Entrevista

"En el mercado de deuda local los emisores también se volvieron inversores durante la pandemia"

La entidad financiera lideró en 2020 las emisiones corporativas en la plaza local. El ejecutivo analizó las expectativas de este segmento para este año

El "lado B" de la expansión monetaria que encaró el Gobierno el año pasado para hacer frente a la pandemia por el coronavirus fue el exceso de liquidez, que se tradujo en un boom de emisiones en el mercado local. Norberto Quirno encabeza la gerencia de Mercado de Capitales y Banca de Inversión del Banco Galicia, entidad que lideró las colocaciones de obligaciones negociables en los últimos 12 meses.

"Las emisiones de inversores que buscaron cobertura contra la inflación y contra la devaluación, fueron las estrellas del año pasado", explicó. En diálogo con El Cronista analizó el fenómeno y definió cuáles son las perspectivas para el mercado de duda corporativa local en este 2021.

¿Cómo influyó la pandemia para que se haya dado esta reactivación en el mercado de deuda local?

Durante 2020 volvimos a tener un mercado de capitales más activo. Esto sucedió porque el mercado internacional estuvo cerrado, y a nivel local tanto las emisiones de deuda corporativa, las subsoberanas y los fideicomisos encontraron cierta cantidad de pesos en la plaza, que vinieron de la mano con la actitud de los bancos centrales del mundo de salir a emitir para aportar recursos adicionales a las economías. Vimos compañías con exceso de liquidez que, desde 2020, las empezamos a ver no sólo como emisores sino también como inversores.

¿Cuáles fueron las inversiones favoritas durante el año pasado?

Vimos muchas empresas que buscaban cobertura para su caja en pesos. Las inversiones que apuntaron a cubrir contra la devaluación y contra la inflación fueron las estrellas del año: por un lado del dólar linked y por otro, las atadas a UVA. A partir de abril empezamos a ver actividad en bonos en pesos de corto plazo y después apareció el furor de dólar linked.

 Ahí el año empezó a tomar otro color: se emitieron el equivalente en pesos unos $110.000 millones en bonos con ajuste dólar. Eso les permitió a las empresas volver a emitir a plazo. Y hacia fin de año, con el número de inflación mensual en alza, empezaron a tomar relevancia las inversiones atadas a UVA.

¿Qué desafíos presenta este año para este mercado?

El 2021 presenta bastantes vencimientos, cercanos a los $ 180 mil millones. Sobre todo lo que se emitió en su mayoría en pesos el año pasado que fue con el plazo de un año y también vencimientos de la gestión de Gobierno anterior. 

La expectativa es cómo arranca y cómo empezamos a cubrir mes a mes esos vencimientos. Hay que tener en cuenta que es un año electoral y que los inversores suelen frenar para ver cómo se presentan los hechos antes de apostar.

Desde el punto de vista del inversor, ¿dónde cree que van a encontrarse las oportunidades este año?

Para los instrumentos en pesos, va a haber que monitorear el recorrido de la tasa Badlar, para ver si da la suficiente cobertura contra la inflación. En principio, parece que va a ofrecer una tasa real negativa. El posicionamiento en pesos debería ser de corto plazo y con instrumentos de liquidez. El manejo de la liquidez debería apuntar a instrumentos de cobertura.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios