Deuda en dólares

Rebotan los bonos: cuál es el que más puede subir si la deuda se recupera

Los bonos en dólares acumulan fuertes pérdidas en lo que va del año. Ante un eventual rebote, los inversores comienzan a poner el ojo en algunos bonos dentro de la curva. Hay uno en especial que es el favorito.

Los bonos argentinos rebotan aunque siguen operando en zona de mínimos históricos. El castigo ha sido notable y la baja acumulada en el último tiempo, muy significativa.

Ante este escenario, el mercado ve también una oportunidad. Pero no solo pensando en el corto plazo, sino fundamentalmente en el mediano y largo.

La deuda soberana en dólares puede ser una oportunidad para perfiles arriesgados. El favorito, en ese sentido, es el GD35, aunque analistas también ven valor en el GD38 y en el GD41.

El BCRA sigue de compras y asegura que cumplió la meta de reservas del FMI

Récord histórico de volumen en dólar financiero: cuánto se negoció

Fuerte castigo

Hoy la deuda abre al alza con subas del 1,5% en promedio. 

Los Globales a 2029 y 2030 avanzan 1,6% y 1,25% respectivamente. En el tramo medio, la deuda sube 1,87% en el Global 2035 y 1,1% en el Global 2038. Finalmente, los bonos a 2041 y 2046 ganan 1,7% y 1,8% respectivamente.

Pese a la suba reciente, todos los tramos de deuda soberana argentina evidencian una baja histórica. Desde que salieron a cotizar, los bonos emitidos tras el canje de deuda ya acumulan pérdidas de entre 39% y 57%.

Los bonos operan en mínimos históricos, con paridades en niveles de 23%.

La racha bajista reciente ha sido importante ya que la deuda experimentó descensos de 3% durante tres días seguidos, acumulando una baja del 23% en el último mes en promedio.

Sin embargo, desde mediados del martes pasado, la deuda comenzó una recuperación, en donde los bonos pasaron de operar en niveles de u$s 21 centavos en promedio hasta los u$s 23 actuales. 

De esta manera, los bonos suben desde mediados del martes pasado un 9,5% en promedio.

El rebote de corto plazo y el punto en el que la deuda se encuentra operando dejan abierta la puerta a debates sobre si los bonos pudieron haber encontrado una zona de relativa estabilidad hacia adelante.

Es decir, después del desplome y el repriceo de expectativas, si estos precios representan un nuevo punto de entrada atractivo para los bonos.

Los bonos que prefieren los analistas

A estos precios, el mercado especula con que el Gobierno enfrentará un nuevo proceso de reestructuración de la deuda en 2024. Ante esa perspectiva, analistas consideran que los precios actuales de los bonos pueden representar una oportunidad de compra para perfiles agresivos.

Juan Manuel Franco, economista jefe de Grupo SBS, considera que si bien son apuestas para perfiles arriesgados, incluso en escenarios de estés, habría upsides interesantes en los bonos Globales.

En ese sentido, cree que los mejores retornos se darían para GD35 y GD41. "Creemos que un mix entre GD35 y GD41 es atractivo para perfiles arriesgados, dada la convexidad del GD35, y el indenture y current yield del GD41", explicó.

Según sus cálculos, mirando hacia una eventual reestructuración en 2024 y pensando en un Valor Presente Neto de los nuevos bonos a entregar de 30 dólares, los Globales cortos a 2029 y 2030 ofrecerían retornos de entre 50% y 60%. El tramo medio, en tanto, otorgaría ganancias cercanas al 100%, similar a los Globales a 2041 y 2046.

Según el ejercicio de Juan Manuel Franco, si el Valor Presente Neto de los nuevos bonos a entregar de cara a la próxima reestructuración en 2024 fuera del 40%, las mayores ganancias se observarían en el Global 2035, con rendimientos de más de 150%, al igual que en el Global 2041 y 2046.

Las ganancias en el tramo corto, en ese escenario, serían de entre 80% al 120%.

Finalmente, para un Valor Presente Neto de los nuevos bonos a entregar de 50%, las mayores ganancias se observan en el Global 2035 que subiría más del 230%. 

Los Globales 2038, 2041 y 2046 ofrecerían retornos del 200% al 220%, mientras que el tramo corto ofrecería ganancias de 150% al 180%.

El mercado ve los bonos largos

Hay cierto consenso entre analistas respecto a que, por estructura y niveles de precios relativos, los Globales del tramo largo de la curva se encuentran mejor parados hoy para aquel que quiera especular con una recuperación de los bonos en las próximas semanas y meses.

Desde la mesa de operaciones de Portfolio Investments ven más atractivo en la parte más larga de la curva soberana.

"Si uno compra la idea de que en estos niveles la deuda en dólares se encuentra cerca de sus pisos y espera no un default sino una recuperación de los valores, debería inclinarse por los bonos más largos, que tienen movimientos de precios mucho más grandes para un cambio en el rendimiento. Dentro de estos convienen los Globales (con legislación extranjera) que serían menos proclives a un cambio en las condiciones de pago", dijeron.

Por su parte, Tomás Ruiz Palacios, analista de estrategia de Consultatio, considera que dados los valores actuales, el bono que luce más interesante es el GD41.

"Tras el pago de cupones del 9 de julio, ese bono comenzará a devengar un interés corriente del 12,4% (representa lo que cobrará en el próximo año por intereses dividido el precio actual del bono)", dijo Ruiz Palacios.

Tomás Ruiz Palacios, aclara que si bien la situación de las reservas netas es crítica, el calendario de vencimientos de deuda externa con privados hasta julio 2023 inclusive es muy poco desafiante.

Los pagos suman cerca de u$s 2700 millones hasta ese entonces. "Considerando que probablemente cobremos los cupones hasta allí, el valor de recupero de indiferencia se sitúa cerca del 23% de paridad, lo que es un valor históricamente muy bajo. Además, el GD41 es de indenture 2005, que es la estructura legal con cláusulas más defensivas para el inversor dentro de todos los bonos", explicó.

definiendo la legislación

La curva de bonos soberana argentina ostenta hoy rendimientos que no se ven prácticamente en ningún otro punto del planeta. El tramo corto de ley local rinde 44%, mientras que la parte corta de la curva ley Nueva York se encuentra en niveles de 42%. 

Por su parte, los tramos más largos de ambas curvas se sitúan entre 21% y 27% en la ley local y entre 22% y 28% en la ley extranjera.

Por lo tanto, aquel que quiera definir una estrategia de entrada en inversiones en bonos argentinos, otra de las cuestiones además de los tramos de la curva, será si quiere exponerse a legislación local o a legislación internacional ante un eventual default de la deuda.

Esteban Gette, estratega de Cohen, explicó que a la hora de definir sobre qué bono conviene posicionarse, primero se debe definir el tipo de legislación.

"Si esperamos que ante una eventual reestructuración el tratamiento sea equitativo para ambas legislaciones (Argentina y Nueva York), la elección estará entre los Bonares (ley local). Caso contrario, la legislación Nueva York históricamente suele garantizar mejor trato", dijo el especialista.

En la actualidad, y según datos de Portfolio Personal Inversiones (PPI), el spread por legislación en el tramo corto se ubica entre 188 a 377 puntos básicos. En el tramo medio va de 117 a 239 puntos básicos y en el tramo largo es de 89 puntos básicos.

Una vez que se termina de definir la legislación a invertir, Gette afirma que la segunda decisión se vincula a qué se prioriza, si mayor potencial de upside o mayor interés corriente (current yield).

"Partiendo del primer escenario, los bonos cortos son los más atractivos. Asumiendo un escenario optimista donde las paridades convergen al 40%, entre ellos los de maturity se encuentran los bonos a 2035", comentó.

En cambio, Gette explicó que si la prioridad se ubica sobre el interés corriente que devengan los bonos a futuros, los largos son la mejor elección. Más aún si se tiene en cuenta que el próximo reseteo de cupones, a precios actuales, eleva el interés corriente a dos dígitos.

"Entre ellos nos inclinamos por los 2038. Basándonos en el segundo escenario, le vemos más potencial al segundo grupo", afirmó.

Martin Yanzon, head trader de Conosur Investment, considera que a la hora de seleccionar un bono, estos deben ser de ley Nueva York y, a su vez, ve valor en los GD30, GD35 y en el GD38.

Sobre el GD35, Yanzon le ve atractivo gracias a que es un bono que está cotizando a su menor paridad posible. "Eventualmente, ante un arreglo en el esquema de tasas, tiene una potencial suba mucho más elevada en termino de paridad que el resto de los bonos", comentó.

El head trader de Conosur Investment también ve valor en el GD38. "Al tener un cupón tan elevado, genera que la duration sea mucho más corta y que tengamos un adelantamiento de capital mucho antes La duration más corta hace que sea atractivo ya que nos deja cobrar dólares mucho antes que el resto", explicó.

Yanzon cree que el GD30 también es un bono a tener en cuenta. "El GD30 tiene un premio por su elevada liquidez pese a que es el que menos puede subir de los tres. Permite entrar con un buen spread y paralelamente salir con posiciones grandes gracias a la alta liquidez", afirmó.

Finalmente, y en cuanto a la estrategia, Yanzon advierte que se puede invertir en esos tres o buscar armar una cartera entre esos tres bonos. "En un escenario en donde es tan azaroso el resultado que puede llegar a ocurrir, tener tres posibilidades no es una mala idea", comentó. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios