Política Monetaria

El BCRA aseguró que seguirá enfocado en absorber el excedente de liquidez

La entidad destacó "los estímulos fiscales y monetarios sin precedentes" pero indicó que "seguirá enfocada en absorber los esfuerzos anticíclicos". El informe calificó de transitoria la aceleración de la inflación y explicó por qué no avaló una suba de tasas.

El Banco Central (BCRA) anunció este jueves que seguirá enfocado en absorber el excedente de liquidez que dejó el primer año de pandemia. A través de su último Informe de Política Monetaria, la entidad que preside Miguel Pesce aseguró que, en la medida en que se vayan atenuando los riesgos asociados al COVID-19, la política monetaria "seguirá enfocada en absorber los esfuerzos anticíclicos de manera de preservar los equilibrios monetario y financiero", para así continuar "asegurando las condiciones necesarias para que el proceso gradual de reducción de la tasa de inflación continúe".

La autoridad monetaria consideró que "los estímulos fiscales y monetarios sin precedentes facilitaron la recuperación económica iniciada en mayo y que se prolongó durante el resto del año". Respecto a dicha expansión monetaria, no obstante, la entidad resaltó que el menor sesgo expansivo de las políticas fiscal y monetaria en la segunda mitad del año pasado permitió que los agregados monetarios registraran un proceso de moderación.

En ese sentido, el Informe de Política Monetaria (IPOM) detalló: "Desde julio el nivel de M2 respecto al PIB comenzó a descender gradualmente, acompañando el menor dinamismo de los medios de pago y la recuperación de la actividad económica. Así, el M2 terminó el año en torno al 14% del PIB, tan solo 0,9 p.p. por encima del promedio registrado entre 2010 y 2019". La Base Monetaria, agregó el trabajo, concluyó el año en un nivel equivalente a 7,4% del PIB, lo cual representa un punto porcentual inferior al promedio del período 2010-2019.

Otro de los puntos salientes del IPOM estuvo en el hecho que las autoridades del BCRA argumentaron que la aceleración inflacionaria vista en los últimos meses tiene carácter transitorio. "En los últimos meses del 2020 se concentraron algunos efectos que transitoriamente elevaron los niveles de inflación mensual. Entre ellos se destacaron el fuerte aumento de las carnes", indicó uno de los pasajes del trabajo. "Si bien la inflación de enero se mantuvo sin cambios respecto de diciembre, este combinó una moderación en la inflación núcleo", destacó el Central al tiempo que recordó que la inflación en 2020 se redujo 17,7 puntos porcentuales respecto al año previo, ubicándose en 36,1% interanual en diciembre.

A partir de esta premisa fue que la autoridad monetaria defendió su decisión de mantener sin cambios las tasas de interés de los instrumentos de política monetaria. "Dado el carácter transitorio de la aceleración inflacionaria, la disponibilidad de instrumentos de ahorro con tasas variables en función de la inflación y del tipo de cambio, y la incertidumbre acerca de la evolución de la situación sanitaria de los próximos meses, la autoridad monetaria optó por mantener sin cambios las tasas de interés de los instrumentos de política monetaria", explicó el BCRA en el informe.

Sobre las tasas, la entidad en cambio destacó su política de fijación de tasas mínimas, que dio lugar a una marcada expansión de los depósitos a plazo fijo en pesos a lo largo del año. "Buscó un doble objetivo: proteger el ahorro en pesos y proveer financiamiento en condiciones favorables a las empresas", argumentó el BCRA. Las tasas mínimas garantizadas para los plazos fijos, no obstante, llevan cinco meses sin brindar un rendimiento real positivo. Pese a ello, el crecimiento promedio mensual de las colocaciones fue de 5% en el año, ritmo que se mantuvo en el primer mes del 2021.

Detrás de esta hipótesis de que la aceleración inflacionaria es transitoria, la entidad que preside Miguel Pesce también adelantó que continuará con su política de administración del tipo de cambio, "propiciando que la dinámica cambiaria contribuya a consolidar el proceso gradual de baja en la tasa de inflación".

En lo que refiere a la política cambiaria, reconoció el Banco Central, la estrategia de respuesta a la pandemia, en un contexto de limitado espacio fiscal y monetario debido a las restricciones preexistentes, dio lugar a ciertas tensiones en el mercado de cambios.

Ante ello, el informe destacó "las medidas cambiarias tomadas al inicio del cuarto trimestre de 2020 fueron complementadas con nuevas regulaciones cambiarias en los últimos meses". Este endurecimiento del cepo, expresaron, le permitió al BCRA "reducir progresivamente la posición vendedora en el mercado de cambios, hasta tornarse comprador neto desde diciembre de 2020". Y sobre ese punto, el IPOM destacó: "Así, pese a finalizar el año con una caída en las reservas internacionales, el BCRA logró revertir la tendencia el último mes del año".

Respecto de su política cambiaria, el Central recordó, además, que en el mediano plazo "siguen siendo objetivos centrales la acumulación de reservas y el mantenimiento del superávit externo", y que es por ello que procurará "mantener el tipo de cambio real en un nivel competitivo".

Por último, el Banco Central celebró que "la paulatina recuperación de la actividad económica", sumada a "los avances logrados por el Gobierno Nacional en el proceso de reconstrucción del mercado de deuda en moneda doméstica" redujeron la necesidad de asistencias al Tesoro. Sobre este punto, el informe recordó que "en lo que va de 2021 no se realizaron nuevas transferencias por parte del Banco Central"

Compartí tus comentarios