Efecto electoral

Desarmaron las coberturas de pánico y arrastraron a los bonos y acciones

Después del rally preelectoral, las acciones y los bonos retrocedieron sensiblemente tras comprobar el cambio de escenario que significaría el estancamiento de Javier Milei y su dolarización y un fortalecimiento de Sergio Massa rumbo al ballottage.

En esta noticia

Si la incertidumbre era la palabra clave que guió a los mercados desde las PASO hasta acá, el domingo se le sumó la sorpresa: el escenario del oficialismo triunfante en la primera vuelta nadie lo había previsto

Sus consecuencias se notaron en los mercados: a primera vista, una jornada negra, con caída récord de 12,44% en el índice S&P Merval, retrocesos de entre 4% y 7,5% de los bonos de la deuda, pero que llegaron a caer más de 10% durante la rueda de operaciones.

Cabe recordar que durante el último mes tanto las acciones y en menor medida los bonos de la deuda venían de registrar fuertes ganancias.

Por ejemplo, el viernes pasado, en la última rueda antes de las elecciones, Banco Macro había ganado 14,24%, Central Puerto 11,38% y Pampa Energía 11,05%. El Merval había subido 8,28% hasta su máximo histórico en 823.683 puntos.

Al arrancar la rueda en Nueva York, aparecieron los indicios con caídas generalizadas de ADR y bonos. Luego tuvieron su correlato en Buenos Aires.

"El tema es el desarme de coberturas extremas. Uno podría, con toda lógica, leer que los mercados leyeron negativamente los resultados de las elecciones", dijo a El Cronista un fuerte operador del mercado.

"Pero preferiría entender que hay una lectura de que se alejan las chances de una dolarización al haber quedado Javier Milei más retrasado en la competencia", agregó.

Sobrecubiertos

Según esta línea de ideas, en las últimas semanas hubo una sobrecobertura a la hipotética devaluación que sobrevendría de una ventaja de Javier Milei y una debilidad del Gobierno, que lo obligara a corregir el tipo de cambio

Esto se expresó en tomas de posiciones en bonos y en acciones, que ayer comenzaron a desarmarse para empezar a atender a otro juego.

"La lectura predominante y más relevante de la elección es que Milei no sumó más votos, que era lo que las estrategias de los inversores tenían implícito", indicaron.

Por eso, recalcaron que el "reacomodamiento" de la víspera "no es necesariamente negativo, sino que implicaría un riesgo más acotado", que incluso -agregó- abarca a la moderación de los discursos de los dos competidores que se medirán en en ballottage.

Sin cambios

El "reacomodamiento" generó buenas oportunidades en algunos activos durante la rueda, incluso para el cambio de coberturas desde la cambiaria -que ahora quedaría postergada en el nuevo escenario probable que surgió de las elecciones- hacia una inflacionaria, donde las acciones de empresas ligadas a la construcción o a los insumos industriales históricamente fueron buen refugio.

La bonanza no fue para tanto, dados los fundamentals que siguen débiles. "Las reservas siguen en niveles críticos, la inflación corre todavía, la fragilidad macro sigue a la orden del día. Eso no cambió", señala otro hombre del mercado.

"Habrá que ver los planes de Massa, cómo quiere hacer lo que prometió, y Milei deberá esforzarse en explicar su parte", agregó.

Temas relacionados
Más noticias de Elecciones 2023

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.