Mercados nerviosos

Dólar en sube y baja: por qué crece la expectativa de devaluación y aumentan los financieros

Suben los tipos de cambio en la Bolsa, se desplaza la curva de dólar futuro y el BCRA cambia el ritmo de devaluación. Cuestiones sanitarias, electorales, inflacionarias y de arbitrajes en el mercado generan mayor presión en los distintos tipos de cambio.

La devaluación se aceleró en la ultima semana, junto con una mayor suba del dólar contado con liquidación, aumento de los bonos dólar linked y un desplazamiento al alza de las tasas implícitas de devaluación expresados en los futuros Rofex.

Estamos en un contexto de un mercado cambiario más volátil ya sea por el actual atraso cambiario y mayor inflación, cuestiones electorales, sanitarias así como también por la propia dinámica de tasas de interés que hacen que el mercado busque oportunidades en activos que siguen la marcha de la devaluación

Durante la última semana de abril, el ritmo de devaluación del tipo de cambio oficial tuvo una leve aceleración hasta el 29,6% (TEA) desde la semana previa.

En ese contexto, también vimos un salto de los bonos dólar linked. 

También se vio una aceleración del dólar Bolsa con el contado con liquidación que en los últimos 30 días acumula una suba del 7,2%, un 9,2% el dólar MEP y tan solo 1,7% del dólar oficial.

También se vio una compresión de spreads en la curva de dólar linked gracias a la suba de los bonos, permitiendo que dicha deuda vuelva a operar en niveles de 0%, sobre todo el tramo más largo.

Es decir, estamos en contexto de evidente mayor presión cambiaria.

el mercado se pregunta si se comenzará a ver sostenidamente nuevas tasas de devaluación, más altas a las vistas en el mes de abril, o si simplemente fue un "ajuste" para el cierre de mes.Los analistas de Buenos Aires Valores (BAVSA) comentaron que con el mayor ritmo de devaluación reciente A su vez, comentaron que con este interrogante, las tasas implícitas en futuros de dólar retomaron su camino alcista, para mostrar incrementos de hasta 460 puntos básicos a lo largo del mes de abril.

La curva de dólar futuro volvió a empinarse, en línea con lo que viene haciendo desde marzo a la fecha. Las tasas más cortas se ubican en niveles del 35% mientras que la expectativa de devaluación en el tramo mas largo, a finales de año se ubican en torno al 50%. 

Comparando con la semana anterior, se ve un claro empinamiento de la curva en el tramo mas largo, justamente en momentos en los que ya habrá pasado las elecciones.

Martin Salvo, head portfolio manager de Industrial Asset Management agregó que la tasa implícita de futuros por arriba del 45% anual a partir del vencimiento de noviembre demuestra que los inversores están dispuestos a pagar una tasa bastante importante para no correr el riesgo de tipo de cambio. A su vez, Salvo afirmó que con la

"Durante 2020, la idea fue correr al ritmo de la inflación pero este año cambió el objetivo era poner al tipo de cambio cómo ancla nominal. No vemos mal al que quiera cubrirse, pero entendemos que sigue estando esta ventana de algunos meses para hacerlo", cerró el head portfolio manager de Industrial Asset Management.

Armado de sintéticos y dólar futuro

Existen cuestiones técnicas que hacen que la curva de dólar futuro también muestre un mayor desplazamiento al alza y tiene que ver con las oportunidades de arbitraje en el mercado local.

Rodrigo Benítez, economista jefe de Quinquela sostuvo el atraso cambiario reciente junto con la suba de la tasa de interés de los activos en pesos impulsada por el Tesoro alentó el armado de sintéticos que empujó al alza la demanda de los mismos y con ello el desplazamiento al alza de las tasas de devaluación implícita en Rofez.

"En la actualidad vemos que el BCRA tiene controlado el mercado oficial, pero con un ritmo de depreciación claramente por debajo de la inflación, lo que implica un atraso del tipo de cambio real. En paralelo, el Tesoro ha ido subiendo la tasa de interés de sus títulos de corto plazo, tanto aquellos a tasa fija como los ajustados por inflación. Eso generó la posibilidad de armar operaciones sintéticas que combinan la compra de futuro con esos bonos y permiten cerrar un rendimiento en dólares. Esas operaciones de cobertura incrementaron la demanda de futuros y explicaron la suba de la tasa implícita", explicó.

Antes y un después a la inflación de marzo

Hay un cierto consenso sobre el hecho de que el dato de inflación peor de lo esperado alentó al mercado cambiario a despertarse y a que el dólar tome un ritmo de suba mayor respecto del que se observaba previamente.

Diego Chameides, Economista Jefe de Banco Galicia remarcó que en las últimas semanas de abril el ritmo de depreciación del tipo de cambio oficial se volvió a acelerar.

"Durante las últimas semanas de abril el ritmo de depreciación del tipo de cambio oficial frenó la tendencia a la desaceleración que se venía observando en los últimos meses. Esto ocurrió luego del dato inflación de marzo, que sorprendió al alza, y en medio de algunos rumores sobre desacuerdos en el manejo de la política cambiaria dentro del gobierno. Al mismo tiempo, los precios de los commodities agrícolas registraron fuertes subas, lo que daría mayor margen al BCRA para controlar el ritmo del crawling-peg", dijo el economista Jefe de Banco Galicia.

Además, el especialista entiende que en esta situación del mercado cambiario, el mercado está tratando de calibrar la velocidad del deslizamiento cambiario frente a la mayor nominalidad de la economía, pero no anticipa (al menos por ahora) algún episodio de mayor volatilidad hasta las elecciones.

Así como reaccionaron los futuros de dólar y el dólar oficial también volvió a acelerarse, también se notó en la curva de bonos dólar linked que ya rinde 0% en el tramo largo a la vez que el contado con liquidación ya se vuelve a acercar a los $160.

Sin embargo, la expectativa se mantiene entre los especialistas de que el Gobierno tratará de mantener a raya la calma cambiaria, sobretodo de cara a las elecciones legislativas.

Nicolás Viveros, portfolio manager de Capital Markets Argentina (CMA) recordó que en los últimos meses, en lo que se refiere a instrumentos atados al dólar, el mercado pasó de esperar un salto devaluatorio a creerle totalmente el estimado de devaluación a Guzmán, lo cual en nuestra opinión eran casos un poco extremos.

En ese sentido, Viveros estima que el Gobierno va a hacer todo lo posible por mantener el tipo de cambio controlado en un año de elecciones, esta discrepancia entre tasa de devaluación, inflación y las demás tasas del mercado no es sostenible en el mediano plazo. El portfolio manager de CMA ve valor en la parte larga de la curva de dólar linked soberanos.

"Si bien el TV22 estuvo subiendo en las últimas semanas hasta rendir prácticamente cero, creemos que todavía es una buena opción para cubrirse ante una posible mayor demanda de billete cercano y sobre todo post elecciones. A su vez, fondos dólar linked también son una buena opción ya que ofrecen mayor diversificación y a distintos plazos", dijo Viveros.

Las elecciones también juegan

La curva de futuros de dólar se muestra mas empinada en los vencimientos posteriores a las elecciones, con tasas de devaluación esperada en torno al 50% para aquel momento, es decir, con plazos entre noviembre y diciembre del año actual. 

De esta manera, el mercado espera un evento cambiario posterior a la contienda electoral y en la que también se espera un potencial acuerdo con el FMI el cual pueda tener incluido algún ajuste en el dólar.

Rodrigo Benítez, economista jefe de Quinquela Fondos vinculó el desplazamiento al alza de las tasas implícitas de devaluación en la curva de dólar futuro y de la mayor volatilidad cambiaria reciente a cuestiones electorales.

"Es habitual que los procesos electorales aumenten la demanda de cobertura cambiaria. Esa demanda es mayor en la medida que se perciba que el tipo de cambio real está atrasado y pueda hacer falta una corrección posterior", dijo Benítez.

Hacia adelante, el economista de Quinquela espera que en la medida que se siga atrasando el tipo de cambio real y se acerquen las elecciones la demanda puede incrementarse y la volatilidad aumentar.

"El BCRA cuenta con la capacidad para seguir comprando dólares en el mercado oficial e intervenir en los tres frentes posibles. Estos son el mercado oficial comprando divisas, el dólar financiero vendiendo bonos en dólares contra pesos y el mercado de futuros, dado que ha bajado sustancialmente su exposición. Inclusive si la demanda se acrecentara, podría aparecer el Tesoro con emisiones de deuda dólar linked como hizo el año pasado, ayudando a descomprimir", señaló.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios