Fondos comunes Latam

Cautela y volatilidad en los FCI de la región por el nuevo mapa político de Chile

Los bonos chilenos operaron con bajas tras el resultado electoral de la Asamblea Constituyente. Analistas advierten que el mediano y largo plazo se compromete para Chile y los FCI locales tomaron distancia.

Termina una semana difícil para los activos financieros de Chile, luego de que el mercado reaccionara negativamente a la derrota electoral del oficialismo en el armado del Congreso Constituyente para la reforma constitucional. 

Los partidos con un sesgo de centro-derecha y pro mercado no lograron alzarse con un tercio de los votos dentro Congreso en las elecciones por la Constituyente y eso fue mal visto por el mercado, que respondió con bajas.

El impacto del resultado en las elecciones en la deuda chilena fue limitado, con los bonos cortos mostrando cambios marginales y los bonos más largos evidenciando mayores caídas, aunque tampoco significativas.

Las bajas promediaron un 2,4%.Con la caída reciente, la curva soberana se desplazó al alza, con mayores movimientos en la parte más larga, cuyos rendimientos se deslizaron cerca de 20 puntos básicos en bonos con duration larga y de 10 puntos básicos en el tramo más corto. Esto muestra un deterioro en el margen de la deuda soberana del país andino.

Es decir, con el desplazamiento más grande en los tramos más largos y menos suba de tasas en los tramos más cortos, se vio un empinamiento de la curva.

Los impactos de la noticia, en cambio, sí se vieron con mayor nitidez en el segmento de acciones. El ETF de Chile muestra una caída en la última semana del 11% y del 21% desde su pico reciente en abril pasado. 

Esta misma dinámica se observa en las acciones chilenas que cotizan en Wall Street, que caen hasta 18% como en el caso de Sociedad Química y Minera. Le siguen Banco Itaú Corpbanca y el Banco de Chile, que pierden 14% y 13,6% respectivamente. En el otro extremo, en cambio, se destaca que las acciones de la aerolínea Latam logran recuperase un 6% en la última semana.

A nivel mensual, las acciones promedian caídas de 20%, en línea con la baja evidenciada en el ETF de Chile.

"El camino hacia la reforma constitucional es largo, e incluso antes también contaremos con las elecciones presidenciales. Por ello, el mayor impacto lo tuvo el mercado accionario, mientras que los bonos (en moneda dura) se mantuvieron estables -siguiendo su propia dinámica.", afirmó Florencia Bonacci, de Portfolio Personal Inversiones (PPI).

Fondos Latam

El tema central en las inversiones en Argentina es que muchos de los fondos Latam tienen posiciones en deuda chilena. Es por ello que un contexto de mayor volatilidad en los activos financieros del país trasandino podrían derivar en un escenario de mayores tensiones en los FCI domésticos, siendo esto una cuestión clave a vigilar en aquellos inversores en estos productos.

De todos modos, la industria local ha sabido posicionarse en bonos de muy corto plazo de Chile, que casi no han sufrido el impacto, a la vez que también se ha notado un desarme de posiciones de bonos chilenos en línea con los mayores riesgos políticos y poco espacio para ganancia de capital adicional.

Muchos de los fondos han sentido el impacto de la mayor volatilidad en los bonos de chile aunque el mismo ha sido negativo.

En el acumulado del año, el fondo de Latam que más gana, según datos provisto por Criteria es el MAF Global que sube 2,87%, seguido por el IEN Renta ija Golar y el Galileo Event Driven.

Marcos Díaz Leal, portfolio manager de Mariva Fondos, explicó que aún ven incertidumbre a futuro en los activos de Chile.

"En el caso de nuestro fondo, el MAF Global que invierte en activos Latam, no nos afectó mucho ya que teníamos una posición limitada Chile en menos del 30% debido a que veíamos que podríamos ver volatilidad de cara a la reforma constitucional. Además, no veíamos una buena relación entre los rendimientos de la deuda chilena y el riesgo político que esta situación generaba. A ello hay que sumarle el efecto sorpresa de que a los partidos principales les haya ido tan mal", señaló.

Mirando hacia adelante, el portfolio manager de Mariva Fondos no ve oportunidades en los bonos de Chile a la vez que cree que en las acciones la volatilidad podría continuar.

"Lo que sí cambió es la perspectiva de largo plazo de Chile y eso va a impactar bastante en acciones y lo mismo en bonos más largos. Por el lado de bonos, no veo una oportunidad de compra ya que la caída no fue muy importante y se podrían ver más caídas en los bonos. Es decir, no veo que pueda haber una compresión a futuro importante y el trade off no es bueno. En acciones se dio una caída mayor pero la situación apunta más a un wait and see", sostuvo.

Los analistas de Bull Market Brokers, por su parte, explicaron: "El mercado de renta fija es más paciente y razonable en lo que podría suceder de ahora en más, pero también es cierto que perderá dinámica". 

Según añadieron desde la firma, el costo de oportunidad de seguir posicionado en fondos Mercosur versus Obligaciones Negociables de Argentina de ley internacional ha aumentado sustancialmente a favor de los activos locales fuera de la regulación del Banco Central y la CNV. "Algunas empresas con abultadas cajas en dólares, ley y domicilio norteamericanos, podrían ser un buen sustituto de riesgo para inversores muy conservadores que buscan rendimientos acordes a un riesgo limitado y manejable", comentaron.

Los FCI han sido una opción para los inversores locales para escaparle al riesgo doméstico y así diversificar sus carteras, colocando sus ahorros en vehículos que invierten en bonos de Chile, Brasil y la región, tanto corporativos como soberanos. Es una alternativa en dólares que les permite dolarizar sus carteras sin riesgo doméstico.

Bonacci entiende que a pesar de este contexto, las opciones de riesgo en la región se mantienen vigentes dentro de la industria de FCI, más aún para diversificar riesgo argentino.

"Entendiendo que en el mercado local existe un acotado panel de opciones en dólares (riesgo argentino), afectado principalmente por las distintas regulaciones, las reestructuraciones de deuda experimentadas, y una coyuntura de fuerte incertidumbre, mantiene limitado su atractivo. Desde la macro, los países emergentes, y Latinoamérica en particular -más allá de los ruidos propios de la región- aún tienen espacio de recuperación, y los pronósticos aún indican un crecimiento mejor al de países desarrollados en los próximos dos años", afirmó.

Siguiendo las tasas globales

La deuda chilena se ha movido en línea con la dinámica de las tasas a nivel global. Es por ello que un escenario de tasas al alza sería otro de los factores que podría impactar en los bonos chilenos y por ende, en los FCI Latam. De hecho, muchos de ellos han visto sus carteras golpeadas producto de la caída en sus bonos impulsada por la suba de tasas en Estados Unidos.

Para Florencia Bonacci será clave la dinámica futura de las tasas a nivel global. "Los fondos locales, al tener una duration cercana a los dos años, no han sufrido tanto la suba de tasas global", dijo.

"Hoy mantienen tires en torno al 1,8%, con una divergencia de varios puntos porcentuales entre aquellos que ponderan más los bonos corporativos de aquellos conservadores que mantienen en cartera solo instrumentos soberanos. Como dato de color, el bono más utilizado hasta abril era el soberano de Chile con vencimiento a mitad de septiembre de este año, seguido por Brasil 2023", agregó.

Según datos provistos por Bonacci, del total de los más de $ 2,3 billones en activos que administra la industria de FCI local, poco menos del 7% corresponde a fondos en dólares. De estos últimos, el 80% -o un 6% del patrimonio neto total- son fondos con exposición a activos latinoamericanos.

"Vemos hoy una foto un poco diferente a la de un año atrás, donde la participación de FCI en moneda dura superaba el 10%, y el balance entre riesgo argentino y el universo Latam era del orden del 50% - 50%", sumó.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios