Las elecciones ya impactan en los mercados

Crece el temor a la transición 2023: sólo le prestan al Gobierno a corto plazo

Por temor a una restructuración de deuda de quien gane las elecciones presidenciales, el Gobierno no puede financiarse al 2024. El festival de bonos lanzado se va renovando, pero apilando vencimientos en el corto plazo.

El temor a una restructuración de la deuda de quien gane las elecciones presidenciales provoca que no haya compradores de bonos en pesos con vencimiento en 2024. 

El único que aparece en el mercado es el Banco Central, que pone un piso a la caída de los papeles como el TX24 que vence el 25 de marzo del 2024, o el T2X4, el 26 de julio del mismo año. ¿Cómo hará el equipo económico para renovar vencimientos de deuda y financiar el rojo fiscal a medida que se acerquen las elecciones?

El último informe de SBS Research destaca que en octubre "el rollover cayó a 111% en un contexto de una curva en pesos más estresada y que requirió de intervenciones estimadas del BCRA por cerca de $ 4150.000 millones". 

Agrega que "desde hace algunos meses venimos destacando que la curva en pesos nunca volvió a normalizarse completamente luego del sell off de junio, algo evidenciado en las tasas forward entre bonos con vencimiento en 2023 y 2024, que marcaban la incertidumbre en el mercado tanto por el cumplimiento del programa financiero 2023 como del tratamiento a la deuda en pesos en un potencial cambio de administración luego de las elecciones presidenciales".

Radiografía de la deuda: quiénes son los principales tenedores de bonos argentinos

Canje de deuda

En la secretaría de Finanzas a cargo de Eduardo Setti están manteniendo conversaciones con los principales ejecutivos del mercado para lanzar un canje de deuda con los papeles que venzan en los próximos cuatro meses. 

El problema es que el nuevo vencimiento de esa deuda se concentrará en la previa de las elecciones de octubre del 2023. De nuevo: más allá de esa fecha no hay compradores.

Un escenario que ya se comienza a delinear en la plaza es el siguiente: ¿qué pasaría si el gobierno de Alberto Fernández no puede renovar vencimientos en algún momento del segundo o tercer trimestre del 2023? 

¿Pagará la deuda con ayuda del BCRA o dispondrá un reperfilamiento como el que hiciera Hernán Lacunza en septiembre del 2019? Hay consenso en que eventualmente se inclinaría por la primera opción incrementando los controles de cambio al máximo para que no dispare disparadas del "contado con liqui" o el "MEP".

Pero aún restan bastante tiempo para ese momento. Por lo pronto las apuestas en pesos se hacen a los papeles que ajustan por el CER pero siempre de corto plazo como el TX23.

Desde el 2024 en adelante, las apuestas a la deuda en pesos son para inversores amantes del riesgo. El BCRA está comprando papeles que vencen en ese año, pero no más adelante. Ello provoca que el TX 26 se opere al 70% de paridad.

Para Hernán Lacunza, los candidatos PRO coinciden en un 90% en materia económica

¿Cómo pasar la transición del Gobierno? Por lo pronto habrá que aguardar las barajas que vaya mostrando el actual equipo económico en las próximas semanas. 

Lo que está claro es que no habrá ningún tipo de diálogo entre la actual gestión y la que eventualmente asuma el 10 de diciembre del 2023 para suavizar el traspaso. 

Llueven misiles desde ambos lados. Las dos partes tratan de dejarle a la otra las medidas de ajuste. La actual gestión está acorralada: ha emitido deuda en monto y tasas elevadas, con cláusulas de ajuste por inflación y dólar oficial. O con esos dos mecanismos como los "bonos duales". El "stress financiero" se mantiene.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.