Temor de mercado

Caen los bonos en pesos y Guzmán ahora promete tasas más altas que la inflación

El derrumbe de los mercados internacionales jaquea una vez más a los papeles domésticos. Llamó la atención el retroceso de los bonos CER. Las promesas del ministro a los inversores.

"Es importante que se vaya reduciendo la financiación del Banco Central al Tesoro convergiendo a cero de una forma que sea factible. Junto a ello, una estructura de tasas de interés reales que fortalezcan la demanda por activos en nuestra propia moneda".

La frase fue de Martín Guzmán y sorprendió a los financistas presentes el martes en el seminario de la AmCham (la cámara que reúne a las empresas norteamericanas en el país) dado que desde el Gobierno siempre vieron como algo sacrílego a las tasas reales positivas.

La sensación entre operadores es que el financiamiento del Tesoro se va a ir complicando con el paso de los días y a medida que se vayan acercando las elecciones presidenciales.

La jornada dejó un rebote en los papeles en dólares pero no así en los de pesos, básicamente los emitidos con cláusula CER o inflación, altamente demandados en el 2022.

Nubarrones en el roll over

La sensación entre operadores es que el financiamiento del Tesoro se va a ir complicando con el paso de los días y a medida que se vayan acercando las elecciones presidenciales.

La difusión del dato de la inflación de abril no debería sorprender a operadores siempre que el número que muestre el INDEC sea levemente inferior al 6% mensual.

Además de la inflación, el otro test difícil para el Ministro de Economía pasaron a ser las licitaciones de deuda y el porcentaje de vencimientos que logre refinanciar.

Para mayo las apuestas se están haciendo al 4,5%, lejos del 76,7% de marzo pero en niveles elevadísimos como para que sea mostrado como un logro oficial.

Más allá de los números que diariamente muestre el INDEC, el otro test difícil para el Ministro de Economía pasaron a ser las licitaciones de deuda y el porcentaje de vencimientos que logre refinanciar.

La frase de Guzmán arriba mencionada respecto a subir las tasas que ofrecen los papeles domésticos en pesos está en conexión con las dificultades que mostró el mes pasado para renovar vencimientos, alcanzando a sólo el 90% del total.

El prestamista de última instancia en primer lugar es el BCRA que puede liberar Leliq para que se traspasen a deuda del Tesoro, aunque los bancos están limitados a la compra de deuda pública.

Contracara inflacionaria

La contracara es el efecto expansivo que tiene esa asistencia indirecta del BCRA con el alimento a la inflación que trae como consecuencia. Luego, la Casa de la Moneda es el otro prestamista de última instancia de Guzmán, con idénticos efectos inflacionarios.

"El problema de Guzmán es que se le acumulan vencimientos en 2023 por el temor a que en 2024 un nuevo gobierno opte por restructurar la deuda en pesos y en dólares", señaló a El Cronista el economista Fausto Spotorno.

Esta semana los fondos comunes de inversión con papeles indexados por la inflación en sus carteras sufrieron pérdidas en tres jornadas consecutivas.

La deuda de corto plazo rinde la evolución del CER menos 10 puntos porcentuales y la que vence más allá del 2024 tiene demanda escasa.

Está a la vista entonces que ante la necesidad de financiamiento que tiene el gobierno y la escasa demanda existente a medida que se acerque el 2024, los rendimientos deberán ser superiores.

¿La codicia matará al miedo a una posible restructuración?

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios