ES UNA ALTERNATIVA QUE ALGUNOS BANCOS EST N EMPEZANDO A OFRECER

¿Conviene refinanciar un crédito a tasa fija con otro préstamo ajustado por UVA?

Ya que en los últimos años las tasas de personales rondan el 50%, saldar deuda con un crédito UVA es conveniente sólo si en el futuro la inflación tiende a desacelerar

Con el Indec intervenido y una inflación galopante, durante la era kirchnerista los argentinos mostraban aversión a los créditos ajustados a tasas variables. Las tasas fija, aunque altísimas, resultaban la mejor alternativa y, a veces, la única. Sin embargo, desde la aparición de los préstamos hipotecarios a tasa fija más la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), el abanico de opciones se amplió, e incluso ya se empieza a vislumbrar un cambio de tendencia.


De la mano de una mayor transparencia en las estadísticas y una inflación que cede -no al ritmo esperado- crece la aceptación de estos créditos. Aunque nacieron en el segmento hipotecario, de a poco surgen las versiones para préstamos prendarios y personales.

La ventaja radica en la expectativa de que la inflación continúe bajando. En este escenario, ¿conviene mantener deuda a tasas que están muy por encima de la inflación proyectada para este año? En la actualidad, según el Régimen de Transparencia del Banco Central (BCRA), las tasas de los préstamos personales van del 37% al 140% (con un Costo Financiero Total de hasta 195%), mientras que el Indec publica que los primeros siete meses del año el IPC acumulado es de casi 14% y el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) anticipa un 22% para 2017. Por su parte, la unidad UVA aumentó 14,6% en lo que va del año.

Según los expertos, si el tomador del préstamo confía en que la inflación bajará, los préstamos con UVA son la mejor opción, incluso para cancelar deuda que ya tenía con tasa fija. Precisamente, desde Banco Ciudad comentaron que "por accesibilidad y menores costos finales, mucha gente está cambiando los créditos tomados tiempo atrás en el sistema a tasas fijas, variables o combinadas por los nuevos personales en UVAs, reduciendo las cuotas y en muchos casos obteniendo un mayor monto". Lo más llamativo es que se toman estos créditos con UVA para pagar deuda en otras entidades.

Para el director de la Escuela Argentina de Finanzas Personales, Mariano Otálora, "con una inflación en baja, el crédito con UVA es imbatible". En esa línea, agregó: "Son la mejor opción porque el CFT proyectado es menor al CFT de los préstamos a tasa fija. Todo indicaría que la inflación, más temprano que tarde, seguirá bajando hasta llegar a un dígito. A mayor plazo, siempre y cuando convalidemos que la inflación seguirá bajando, los UVA son las mejor opción".

En tanto, el fundador de Trainer Financiero, Ezequiel Baum, también enfatizó en que "siempre que se crea en la hipótesis de que la inflación seguirá bajando, es más conveniente el crédito con UVA".

Como ejemplo citó: "Si tomamos a alguien que tuvo que sacar un préstamo en 2015 a un plazo de 4 o 5 años, lo que está pagando son tasas al 50 o 60% anual y todavía le queda bastante capital por saldar. Si la inflación para 2019 es de 10%, está claro que le conviene pagar esa deuda con un préstamo con UVA.

La clave está en el plazo, porque si cede la inflación, cuanto más largo es el crédito, mejor. Vas descontando capital y el interés también va bajando".

Cabe recordar que el REM prevé una inflación de 15,5% para 2018 y de 10,36% para 2019.
Por ahora solo el Banco Ciudad se lanzó de lleno a los préstamos personales con UVA; se trata de una línea a una tasa fija de 7,9%, tiene una Tasa Efectiva Anual de 8,19% y un Costo Financiero Total es de 9,9%.

Los clientes pueden acceder a un millón de pesos y los no clientes hasta $ 500.000, en este caso, solo hace falta una certificación de ingresos y el DNI. Además, el plazo máximo de financiación es de 72 meses.

"Para un monto de $100.000 a 72 meses, la cuota inicial es de $1910, reduciendo en un 60% la cuota de los créditos tradicionales del mercado a tasas fijas, variables o combinadas, que ronda los $ 4.700", detallaron desde el Banco Ciudad. Otro punto a tener en cuenta es que la entidad proyecta una inflación de 6,5% para 2020 y 2021.

Tags relacionados