El Central obligará a los bancos a seguir bajando tasa de financiación de tarjetas

Si bien el techo para la financiación del saldo deudor es una tasa nominal del 55%, implica un CFT del 91%. Por eso una alta fuente del BCRA confirmó que deberán seguir bajándola con la confirmación de la menor inflación y tasa de referencia.

"Si las tasas bajan el límite de 55% es razonable".

El CEO de uno de los bancos más importantes de la Argentina se refiere al techo que le puso el Banco Central a la financiación del saldo deudor con tarjeta de crédito, lo que en la jerga llaman al revolving, por quienes pagan el mínimo.

Sin embargo, una alta fuente del BCRA confirmó a este diario que los bancos deberán seguir bajándola con la confirmación de la menor inflación y tasa de referencia, aunque todavía no tienen definido cómo será el mecanismo.

"El día que regularon la tasa en 55% nos dijeron eso", confirmó el directivo de otra entidad.

El tema es que 55% es la tasa nominal anual, lo que implica un costo financiero total del 91%, que equivale a más del doble de la inflación proyectada para este año.

Según el informe monetario del BCRA, la financiación con tarjeta de crédito aumentó 51,7% en febrero con respecto al mismo mes del año pasado.

"Entre los préstamos más asociados al consumo, las financiaciones con tarjetas de crédito registraron una expansión mensual de 2,9%, tasa ligeramente por debajo de la de enero. Está línea continuó presentando la mayor tasa de expansión interanual (51,7% nominal). Si bien en términos reales se mantiene en terreno negativo (-1,4%), la dinámica de los últimos meses hizo que el ritmo de contracción sea cada vez más menor. Este comportamiento estuvo en línea con la evolución de diversos indicadores del consumo e ingreso de los hogares. Sobre esta dinámica también influyó la ampliación de rubros y días de vigencia del programa Ahora 12", precisa el informe del BCRA.

Según una encuesta de Focus Market, entre los productos más comprados con el Plan Ahora 12 está televisor 11%, línea blanca 11%, teléfonos celulares 10%, calzado y marroquinería 8%, materiales de construcción y herramientas 8% e indumentaria 8%.

Los números hablan por sí mismo: durante el segundo semestre del año pasado, el 65% de las compras con tarjeta fueron del Ahora 12, contra 36% del primer semestre de 2019 y versus el 31% que había sido el promedio de 2018.

El porcentaje corresponde al total en volumen en pesos de la financiación en los programa Ahora 12 versus el total de financiado, que incluye cuotas no bonificadas, acuerdos comerciales y Ahora 12, de acuerdo a un benchmark que realizan los principales bancos públicos y privados del sistema financiero, al que accedió en exclusiva este diario.

"El salto del segundo semestre se debe principalmente al relanzamiento del programa en junio pasado, donde se incluyeron nuevos rubros, como motos y ciclomotores, y días de vigencia: todos los días de la semana en la mayoría de los rubros versus días particulares que había antes", detallan en el sector.

"La generalización del programa Ahora 12 a una más amplia gama de productos y la extensión de la oferta a prácticamente todos los días del mes, da como resultado un incremento de los saldos financiados con esta operatoria", asegura Guillermo Barbero, Socio de First Capital Group.

El punto es que, producto de la recesión, de la pérdida del poder adquisitivo del trabajador y del ajuste de precios, los consumidores usan la tarjeta de crédito para poder llegar a fin de mes y financiar sus compras cotidianas en el supermercado.

Damián Di Pace, director de Focus Market, advierte que la gente pasó a usar el plástico para sus gastos cotidianos, en las compras del día a día, no sólo en bienes durables, como sucedía antes.

En rigor, hay un cambio de conducta que tiene que ver con que el tipo de consumos en tarjeta de crédito son últimamente más ligados a productos de primera necesidad, como alimentos y farmacia, y ya no tanto de consumos más superfluos o suntuarios.

Sucede que el tarjetahabiente no puede afrontar el gasto de subsistencia con los ingresos que tiene, entonces debe tarjetear para poder comer.

"Hoy en día es fundamental para la gente financiar a corto plazo, más en este contexto si lo puede realizar mediante descuentos comerciales y en cuotas sin interés. Esto también explica el crecimiento exponencial de la emisión de plásticos por parte de las fintech y los bancos digitales", agrega Sergio Morales, presidente del Centro Latinoamericano de Inversiones (CELAI).

Tags relacionados