Estrategia oficial

Mercado de capitales y de bonos, en el centro de la estrategia de normalización

La inestabilidad macro es causa y consecuencia de la falta de un mercado de capitales robusto. Pero el Gobierno se ilusionan con que la salida al círculo vicioso de la inflación y desfinanciamiento vendrá de su mano

El círculo vicioso de inflación, endeudamiento, recesión y dolarización de la economía tienen como común denominador -y una de sus causas- la falta de desarrollo de un robusto mercado de capitales.

Ante esa carencia se rinden las crisis de financiamiento del Estado, las corridas hacia los activos externos y el inexistente resguardo de valor en la moneda en procesos de subas generales de precios.

En ese sentido, con la expectativa puesta en una "normalización" de la economía, como define el ministro Martín Guzmán, tanto desde el Banco Central como desde la Comisión Nacional de Valores (CNV) tienen la mirada puesta en el momento de la salida, según pudo saber El Cronista.

Sobre todo en momentos en que los bancos sufren el descalce de la nutrida liquidez heredada de dos años de pandemia y recesión con escasa demanda de créditos del sector privado.

Algunas de las huellas más visibles de la estrategia las mostró el BCRA al permitir a los bancos constituir encajes en Letras del Tesoro a cambio de las Leliq.

La medida -que en dos semanas parece estar conquistando con límites la a los bancos- buscó dar aire al ya dificultoso rolleo de deuda de Economía.

Los requisitos, "una atmósfera de credibilidad", al decir de un funcionario del equipo económico. "La macroeconomía potencia u obstruye, en condiciones normales, la propensión a estas inversiones", graficó la fuente.

Pero también persigue canalizar voluntariamente la liquidez del sistema financiero al financiamiento de necesidades fiscales. 

En el horizonte estratégico del Central está el reemplazo de la administración de la liquidez del sistema desde el dominio de las Leliq y los pasivos remunerados al manejo de la cartera. 

La regulación de la tasa de interés a través de operaciones de mercado -como es usual en la mayoría de los bancos centrales- es una aspiración de la gestión de Pesce.

El Central ya viene arbitrando bonos en pesos para bajar la cotización del contado con liquidación.

Pero no es solo eso. La autoridad monetaria también le dio ya visto bueno a los bancos para comprar participaciones en fondos de inversión con destino productivo en una articulación con la Comisión Nacional de Valores (CNV).

El titular de la CNV, Adrián Cosentino, anticipó que está por aprobar unos 15 nuevos fondos de inversión inmobiliarios

Es que en el contexto del financiamiento privado sucede algo similar. En los últimos años, la CNV viene creando una serie de instrumentos para canalizar ahorro interno en proyectos productivos o en la economía real: fondos inmobiliarios, fondos climáticos, para el desarrollo de infraestructura o de las regiones. 

El titular de la CNV, Adrián Cosentino, dio cuenta de ello la semana pasada durante un encuentro con referentes de la actividad inmobiliaria para trazar un balance de los instrumentos generados para lograr canalizar la inversión.

Todavía falta estructurar la demanda, que los inversores institucionales canalicen liquidez institucional, que el mercado se acerque a la demanda de instrumentos, y que la demanda financiera se transforme en un activo, industria que tenga la capacidad de producirlo,

Sin embargo, quedan piedras en el camino. La principal es la elevada tasa de interés de los bonos, anclada en la desconfianza hacia la capacidad de pago del país. "Una atmósfera de credibilidad", al decir de un funcionario del equipo económico. "La macroeconomía potencia u obstruye, en condiciones normales, la propensión a estas inversiones", graficó.

Desde la perspectiva del financiamiento productivo, la liquidez del sistema financiero, en el Gobierno están interesados en movilizarla hacia la actividad. 

"Ya hay muchos productos, en un año y medio de trabajo, para la economía real. Estamos por aprobar 15 productos de fondos inmobiliarios, algunos regionales", se ilusiona Cosentino.

"Es necesario que el mercado pueda llegar a la demanda productiva, de infraestructura, pero también que la demanda financiera se transforme en un activo, que la industria financiera tenga la capacidad de producirlo", advierte el funcionario.

A su juicio, es necesario que "se incorporen nuevos inversores institucionales", mediante un trabajo conjunto concientizador para "nutrir las carteras de estos vehículos específicos con mayor diversidad de activos con impacto directo en la economía real".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios