Esperan que el BCRA siga aspirando pesos y las tasas se mantengan altas

Pese a la inyección de pesos de las últimas ruedas, la entidad se encamina a sobrecumplir otra vez la meta de agregados de este mes. Los analistas coinciden en que la autoridad monetaria continuará con su política contractiva. De todos modos, el panorama para los próximos meses no está claro y hay dudas con respecto a la transmisión efectiva de las tasas altas en pesos a los depositantes

RODRIGO ÁLVAREZ, CEO de Analytica

“El riesgo de esta estrategia es la sobrerreacción de la tasa

Parte del endurecimiento de la política monetaria se podría llevar a cabo sobre sobrecumpliendo la meta aún más, esto es aumentando la oferta de Leliq por sobre los vencimientos. Entendemos que existe espacio ya que el BCRA viene expandiendo la base monetaria y aumentando la tasa de Leliq.

El riesgo, claro está, es la sobre-reacción de la tasa, lo que estaría absorbiendo la volatilidad del tipo de cambio

Actualmente la tasa real se ubica en niveles de menos del 2% y es evidente que el BCRA procede endureciendo su postura con cautela teniendo en cuenta que febrero apunta a un 3,5% de inflación. Por ahora, lo hace bajando el nivel de sobre cumplimiento. Las dos osas no se pueden. Para convencer al mercado, quizás debe aumentar el sobre cumplimiento, incluso respecto al pico de febrero

Teniendo en cuenta los niveles de la tasa Badlar (37%) y de inflación presente y futura (3% en los próximos tres meses), la tasa real relevante se encuentran en niveles incompatibles con cualquier proceso de des-inflación, máxime teniendo en cuenta la proximidad de las elecciones de agosto. A su vez el cociente Badlar/ Leliq se encuentra en mínimos teniendo en cuenta el nivel de los encajes remunerados. Por lo tanto, el BCRA podría optar por sostener estos niveles de Leliq por un tiempo hasta que la Badlar retorne a su nivel natural respecto a la tasa de referencia.

GABRIEL ZELPO, economista jefe de Elypsis

“El sobrecumplimiento de la meta se puede complicar en abril y mayo

El BCRA no sube ni baja la tasa en este esquema, la determina el mercado. El BCRA establece la expansión o contracción de agregados. Más allá de la tasa nominal, si consideramos una inflación cercana al 4% en febrero y al 3% en marzo, la tasa del 50% no es disparatadamente alta porque los registros de inflación siguen elevados.

El mercado determinará hasta dónde puede llegar la tasa. Dejando de lado los complicados registros de inflación, la tasa no irá mucho mas arriba de lo que se ha observado. Es adecuada con respecto a los pronósticos de inflación y de tipo de cambio. Cuando se alcance una mayor calma continuará el camino descendente que se venía observando, aunque posiblemente a un menor ritmo al visto en febrero.

Si bien en las últimas ruedas el BCRA viene inyectando pesos, por ahora no tiene problemas para cumplir su meta monetaria. Febrero era un mes muy difícil en cuanto a estacionalidad porque cae mucho la demanda de dinero y el régimen no tenía estimada esa caída. La autoridad monetaria decidió sobrecumplir este mes para acentuar el sesgo contractivo frente a los factores de estacionalidad.

No obstante, creo se le puede llegar a complicar el sobrecumplimiento en los próximos meses por la suma de alta inflación, estacionalidad y algo de recuperación en la demanda de dinero. En abril y mayo posiblemente tenga más dificultades si el tipo de cambio no entra en la zona de intervención, lo que llevaría al BCRA a comprar divisas y expandir.

DIEGO FALCONE, head portfolio manager de Cohen SA

“Todavía no vemos un repunte esperado en la tasa Badlar

La tasa de referencia de la economía volvió a subir y eso no afecta los objetivos de la autoridad monetaria. El Banco Central ha sobrecumplido la meta de contracción de la base monetaria, por lo que puede expandir todos estos días sin alterarlos. Los objetivos propuestos se miden por promedios y el BCRA venía sobrecumpliendo por $40.000 millones.

Con el resultado de última suba de tasas de Leliq, el Central ya consiguió acomodar las tasas desde los cheques de pago diferido, que están en 40%, las Lecap que están en 41%, las ON, que están saliendo a seis o siete meses a niveles de 43%. Todo esto, da tasas de interés mensuales del orden de 3,5% (TNA). Y eso, está en línea con la inflación esperada para estos dos meses, de febrero y marzo, que proyectamos que estén en el área de 3,5% y 3%, respectivamente.

Todavía no vemos que la Badlar reaccione a esta suba de tasas. Y esto en principio preocupa, porque esto es clave para que los clientes se pasen a activos en pesos y no demanden dólares.

Más adelante, esperamos que baje la inflación y ese será el momento de ver qué hace el BCRA con las tasas. Si se toma la inflación anual de todo 2019 y se la compara con la tasa actual, la tasa va a dar muy por encima. Pero eso no es la tasa real que están pagando hoy los plazos fijos. Conclusión, mirada mensualmente la tasa real está empatada con la inflación, veremos cómo evoluciona en los próximos meses.

GABRIEL CAAMAÑO, socio de consultora Ledesma

“En un contexto estable, la tasa podría estar tocando su techo

En las últimas licitaciones el BCRA volvió a la ortodoxia en el régimen: anunció un monto de licitación en línea con el informe de base monetaria promedio mensual del pasado 18 de febrero y colocó exactamente eso. Es más, la tasa viene subiendo con expansión. Ergo, estás últimas alzas fueron de lo más endógeno que vimos.

Sin embargo, la tasa promedio ya se aproximó bastante a la máxima convalidada, lo que significa que toda la distribución de tasas ofrecidas se fue moviendo a estos valores. La suba se viene desacelerando después de las señales que dio el BCRA, que está devolviendo liquidez a los bancos. Al mismo tiempo, el tipo de cambio se volvió a estacionar en el piso de la banda. Si bien esos no son los únicos factores que juegan, suponiendo cierta estabilidad, uno estaría tentado a pensar que la tasa ya debería estar encontrando un techo.

Por ahora la expansión de los últimos días no va a interferir en los objetivos monetarios porque tiene un margen considerable. Si mantuviera estable la base monetaria hasta el jueves 28, sobrecumpliría por más de $ 43.000 millones.

La inflación de febrero ya es, lamentablemente, cosa juzgada. El impacto del saldo monetario del mes sobre la inflación se medirá según cómo afecte las expectativas y la demanda de pesos. Si el mercado ya descontó el mal dato, sólo habría una confirmación. De todos modos, podría haber algo de sorpresa y habrá que ver si es buena o mala.

Tags relacionados