Para inversores

Tras las PASO, ven oportunidad en bonos argentinos con tasas del 20%

Las tasas de interés a nivel mundial es históricamente baja. Los bonos argentinos aparecen como únicos en la actualidad al ofrecer rendimientos no solo de dos dígitos sino de más de 20%

Tras el resultado electoral del domingo, los activos financieros festejaron. La deuda subió 4% y las acciones saltaron más del 15%. Aun así, pese a esta mejora, la renta fija argentina sigue operando entre el 2% de los bonos más riesgosos del planeta. Tras el resultado de las elecciones, ven valor en la deuda argentina.

Una de las causas por las cuales las acciones en Wall Street no paran de subir es por lo poco que rinden los bonos a nivel mundial. 

Un 25% de la deuda rinde negativo y un 35% menos del 1%. Es decir, el 60% otorga un rendimiento menor al 1 por ciento. 

Siguiendo con el ejercicio, cerca de un 20% de la deuda global rinde menos del 3%, un 5% de los bonos del mundo menos de 3% y un 2% de la deuda mundial por debajo del 4%. Tan solo el 1% otorga un rendimiento superior al 4 por ciento. 

De esta manera, pese a la mejora de los bonos, la deuda argentina forma parte del 1% de los bonos que rinden más del 4%. De hecho, muy poca deuda en el mundo otorga rendimientos de dos dígitos, y menos aún se encuentran mayores al 15% como lo muestra toda la curva soberana argentina.

El mundo ha dejado de pensar en un contexto de estrés financiero. La hiper liquidez generó un escenario de confianza en los inversores, potenciado con un contexto de recuperación económica.

Por ello, el nivel de defaults de deuda se ubica en el menor nivel desde diciembre de 2018.

Además, la cantidad de downgrades de deuda se ha estabilizado en niveles de 20 en promedio desde febrero a la fecha, y se encuentra muy lejos de los máximos vistos en el peor momento de la pandemia en marzo de 2020.

Con el rebote de 3,5% en promedio, se ha visto una compresión de spreads aunque en el margen.

Actualmente las curvas soberanas en dólares ley local e internacional operan con tasas excesivamente altas y con pendiente negativa. 

La ley local muestra rendimientos en su parte corta de 21,6% y del 16% en promedio en la larga. En lo que respecta a la ley internacional, la corta opera con yields de 19% y de 15% en promedio en el extremo más largo.

En un mundo de tasas excesivamente bajas, los rendimientos de los bonos argentinos son excesivamente altos.

Juan Manuel Franco, economista de Grupo SBS comentó que el rendimiento de un bono se encuentra directamente relacionado al riesgo percibido por el mercado con respecto a la capacidad y voluntad de pago del emisor.

Por lo tanto, en un mundo donde la expansión de liquidez por parte de los principales bancos centrales del mundo llevó a las tasas a mínimos históricos, la deuda argentina tanto a nivel soberano como provincial y corporativo es de las que mayores rendimientos tiene a nivel mundial, con el fenómeno más acentuado en los bonos soberanos.

"El motivo principal de este fenómeno es que el mercado aún no percibe un cambio de rumbo en las políticas económicas de Argentina que se encuentre orientado a corregir los múltiples desequilibrios de la macro doméstica. De todas formas, la deuda corporativa argentina hard dollar rinde menos que el soberano debido a que si bien se trata de empresas que operan en el país, el mercado observa que la capacidad y voluntad de pago existen", dijo Franco.

Oportunidades tras las pASO

La sorpresa que propinó el resultado de las elecciones generó optimismo en el mercado, con subas de 3,5% en la deuda. Aunque en los días posteriores, se registraron bajas.  

Esta mejora en los bonos permitió que las paridades de los bonos también apunten al alza.

La deuda de ley internacional opera con paridades promedio del 39% mientras que los bonos de ley local muestran porcentajes del 37% en promedio. De esta manera, se encuentran en su mayor nivel desde comienzo de año.

Lucas Longo, Estratega de Renta Fija Argentina de Banco Mariva, entiende que hay oportunidades en la deuda soberana argentina tras el resultado de las elecciones.

"El resultado de las PASO fue un gran impulso para el mercado, lo que llevará a un buen desempeño de todos los activos, en vistas de un posible cambio político en 2023. Creemos que la mejor alternativa dentro de la deuda argentina son los bonos globales 2030 y 2035, y bonares 2030. Hacia adelante, mantenemos nuestra postura que un acuerdo con el FMI es lo más probable hacia fines 2021, o el primer trimestre de 2022, aunque la probabilidad que sea un acuerdo que incluya un fuerte ajuste fiscal o normalización cambiaria es baja dada poca legitimidad del Gobierno", afirmó.

Martin Saud, senior trader de Balanz, agregó que cree que hay valor en la deuda local tras el resultado de las PASO. "Es verdad que Argentina está en ese grupo de los que rinden más del 4%, pero consideramos que es una oportunidad y que los activos establecieron un piso con expectativas a una suba", dijo. 

Claramente el mercado local se mueve por expectativas políticas, tanto al alza como a la baja. La experiencia del rally iniciado en 2013 tras las Paso generó un bullmarket en las acciones y bonos que no frenó sino hasta 2018.

Del mismo modo, las Paso de 2019 generaron una destrucción de valor histórica en la deuda, a partir de la expectativa de un regreso del populismo al poder. Por ello es que, con este resultado electoral, el mercado se ilusiona con un nuevo ciclo positivo para los activos locales.

Javier Casabal, estratega de renta fija de AdCap, entiende que hay un antes y un después de las elecciones del domingo.

"Si bien Argentina había quedado fuera del radar para los inversores, a partir del resultado obtenido en las PASO este domingo, se puede empezar a ver una dinámica similar a la que vimos entre 2013 y 2015 ante la expectativa de un cambio de Gobierno. Si se proyectaran estos resultados hasta el 2023, Juntos por el Cambio estaría muy cerca de poder ganar en primera vuelta", explicó.

Hacia adelante, Casabal proyecta que esta vez el mercado empezará a ganar confianza en la medida en que se pueda reducir la incertidumbre más allá de quien gane las elecciones.

"Creo que los precios actuales son de oportunidad porque ofrecen retornos del 30% al 40% en plazos cortos. Pero todavía implica entrar con niveles de riesgo que para muchos inversores son todavía inaceptables. El avance de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que sea cumplible y que cuente con el apoyo de la mayoría de las fuerzas políticas puede ser una señal de moderación que ayude a reducir la incertidumbre. El mercado espera ver que Argentina pueda consensuar políticas de largo plazo, que no pueden cambiar de un Gobierno a otro y que si alguien pretende hacerlo, haya instituciones que lo impidan", estimó Casabal.

Finalmente, Juan Manuel Franco, economista de Grupo SBS considera que, si se analizan los retornos totales a un año, ve que los mayores se dan para soberanos, aunque la mayor parte en esos casos estaría asociada a una apreciación de capital (suba de paridades), dados sus bajos cupones.

Por otra parte, Franco agrega que la deuda provincial o corporativa ofrecen un mejor carry y current yield.

"El análisis de retorno total es atractivo tanto para bonos soberanos como provinciales y corporativos argentinos, aunque la elección dependerá siempre del apetito por el riesgo que tenga el inversor. Inversores más conservadores podrían preferir bonos corporativos mientras que los más arriesgados podrían optar por soberanos Globales", comentó.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios