variable se volvió a enfrentar con la realidad de las condiciones financieras más ajustadas. Así, el índice MSCI World experimentó una caída de 9.5% en el último mes, con el S&P 500 retrocediendo 8.3%", dijeron desde Balanz.

Dada la historia, analistas del mercado esperan que el piso llegue junto con el fin del ciclo monetario contractivo, en línea con lo que ocurrió en el pasado.

Daiana Olivera, estratega de Cohen considera que el mercado ya está descontando la suba de tasas de la Fed y que el piso vendrá cerca del final del tightening actual.

"Posiblemente el piso del mercado se alcance hasta un poco antes de que termine ciclo de endurecimiento monetario de la Fed. Sin embargo, cabe destacar que en ciclos anteriores, no pasó que estábamos en el nivel de desaceleración económica de EE.UU. y a nivel global como en la actualidad", detalló Olivera.

Manuel Carpintero, head portfolio manager de Nash Inversiones, también espera que el piso del mercado se dé cerca del fin del ciclo de tightening de la Fed.

"Los mercados siempre se anticipan a lo que luego termina sucediendo. Creemos que esta vez no será distinto: La caída podría terminar una vez que esté más claro el final del tightening. Esto podría darse cuando el crecimiento esté un poco más golpeado y por ende la Fed tenga que dar marcha atrás con la suba de tasas. Pero no necesariamente cuando la Fed baje la tasa, sino antes", comentaron.

Las reuniones de la Fed y el futuro de Wall Street

Mirando hacia adelante, el mercado se prepara para mayores subas de tasas de la Fed.

El consenso de mercado está en que las subas de tasas en noviembre y en diciembre rondaran los 125 puntos básicos entre ambas reuniones.

Por lo tanto, el ciclo de relajamiento monetario aún no está entre nosotros.

Juan Manuel Franco, economista jefe de Grupo SBS, detalló que para combatir la inflación en máximos de varias décadas, el Fed dispuso el ciclo de hikes más acelerado de su historia, con el mercado descontando que el presente ciclo culminaría en marzo de 2023, con una tasa alrededor de 4,5%.

Franco advierte que esta postura hawkish de la Fed llevó a un aumento tanto en las tasas de los treasuries como a una alta volatilidad en los mercados de acciones, configurando un escenario de condiciones financieras menos amigables.

Hacia adelante, el economista jefe de Grupo SBS dijo que espera que, en lo que resta del año, la Fed aplicará dos hikes más de 75pbs, para cerrar con una tasa en línea con la mediana del último Dot Plot.

En cuanto al impacto en el mercado, Franco advierte que el piso se podría empezar a ver cuándo los datos de inflación apunten a que Estados Unidos ha ingresado en un sendero de inflación decreciente.

"Hasta entonces, el mercado continuará evaluando los posibles movimientos futuros de la Fed en términos de tasas y de manejo de su hoja de balance a la luz de los nuevos datos de inflación, actividad y empleo que se vayan difundiendo", advirtió.

Riesgos recesivos

Hoy el mercado teme que la suba de tasas de la Fed y de la volatilidad en el mercado financiero termine generando un escenario recesivo a nivel global.

Los datos de inflación elevados hacen que la Fed deba seguir subiendo la tasa y por lo tanto, las chances de un aterrizaje suave se achican y crecieron las probabilidades de ver un aterrizaje forzoso.

En un entorno recesivo, se teme que las ganancias empresariales sean menores y por lo tanto, mayor volatilidad en las acciones.

Los analistas de Criteria advirtieron que la lucha contra la inflación continúa, y es esperable que la Fed mantenga su política monetaria contractiva para profundizar la desaceleración de los precios.

"El presidente de Fed, Jerome Powell, despejó cualquier idea de un relajamiento. Más bien lo contrario, parece haber más espacio para nuevos incrementos. En gran medida, el riesgo de un esquema de tasas altas ya está en buena parte incorporado en el precio de los activos ya que el S&P 500 acumula un retorno negativo de 20% en lo que va de este 2022", dijeron desde la compañía.

Sin embargo, alertan que el mercado parece empezar a rotar en torno a una nueva preocupación, que es el riesgo de una recesión económica en EE.UU. y una desaceleración de la actividad global que es ya cada vez más evidente.

"En un contexto restrictivo, las señales que da el mercado de bonos respecto a los riesgos de la recesión son evidentes. La curva de deuda del Tesoro de EE.UU. sigue invertida, un posicionamiento que ha sido en múltiples ocasiones un fiel predictor de una contracción del PBI", sostuvieron.

Por su parte, Olivera también señaló que la inflación seguirá afectando a EE.UU. y al resto del mundo y eleva los riesgos de que veamos una recesión.

"El impacto de la inflación sobre los mercados hay que tenerlo en cuenta para calcular  el efecto nocivo en las acciones. Es decir, la volatilidad proviene no solo por la suba de tasas sino también por la posible recesión global. Creo que vamos a ver un piso pero en un entorno en el que la volatilidad va a permanecer elevada", estimó la estratega de Cohen.

Finalmente, desde Balanz agregaron que la desaceleración en las expectativas de crecimiento son un factor de preocupación (y presión) para los márgenes corporativos.

"El menor crecimiento en 2022 y las difíciles perspectivas para 2023 están presionando a las expectativas de crecimiento de mercados desarrollados, y en menor medida a las de emergentes. La perspectiva para la renta variable sigue plagada de riesgos (a la baja). De esta forma, seguimos favoreciendo posiciones defensivas en la renta variable con foco en activos de calidad (empresas con balances solidos) y geográficamente EE.UU. por sobre el resto de los mercados", comentaron.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.