Mercados

El dólar deja de caer a nivel global y compromete el buen momento de los mercados emergentes

Si bien la divisa estadounidense retrocedió más del 12% desde marzo de 2020, en el ultimo mes acumula un rebote del 2%. La suba del dólar representa una amenaza para los activos de mercados emergentes.

Desde marzo de 2020 hasta febrero 2021, el dólar index, una canasta de monedas contra el dólar estadounidense, había mostrado un retroceso del 14%. Sin embargo, en lo que va del 2021, la tendencia bajista cesó y acumula una suba del 2%. Un escenario bajista para el dólar tiende a ser un contexto positivo para las materias primas y para los mercados emergentes, por lo que la suba puede impactar de forma negativa en la renta variable emergente y de la región.  

Desde el pico de marzo, el dólar acumuló una baja del 12% hasta finales de febrero, lo cual derivó en un rally del 145% para el petróleo, 57% para la soja, 58% para el maíz y 17% para el trigo. El índice de agricultura y el de commodities subieron 22% y 51% respectivamente. En este contexto, los mercados emergentes tienden a ser beneficiados y arrojaron ganancias desde entonces de un 83%.

"Las mayores expectativas de inflación en Estados Unidos luego del fenomenal estímulo monetario y fiscal de 2020 impactaron notablemente en las tasas de los Treasuries, con la tasa a 10 años avanzando cerca de 60 puntos básicos para ubicarse en niveles cercanos a 1,5%, vistos por última vez antes de la pandemia. Este incremento en las tasas en dólares llevó a un fortalecimiento relativo del dólar, algo que expresa el índice dólar index", explicó Juan Manuel Franco, economista de Grupo SBS.

Si bien la foto desde marzo de 2020 aún luce positiva, la visión de corto plazo ofrece ciertos riesgos ya que el dólar ha dejado de caer. Desde finales de febrero a la fecha, acumula un rebote del 2%, lo cual está generando en una pausa ligera también en las materias primas.

El índice de agricultura y de materias primas caen 2,45% y 0,41% respectivamente, mientras que el índice de acciones de mercados emergentes cae 1,5%.

Federico Broggi, head de research de Invertir en Bolsa (IEB), sostuvo que desde la compañía no proyectan un mayor debilitamiento del dólar en el contexto monetario y fiscal actual.

"Este contexto es uno en el que los esfuerzos para sostener la economía los haría el Tesoro a través de políticas fiscales con colocaciones de deuda y no la Fed vía fuertes emisiones monetarias adicionales. De esta manera, mayores emisiones que debilitarían al dólar index parecen lejanas y las subas de tasas en Estados Unidos por las colocaciones de deuda aumentarían la demanda de dólar. Si bien no esperamos una fuerte suba, sí creemos que el camino bajista del dólar terminó", indicó.

La dinámica del dólar resulta clave para poder proyectar la evolución futura en los mercados emergentes y en las materias primas. Una pausa del dólar podría amenazar al rally que se está observando en el resto de los sectores del mercado.

Juan Manuel Franco agregó que si bien la suba de tasas y del dólar es un riesgo para los emergentes, la postura de la Fed sirve como soporte para estos mercados.

"El Presidente de la Fed, Jerome Powell, ha manifestado en más de una oportunidad que la política monetaria actual en términos de tasa de interés de referencia y programas de compras de activos se mantendrá hasta alcanzar los objetivos de inflación y empleo. Obviamente, este incremento en las tasas golpea a los emergentes, que sufren de algunas salidas de capitales por las mayores tasas en Estados Unidos. Aun así, la postura monetaria de la Fed no cambiaría durante un tiempo, por lo que estos efectos adversos en emergentes serían por el momento transitorios", comentó el economista de Grupo SBS.

En relación al impacto en una posible suba del dólar en el resto del mercado, Broggi destaca que para ver cambios sustanciales en materias primas y acciones de mercados emergentes se deberá ver un cambio de tendencia importante en el dólar index, escenario poco probable según el especialista de IEB.

"Generalmente las subas en el dólar afectan a commodities y emergentes. Sin embargo para que el efecto negativo tenga un impacto importante creemos que debería darse un cambio de tendencia en el dólar índex que comience al alza, lo que vemos poco probable por el momento. Esperamos más bien una tendencia lateral", comentó.

Impacto en la región 

Los activos de la región han evolucionado de manera dispar, a pesar de que el dólar ha generado una fuerte caída en el último año, junto con la suba en las materias primas. En lo que va del año, la dinámica de la renta variable regional ha sido mayormente negativa.

Mientras el dólar dejó de caer en el 2021, las acciones de la región se vieron afectadas, con la renta variable local como la más golpeada. Las acciones de Grupo Financiero Galicia, Loma Negra e YPF, como parte de algunos ejemplos de la renta variable local, registran caídas de 16%, 12% y 6% respectivamente. Por su parte, las acciones de Brasil acumulan caídas del 11,6% en lo que va del 2021. En promedio las acciones de la región caen 7,6% mientras que México cae 2%. Del lado ganador, Perú y Chile ganan 7% y 5% respectivamente.

Para Jorge Viñas, head porfolio manager de AdCap, el contexto financiero global (con tasas al alza y dólar subiendo) representa un cambio adverso en las condiciones financieras para los países de Latinoamérica, justo cuando los gobiernos deben lidiar con fuertes desequilibrios fiscales derivados de la pandemia y los planes de estímulo que debieron implementar.

"Las dudas respecto a la disponibilidad de financiamiento y a la sustentabilidad de la deuda en un contexto de tasas más altas están poniendo presión sobre las monedas y los activos financieros de la región. Por ahora los precios de los commodities se han mantenido firmes, dado que la recuperación de la demanda, especialmente de China, pesa más que el por ahora moderado rebote del dólar index. Si el dólar index siguiera subiendo e impactara finalmente en los precios de los commodities, la situación para los países de Latinoamérica dependientes de commodities se agravaría", advirtió Viñas.

Viñas entiende que "para ver un rebote sostenido de los activos latinoamericanos, debería verificarse una estabilización de la tasa a 10 años en EE.UU. pero también que los gobiernos muestren señales de racionalidad fiscal para adaptarse a un contexto externo menos benigno".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios