Coparticipación: el recorte a Ciudad tiene efectos negativos también en provincias

Un análisis de Moody’s destaca que el recorte de fondos afecta a CABA también en términos crediticios. Pero advierte que tiene un efecto similar en otras jurisdicciones. La gran excepción es la Provincia de Buenos Aires.

El recorte de fondos de la coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires que decidió por decreto el presidente Alberto Fernández para transferirlos a la Provincia afectará por doble vía: la administración de Horacio Rodríguez Larreta no sólo no contará con ese dinero sino que además la medida tendrá un impacto negativo en términos crediticios.

Sin embargo, la Ciudad no será la única jurisdicción que sufrirá ese efecto por el cambio de política del Gobierno Nacional sino que el mismo afectará también a las provincias, en particular a las que registran mayor stress financiero o están en procesos de renegociación de deuda... con la gran excepción de Buenos Aires.

Esta semana, mientras crecía la protesta de la Policía Bonaerense en reclamo de mejoras salariales y llegaba incluso hasta la misma residencia presidencial de Olivos, Alberto sorprendió con el anuncio de que aumentaría los fondos para la Provincia quitándole a la Ciudad un punto de coparticipación -por cierto: sola una parte de lo que le había asignado extra el gobierno de Mauricio Macri, aunque en ese caso se trataba de fondos cedidos por Nación y no de los que ya estaban en la coparticipación-.

Al día siguiente del anuncio, Kicillof decretó un aumento para los efectivos de la Bonaerense. Y Rodríguez Larreta anticipó un reclamo ante la Corte Suprema.

Con la decisión de Alberto, con efecto inmediato, la Ciudad pasará a recibir 2,32% de los fondos coparticipables en lugar del 3,5%. Eso, apuntó Moody’s, tiene un impacto negativo en términos crediticios para la Ciudad… Dicho de otro modo: a la Ciudad le puede terminar siendo más difícil y/o costoso el acceso al crédito.

“Aunque la Ciudad de Buenos Aires depende menos del régimen federal de reparto de impuestos que otras provincias argentinas y su perfil crediticio es más fuerte que el de sus pares locales, la medida aumenta la vulnerabilidad del crédito subsoberano argentino al gobierno federal, que tiene una larga historia de formulación de políticas al azar y un proceso político sumamente polémico , precisa el análisis.

Los efectos, según la calificadora, no terminan en CABA: “La reducción y el cambio en la política gubernamental son también negativas en términos crediticios para el entorno operativo de los gobiernos regionales , cuyos presupuestos ya sufren la tensión derivada de la pandemia de coronavirus.

“Cualquier otra política e intervención errática por parte de Nación que resulte negativa en términos crediticios dañará a las provincias que ingresaron a la pandemia tras sufrir fuertes déficits en 2019, como Chubut (CA Anegativo) y de Río Negro (CA negativo) , advierte la calificadora.

Y añade además que, “en el corto plazo, cualquier cambio de política abrupto adicional que dañe las finanzas de los subsoberanos afectaría más a las provincias que actualmente se encuentran en negociaciones con bonistas , como Mendoza, Río Negro, Chaco, Chubut y Córdoba .

Moody’s señala en cambio que la decisión de Alberto sí es positiva “para la Provincia de Buenos Aires, que se beneficiará del flujo de ingresos .

El reporte de Moody's reseña además los problemas de liquidez de la Provincia, cuyos ingresos tributarios propios “crecieron 24,3% frente al mismo período de 2019 contra una inflación del 42,0% a julio, que ante la “imposibilidad de cubrir los gastos operativos debió emitir, el 8 de septiembre, pagarés a contratistas y proveedores por $ 15.000 millones y que está además en su propio proceso de reestructuración de deuda.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios