PESE A TENER UN PL STICO, MUCHOS USAN EFECTIVO PORQUE LOS COMERCIOS NO ACEPTAN PAGOS ELECTRÓNICOS

Buscan llevar los pagos con tarjeta a los barrios de emergencia

Un emprendimiento se propuso lograr que los beneficiarios de ayudas sociales usen sus tarjetas de débito para hacer pagos en sus barrios. Para ello, están llevando tecnología para aceptar plásticos a los comercios de zonas vulnerables. En Argentina hay más de 7 millones de cajas de ahorro de ayuda social, con sus respectivas tarjetas

Cerca de la mitad de la población argentina no tiene acceso a los servicios financieros. En los barrios más vulnerables, muchos interactúan por primera vez con el sistema bancario mediante una tarjeta de débito asociada a una cuenta en la que reciben subsidios o asistencias sociales.

Pese a tener un plástico en su poder, la mayoría sigue usando el efectivo porque los comercios de sus comunidades no aceptan pagos electrónicos. Social Pos es un emprendimiento que, precisamente, apunta a popularizar el uso de tarjeta en estos barrios.

Según datos del Banco Central (BCRA), a diciembre 2017 había 7.100.000 de "cajas de ahorro de ayuda social", cada una con su tarjeta de débito. "Nos dimos cuenta de que las tarjetas sociales no se podían usar en la comunidad en la que se reciben por la falta de terminales Pos. Si logramos que la persona pueda gastar el dinero dentro del barrio con su tarjeta y pagarle a un comerciante vecino, esa ayuda social circula en la comunidad", comentó Leonardo Valente, co-fundador de Social Pos, un proyecto que empezó a gestarse en 2013.

Pese a que Valente ganó el premio en ImpaTec del Gobierno de la Ciudad en 2014, a Social Pos le costó varios años más tomar forma. En el transcurso, se sumó Javier Colón, quien desde hace 20 años se dedicada a brindar conexión a Internet en asentamientos (donde la señal celular no llega en buenas condiciones).

"Empezamos a remarla juntos desde fin de 2015. Pensábamos que el 2016 iba a ser más fácil, pero nos frustró mucho cuando nos reunimos con el entonces Secretario de Economía Social de la Nación y no mostró interés. También nos decepcionó Mercado Libre, que vino a buscarnos con una propuesta en la que no compartíamos ni los costos ni los riesgos", recordó Valente.

Finalmente, el BCRA los invitó a ser parte de la Mesa de Innovación Financiera como "start up social". "Ese grupo fue fundamental para que saliéramos adelante, por la cantidad de contactos y por la actitud del BCRA para desarrollar nuevos productos", destacó el emprendedor.

Social Pos trabaja en los barrios para generar confianza tanto en los comerciantes como en los compradores, a fin de que adopten los pagos electrónicos. Una vez que el comerciante lo acepta, Social Pos se ocupa de llevar la conectividad necesaria para procesar las operaciones y el dispositivo Pin Pad (similar al posnet), que permite cobrar con tarjeta e imprimir el comprobante.

"El usuario todavía necesitan v

er ese papelito para tener confianza", dijo Valente. La acreditación del pago se realiza en forma inmediata, ya que la operatoria se hace sobre la tecnología de Pago Electrónico Inmediato (PEI) mediante un acuerdo con Red Link.

Con respecto a los costos, Social Pos no tiene cargos fijos sino que cobra a los comerciantes el 2% de la transacción. Ese porcentaje incluye la conectividad para procesar los pagos y el costo de 0,6% de PEI.

"Es mucho menos de lo que cobrarían Prisma o Mercado Pago para brindar el mismo servicio. Nuestro interés es ayudar a las comunidades y estamos yendo a pérdida por el momento, aunque no descartamos ganar algo de dinero más adelante", señaló Valente.

Social Pos empezó a funcionar efectivamente hace poco más de un mes. Ya tiene presencia en los barrios 1-11-14, 20-21, Celina, Piletones y Zavaleta, donde tienen algo menos de 10 comercios adheridos.

"Sólo en 1-11-14, Social Pos podría beneficiar a un mínimo de 250.000 personas. Entendemos que en el área total de influencia podríamos llegar hasta los 2 millones de vecinos", estimó Valente, cuyo objetivo es tener al menos un comercio cubierto en los barrios de emergencia de la zona sur de la Ciudad y el Gran Buenos Aires.

Actualmente, 15 personas sin dedicación exclusiva trabajan en Social Pos, divididas en dos equipos. Uno está coordinado por Leonardo Valente y se encarga de la cuestión de pagos; el otro, liderado Javier Colón, se dedica a brindar la conectividad. Por ahora, la iniciativa se fondea con capital propio.

Tags relacionados