Perspectivas

Plazo fijo tradicional o UVA: dónde conviene invertir los pesos

Se prevé que este mes y el próximo la situación cambiará respecto a lo que venía ocurriendo con los depósitos. Estiman que el tablero se volverá a dar vuelta en noviembre y diciembre

La baja de la inflación al 3% en julio provocó que, por primera vez en el año y aunque sea por mínima diferencia, los plazos fijos le hayan ganado a la suba de precios, ya que los depósitos rinden 3,08% al mes. 

La desaceleración de la inflación en julio respecto del mes previo (3% versus 3,2%) luce poco relevante, considerando que la inflación hace 10 meses que no desciende del 3% mensual. Sin embargo, cambió la ecuación entre el plazo fijo tradicional y el UVA. 

Para saber en qué conviene invertir de acá a fin de año, en términos de plazo fijo tradicional o UVA, es necesario evaluar qué puede suceder con los precios en los próximos meses. 

En esta línea para los analistas, en los próximos dos meses la desaceleración de la inflación jugará a favor del tradicional pero hacia fin de año el UVA volverá a tomar la delantera como el más conveniente al ritmo de la suba de precios. 

Senda inflacionaria

En relación a la inflación, desde LCG alertaron que el número de julio pese a la desaceleración "resulta algo alarmante, dado que en un contexto de múltiples anclas nominales (tipo de cambio, tarifas, control de precios) significa que Argentina navega cómodamente en una inflación del 50% anualizada, de la cual no hay perspectivas de una moderación significativa". 

Agregan que los esfuerzos por anclar el dólar oficial dieron resultado en el margen. En los últimos meses la tasa de depreciación promedio se redujo del 3% mensual al 1,2%, mientras que los precios sólo disminuyeron del 4% al 3%. Adicionalmente, la ampliación de la brecha puede jugar en contra para que el tipo de cambio oficial sea tomado como referencia, ya que la política monetaria ha virado fuertemente hacia un ancla cambiaria.

Ancla cambiaria

Adrian Yarde Buller, economista jefe de Facimex Valores, espera que la actual desaceleración se extienda de la mano del ancla cambiaria y la contención de los precios regulados, en línea con lo que vienen sugiriendo los datos de alta frecuencia de inflación.

Para los próximos meses prevén que la inflación continúe desacelerándose, incluso pudiendo romper los niveles del 3% mensual, por lo cual será negocio para los que opten por plazo fijo tradicional, mientras a los que tienen UVA les convendrá pasarse de cartera

Para los próximos meses, desde ACM prevén que la inflación continúe desacelerándose, incluso pudiendo romper los niveles del 3% mensual, por lo cual será negocio para los que opten por plazos fijos tradicionales, mientras a los que tienen UVA les convendrá pasarse de cartera.

Agosto menos del 3%

Los ajustes en combustibles sumados al impacto rezagado que tiene la política monetaria contractiva del primer cuatrimestre y la desaceleración del ritmo devaluatorio serían los principales drivers para una eventual desaceleración. Estiman una inflación para agosto entre 2,8% y 2,9 por ciento. 

Sin embargo, buena parte de la desaceleración sería producto de medidas que simplemente postergan el fenómeno inflacionario. Sumado a esto, se espera un incremento en el gasto público de cara a las elecciones (con su impacto en la emisión monetaria), lo cual podría provocar un resurgimiento de la inflación de cara a fin de año.

Se espera un incremento en el gasto público de cara a las elecciones (con su impacto en la emisión monetaria), lo cual podría provocar un resurgimiento de la inflación de cara a fin de año

Precaución con 2022

Desde PPI alertan que el sendero de desinflación que habría en los próximos meses podría complicarse, debido a que la liquidez existente podría impactar en el primer trimestre de 2022. 

"De todas formas, seguimos prefiriendo el ajuste por CER, más allá del dólar link, aunque es cierto que se observa un apetito mayor, por parte de los inversores, sobre este último", recalcaron desde PPI. 

Desde el punto de vista de la devaluación, sus expectativas de aceleración se acomodaron y se afianzan para comenzar a tomar impulso hacia finales de año, dejando atrás la parte fuerte de la liquidación gruesa del campo y con posterioridad a las elecciones, según Delphos.

Al mismo tiempo, observan que las expectativas de mayor ritmo de devaluación no impactaron ni en las LECER ni en los bonos ya que por ejemplo el TX22 rinde con tasa real por encima del 2% y el TV22 lo hace a tasa real negativa. En conclusión, creen que el mercado descuenta mayor devaluación luego de las elecciones, pero no su correlato en la inflación. Por ende, consideramos que es desmedido el premio de los instrumentos que apuestan a la devaluación, dejando por ende atractivos a los instrumentos que ajustan por inflación.

Tags relacionados

Comentarios

  • EG

    Elver galarga

    15/08/21

    Que casualidad que los del Ministerio de Economia estaban preocupados por la parte de la deuda del Estado esta indexada, salen estas "notas" diciendo que hay que salir de los plazos fijos indexados, que ya no convienen, que mejor pasarse al plazo fijo tradicional

    0
    0
    Responder