Dólar tranquilo no evitó que deuda con tarjeta en el exterior cayera 28%

No hizo falta aplicar nuevos impuestos: la suba de 46% de la moneda estadounidense en lo que va del año desalentó el uso de plásticos en el exterior. La caída interanual de julio en el stock de deuda en dólares con tarjeta es además la tercera baja al hilo.

A pesar de que en julio el dólar consiguió estabilizarse en torno a los $ 28, e incluso consiguió por primera vez en 2018 terminar un mes en baja, no sirvió de incentivo para que los argentinos volvieran a gastar en moneda extranjera. El stock de deuda en dólares con tarjeta de crédito se desplomó el mes pasado por tercera vez consecutiva.

No hay que ir muy lejos para encontrar las causas: una suba del 46% en los primeros siete meses del año de la divisa estadounidense alcanza para explicar por qué ya no es tan atractivo viajar al exterior, hacer compras en otros países e incluso pagar suscripciones a servicios de streaming, que también se facturan en dólares. Así, pese a las vacaciones de invierno, se acaba de ir un julio con un nivel de consumo con tarjetas más bajo desde 2014, en pleno cepo cambiario.

Aunque en el Banco Central todavía no fueron publicados los datos del mes pasado completos, los primeros 18 días hábiles de julio sirven para entender la tendencia. En total, en julio el financiamiento en dólares con plásticos alcanzó los u$s 367 millones, un 20,6% menos que en el cierre del mes anterior, cuando el peso tocó su peor momento dentro de la corrida cambiaria.

El dato del stock de financiamiento con tarjetas se compone de los saldos impagos y del "revolving" de la deuda con plásticos, es decir, la refinanciación de gastos. En el caso de lo que se registra en moneda extranjera, está integrado exclusivamente de las compras en el exterior o en sitios web que venden productos o servicios dolarizados.

Por eso, la estacionalidad de las vacaciones es un factor que influye bastante en este registro tanto por el monto de los consumos como por la cantidad de gente que se animó a salir del país en el receso invernal.

Así, en el último mes, se vio una fuerte contracción respecto a los gastos dolarizados en el mismo mes del año anterior. En julio de 2017 y con un escenario de "dólar planchado" en la previa electoral, el stock en dólares para los plásticos alcanzó en promedio los primeros 18 días hábiles del mes u$s 510 millones, un 28% más que este año.

El gasto en moneda extranjera no es un consumo "habitual" en el bolsillo de la mayoría de los argentinos, sino que representan una decisión impulsada por expectativas. Por citar un ejemplo, los números de julio contrastan fuerte con la euforia que se vio en el primer mes del año. En enero, y mientras comenzaron los primeros deslizamientos del billete verde en la pizarra de los bancos, esta cuenta acumuló u$s 636 millones en promedio. Esto representa una baja de casi 40% entre ambos meses.

La mayoría de los gastos de la temporada estival se habían impulsado por un dólar estable en la segunda mitad del año pasado. Así, mientras en la City, la moneda no dejaba de calentarse con el correr de los días del verano de 2018, los gastos afuera no cedían. Es que muchas de las decisiones, pasajes incluidos, habían sido tomadas con un dólar a $17.

Sin embargo, luego de que en mayo se registrara una suba de 21% en el dólar mayorista, comenzaron a sentirse el peso de la devaluación en las decisiones de los argentinos a la hora de viajar o comprar en el exterior. Así en junio el stock se desplomó a u$s 462 millones, de los $ 562 millones que en promedio había alcanzado en el quinto mes del año.

Así, en términos de consumos dolarizados, se fue el julio más frío desde 2014, cuando estaban vigentes los recargos del 35% a la compra de billetes y los gastos en el extranjero.

La performance de este julio está más en línea con lo que se vio en el último julio del gobierno de Cristina Kirchner. En aquel entonces, en términos reales el dólar estaba mucho más atrasado que en los niveles actuales, si se toma como referencia el Índice de Tipo de Cambio Real Multilateral del Banco Central. En ese momento, el ITCRM era de 82,34 contra los 108 puntos que registró ahora.

Tags relacionados