¿Hay burbuja en Wall Street?: el rally de acciones siembra duda en los inversores

La fuerte suba de los activos en medio de la pandemia instala el debate entre los analistas respecto a si el mundo está frente a un fenómeno de este tipo.

Hay una importante desconexión entre la economía y los mercados ya que mientras el mundo intenta recuperarse de la crisis del coronavirus, el contexto en Wall Street parecería más al de un escenario de extremo optimismo en Main Street. Tanto las acciones como los bonos operan en zona de máximos históricos, alentados por un contexto de extrema liquidez global, de tasas bajas y de búsqueda de rendimientos desesperada por los inversores. Los niveles a los cuales alcanza las valuaciones de las compañías hace advertir a algunos a analistas la potencial presencia de una burbuja.

Pero para que exista la hipótesis de una burbuja se deben dar dos condiciones básicas. Por un lado, una aceleración rápida en los precios de los activos financieros que fuerza a las valuaciones hacia valores históricos. El segundo requisito para una burbuja es que haya una conducta del inversor de euforia y de elevado optimismo. Ambos parecerían estar presente.

Nombres importantes en Wall Street advierten sobre la existencia de una burbuja. Algunos lo alertan con un mayor grado de gravedad que otros. 

Mohamed El-Erian dijo a la cadena CNBC el miércoles pasado que las acciones se encuentran en una "burbuja racional" en este momento y que los precios de los activos seguirán subiendo mientras la Reserva Federal indique a los inversores que seguirá proporcionando apoyo a los mercados. 

"Esta no es una burbuja irracional. Es una burbuja racional", dijo el principal asesor económico de Allianz. "Es racional porque la Fed y el BCE siguen dando señales de que continuarán inyectando liquidez masiva, y mientras el mercado confíe en que ese es el caso, los precios subirán". 

En cambio, el legendario inversor Jeremy Grantham dijo el martes que el mercado de valores se encuentra en una "burbuja épica", impulsada por sobrevaloraciones extremas, aumentos explosivos de precios, emisiones frenéticas y "un comportamiento de los inversores histéricamente especulativo".

El rally en las tecnológicas

La importante suba en las acciones del sector tecnológico hizo que la capitalización bursátil de las mismas alcance niveles históricamente altos. Actualmente la capitalización de mercado del sector tecnológico es de u$s 15 trillones y concentran el 12% de la capitalización bursátil de todo el mercado a nivel global. Haciendo una comparación con lo ocurrido en los años 2000 vemos que en aquel momento, las acciones tecnológicas alcanzaron un market cap de u$s 8 trillones aunque el porcentaje de capitalización bursátil sobre el global era del 22%.

El valor de mercado de las compañías del sector tecnológico se encuentra alto en términos comparativos, de igual manera que su participación dentro del market cap global. Estos niveles se acercan a valores vistos previos al estallido de la burbuja de las puntocom, lo cual reflota los riesgos de una eventual presencia -y potencial estallido- de una burbuja.


Leonardo Chialva, director de Delphos Investment advirtió que el riesgo para este año es una prematura explosión de la burbuja financiera actual: "Si bien los niveles y precios de las acciones colocan a las tecnológicas en valores similares a los que se observaban en los comienzos de siglo, las valuaciones siguen estando debajo de dichos máximos".

El Financial Times advirtió que las valuaciones de las tecnológicas, medidas por el ratio Price Earning, se encuentra en el nivel más alto desde 2002, aunque a su vez, dicha valuación está casi a mitad de camino de lo que se llegó a observar a comienzo de los 2000. Aún así, vale la pena remarcar que dicho ratio se encuentra en el valor más alto casi en dos décadas.

Chialva precisó que las valuaciones y el sentido común indican que podríamos estar en presencia de una multiplicidad de burbujas, basadas en las excepcionales condiciones de liquidez global y el alto nivel de represión financiera aplicado por los principales bancos centrales globales.

"Siempre hay uno o varios sectores que por moda, oportunidad o flujo acaparan con mayor intensidad las condiciones propicias para la formación de una burbuja. A finales de la década del ´90 fueron las empresas tecnológicas y a medido de la década del 2000 fueron las vinculadas con el sector inmobiliario y financiero. El problema con las burbujas es que se puede saber su comienzo y desarrollo, pero no su culminación. Tienden a subir mucho más de lo que cualquier humano pueda imaginar", advirtió.

En línea con lo que menciona Chialva, el rally impresionante que mostró desde finales de marzo pasado hasta la actualidad hizo que muchas acciones muestran retornos históricos. El Bitcoin llegó a subir más del 520% hasta su techo reciente y hoy muestra ganancias del 493%. Casos como Tesla operan con ganancias de 771% mientras que acciones similares como NIO ganan hasta 2166% desde marzo. Todos estos son retornos, junto con las ganancias de 74% muy elevados para plazos muy cortos.

Diego Martínez Burzaco, economista especialista en mercado de capitales, destacó que a la hora de comparar los activos de renta variable y los de renta fija a nivel global con la historia, lleva a pensar que son niveles para tener mayor cautela, aunque todavía sin poder confirmar la existencia de una burbuja.

"El S&P 500 cotizando a 27 veces las ganancias esperadas es muy elevado, teniendo en cuenta que su promedio histórico es de 18 veces. El Nasdaq está mucho mas ensanchado. Veo mucha euforia con todas las compañías tecnológicas disruptivas que salieron a cotizar en bolsa recientemente y  acapararon la atención se inversores", analizó.

Y agregó: "Tenemos casos de compañías que cotizan de precios sobre las ventas a más de 20 veces. Todo es son signos de alarma. Si bien sabemos que el mundo cambió con la pandemia así como los patrones de comportamiento de las corporaciones y de los consumidores, las elevadas valuaciones no es algo que se deba omitir".

Manuel Carpintero, portfolio manager de Nash Inversiones considera que en ciertos sectores hay algo similar a una burbuja "en algunas tecnológicas, en activos como Tesla o el Bitcoin por ejemplo".

Por otro lado, planteó que el hecho de que haya una burbuja o no, no significa que estemos en el momento donde esa burbuja estalle: "En épocas de hiper liquidez y tasas bajas, como fueron estos últimos 12 años, y con más fuerza aún el 2020 generan flujo hacia activos de riesgo y las valuaciones a veces se disocian un poco de los fundamentals".

Política monetaria ultra laxa

Gran parte del rally que mostraron las acciones desde marzo a hoy está explicado en el hecho de que los principales bancos centrales del mundo decidieron llevar a cabo políticas monetarias ultra laxas y expansivas, con un nivel de agresividad nunca visto en la historia. Desde entonces, las autoridades monetarias mundiales inyectaron más de u$s 8 trillones y la hoja de balance de dichas instituciones alcanzó un récord histórico de u$s 22 trillones entre marzo y la actualidad.

Martínez Burzaco explicó que la presencia de una burbuja suele ser más difícil de detectar así como también acertar el momento en el que puede pincharse.

"La mega liquidez global impidió que haya una clara diferenciación de los riesgos y de la calidad crediticia. Por ejemplo, los bonos de grado especulativo rinde menos del 5% anual y eso muestra que la mega liquidez que hay en el mercado hoy impide ver los riesgos subyacentes detrás de los créditos. En ese sentido, seria cuidadoso y selectivo ya que las valuaciones son muy exigentes en muchos casos", opinó.

En tanto, consideró que el argumento de que esta vez es distinto por la elevada liquidez, puede ser válido de corto plazo "pero sin en algún momento la inflación comienza a subir y hay algún giro inesperado de los bancos centrales, allí vamos a tener un desafío de justificar las valuaciones actuales".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios