Wall Street

El índice de Warren Buffett alerta que las acciones están caras: ¿cómo cubrirse de una corrección vía Cedears?

Las valuaciones de las acciones en EE.UU. se encuentran en máximos históricos. Buscar acciones con menor volatilidad resulta una buena estrategia ante los riesgos de un proceso correctivo. Qué Cedears tener en la mira.

Las acciones estadounidenses se encuentran en máximos históricos y así también sus valoraciones. El indicador de Warren Buffett se ubica en niveles históricamente altos, incluso por encima de los valores registrados en la burbuja de las puntocom. Ante los riesgos correctivos, detectar acciones con menor volatilidad y que permitan acompañar la dinámica del mercado resulta clave para que, ante una caída, el portafolio de inversión no resulte afectado.

En 2001, Warren Buffett describió la famosa relación de la capitalización bursátil sobre el PBI como "la mejor medida individual de dónde se encuentran las valoraciones de las acciones en un momento dado". Esta relación, ahora comúnmente conocida como "el indicador de Buffett", compara el tamaño del mercado de valores con el de la economía. Un índice alto indica un mercado sobrevalorado. Y el 11 de febrero de 2021, alcanzó máximos históricos, lo que indica que el mercado de valores de EE.UU. está actualmente muy sobrevalorado.

El Buffett Indicator muestra que el mercado se encuentra un 88% por encima de su promedio de largo plazo. Incluso, a estos precios, el índice se encuentra por encima de dos desvíos de su promedio y también por encima de los máximos que supo tocar en la burbuja de las puntocom, cuando el valor de las acciones sobre PBI de EE.UU. llegó a ubicarse un 71% por encima de su promedio de largo plazo.

Otra de las variables a considerar para analizar el nivel actual del mercado es que el S&P500 no solo se ubica en máximos históricos. También se encuentra un 154% por encima de su rendimiento promedio de largo plazo, siendo éste el mayor desvío en la historia, incluso mayor que en la burbuja de las puntocom, cuando había alcanzado niveles de 125%.

Nuevamente, y en línea con el Buffett indicator, el mercado confirma que los precios de los activos son altos en términos históricos.

Duncan Lamont, CFA y head de research de Schroders, alertó que entre las 25 medidas que utilizan para medir la valoración del mercado, 16 de ellas muestran niveles de más del 20% superiores respecto de su promedio de los últimos 15 años, y cinco de dichas medidas se encuentran entre un 10% y un 20% más caras que en los últimos 15 años.

"Es mercado se muestra en un nivel más caro que en cualquier otro momento de la historia fuera de la burbuja de las puntocom en los años 2000. Esto es especialmente importante ya que el mercado americano tiene una ponderación de casi el 60% en el índice MSCI All Country World. Lo que suceda con el mercado estadounidense tendrá un gran impacto en la rentabilidad de la mayoría de los inversores", alertó Lamont.

Manuel Carpintero, portfolio manager de Nash Inversiones, entiende que la dinámica de las acciones está disociada de la evidenciada en la economía real y espera una tendencia alcista hacia adelante, con posibles correcciones transitorias.

"Creo que todo está un poco desconectado de los fundamentals y que el mercado está alto. Esto tiene que ver con las políticas ultra expansivas de los principales bancos centrales, y a eso se le suma también la política fiscal que ha tendido a ir por el mismo camino. Me parece que en este contexto el mercado va a seguir moviéndose al alza, pero con correcciones. No veo motivos aún para ver un bear market (mercado bajista). Las caídas que viene mostrando el mercado rápidamente son recuperadas. Hay mucha liquidez esperando comprar, y eso hace que una caída más profunda se resista", explicó Carpintero.

Cedears conservadores

El hecho de que las tasas de interés se encuentren en mínimos históricos, junto con un contexto de tasas reales nominales muy bajas e inflación subiendo, hace que conseguir rendimientos reales en las carteras de inversión termine siendo un objetivo difícil de alcanzar. En ese contexto, las acciones terminan siendo casi el único instrumento para poder obtener rendimientos reales positivos en las carteras, lo cual hace que los inversores terminen comprando renta variable y llevando a los precios hacia niveles históricamente elevados.

De esta manera, los riesgos correctivos se mantienen latentes y para ello será importante armar carteras que permitan acompañar la dinámica del mercado pero con un nivel de volatilidad menor.

Gustavo Domínguez, CIO de AdCap, cree que en las próximas tres o cuatro semanas veremos una corrección que puede ser de entre un 5% de mínimo y un 13% de máximo en el Nasdaq y de un 10% en el S&P.

A su vez, el CIO de Adcap estima que las acciones que van a estar más protegidas en una corrección son las de consumo generalizado, como Wall Mart y Coca-Cola, mientras que las acciones de bancos o tecnológicas podrían ser las que más van a moverse.

"Mi recomendación sería fijarse en las 30 compañías del Dow Jones que tengan Cedears, porque probablemente corrijan menos, y al mismo tiempo tomar Petrobras, que va a tener menos correlación con la caída del mercado norteamericano", estimó Domínguez.

Martin Polo, estratega jefe de Cohen, estima que ante un posible escenario de ajuste de Wall Street, los más recomendado es estar atado a la dinámica del S&P500 ya que con esa cartera es la que menos volatilidad se va a tener. El estratega de Cohen remarca que aun no hay riesgo correctivo significativo hasta tanto la tasa norteamericana a 10 años se sostenga debajo del 1,5%.

"Saber cuánto puede caer Wall Street es difícil saberlo y aun no vemos esa zona de riesgo de ajuste, aunque nunca se sabe. Creemos que hasta que la 10Y no supere el 1,5% estamos en zona de confort. En caso en que venga un ajuste, las carteras más recomendada que tenemos es siempre la del S&P500 ya que es, de todas las posibles que armamos, es la que menos volatilidad va a tener. Desde Cohen armamos cartera de Cedears para replicar Nasdaq, acciones de valor o de bancos y éstas suelen ser más volátiles respecto que el S&P500", afirmó Polo.

Por último, Manuel Carpintero afirmó que, ante un posible escenario correctivo y ante la búsqueda de Cedears con mayor protección en contextos de caídas, las acciones de sectores de consumo masivo suelen ser las más proyectivas. Entre ellas, MacDonald, WalMart y Coca Cola.

CÓmo replicar el S&P500

Los analistas de Cohen diseñaron una cartera para poder replicar el índice S&P500 mediante la inversión en Cedears. De esta manera, se crea un portafolio que dependerá de la evolución del contado con liquidación y que también fluctuará similar a lo que ocurra con el principal índice de referencia de Wall Street. Es decir, el S&P500.

"Nuestra cartera recomendada CEDEAR A busca replicar su rendimiento con acciones de empresas líderes que forman parte del índice mencionado y se encuentran disponibles en el mercado argentino. La cartera se compone de 17 Cedears que cuentan con elevada liquidez y se encuentran diversificados entre negocios cíclicos, estables y en crecimiento de Estados Unidos, explicaron desde Cohen.

La cartera consta de invertir un 8,2% en Microsoft, 8,2% en Intel, 7,5% en Apple, 7,6% en Google y 8,3% en Amazon. De esta manera, el inversor se posiciona en casi 40% del portafolio en acciones de crecimiento. 

Para replicar el S&P500, desde Cohen además favorecen posicionar un 29% en acciones de negocio estable. Es decir, en Cedears de Johnson & Johnson (7,6%), Pfizer (7,3%), WalMart (6,3%), Procter and Gamble (3,6%), y CocaCola (4,1%). El restante 31% de la cartera debería ser invertida en acciones de sectores cíclicos para que la cartera total pueda replicar de cerca el S&P500. Así, desde Cohen aconsejan invertir el 6,1% en Citigroup, 8,8% en JP Morgan, 2,4% en AT&T, Boeing (3,9%), General Electric (4,6%), Exxon Mobil (2,8%) y US Steel (2,6%).

Tags relacionados

Compartí tus comentarios