Inversiones en pesos

En qué activos conviene poner ahorros para ganarle a la inflación

La paz cambiaria abre alternativas para inversiones en moneda local. Desde fondos vinculados al CER para los más conservadores a bonos y acciones, para los más avezados. Estas son las opciones aconsejadas.

La paz cambiaria y la lenta recomposición de reservas por parte del Banco Central (BCRA) cambiaron el eje de atención de los inversores. La clave, a corto plazo, es cubrirse de la inflación que avanza sin pausa a un ritmo de entre tres y cuatro por ciento mensual.

Las miradas están posadas en buena medida en los instrumentos en pesos ajustados por inflación. Ahí señalan los analistas que están las oportunidades para el corto plazo. Y subrayan corto plazo, porque la quietud del tipo de cambio puede perdurar (si se cumplen las proyecciones del equipo económico) o convertirse en un artefacto pronto a detonar.

"Es importante tener en cuenta que el objetivo principal de una cartera de inversión en pesos debe ser minimizar el riesgo nominal. Los últimos meses arrojaron distintas respuestas a la pregunta sobre cual es la mejor forma de indexar los pesos. Mientras que en el cuarto trimestre del año pasado la respuesta apuntaba a dólar linked, desde diciembre la respuesta giró hacia opciones que ajustan por inflación", explica Cristian Brau, Head Portfolio Manager de Grupo SBS. Y aclara: "Ambas alternativas, tanto dólar linked como CER, son opciones que deberán mirar a lo largo de 2021 los inversores moderados porque la historía podría modificarse con el pasar de los meses".

"Estamos viviendo un momento de tranquilidad para el dólar, en virtud de las medidas que está tomando el Gobierno y el escenario internacional con fuerte emisión monetaria. Por ende, las inversiones en pesos sí son una oportunidad dentro de este contexto con vistas al mediano plazo", afirma Diego Demarchi, gerente de Wealth Management en Balanz. Su recomendación para obtener rendimientos atractivos en moneda local: armar carteras de inversión diversificadas y no centrar todo el capital en un solo activo o instrumento de inversión.

"El objetivo de mínima que debe ponerse un inversor para anotar ganancias en 2021 es, básicamente, ganarle a la inflación, ya que si esto no se cumple, quiere decir que se perdió poder de compra", dice, didáctico, José Ignacio Bano, gerente de Research de InvertirOnline. El número al cual hay que ganarle depende de quién esté haciendo las proyecciones. Según el REM estará en torno a un 48 por ciento o 49 por ciento, mientras que algunos analistas afirman que será un poco menos. El ministro de Economía, Martín Guzmán, aspira a que sea un 29 por ciento.

Con tanta dispersión en los diagnósticos, el inversor no puede dormirse en un plazo fijo. El monitoreo constante es clave.

¿El plazo fijo? La alternativa en pesos preferida por muchos argentinos permite obtener 40 por ciento anual de rentabilidad, siendo optimistas. Y con las proyecciones que se manejan eso puede dejar al inversor en rojo. Por otra parte, las tasas de plazo fijo, hoy en cerca de 37 por ciento anual, pueden bajar al momento de la renovación a 30 días.

Estrategia

"El mercado hoy opera bajo expectativas de inflación superiores a la tasa de interés, tal como ha sido en los últimos seis meses. Por eso los activos CER siguen muy demandados buscando esa cobertura para que no se desvaloricen los ahorros", define Diego Gallo, gerente Comercial de Quinquela Fondos pero inmediatamente agrega un dato a tener en cuenta: "Si bien las expectativas de devaluación bajaron también lo ha hecho el costo de cobertura, entonces las opciones de inversión en activos dollar linked siguen siendo atractivas para aquellos que tienen compromisos en moneda extranjera y buscan evitar eventuales desfasajes". Sugiere al inversor, como muchos de sus colegas, que combine fondos tanto ajustados por CER como dollar linked.

Como recomendación para cuidar el valor de los pesos en el corto plazo, Brau apunta al fondo SBS Renta Pesos. "Luce razonable para este objetivo puesto que, con un sesgo importante hacia bonos que ajustan por inflación, no se trata de un fondo puramente CER sino de pesos discrecionales, motivo por el cual la estrategia puede ir adaptándose de acuerdo a las condiciones de mercado".

"Nuestra cartera recomendada para un inversor moderado en pesos apunta a diversificar con renta fija en pesos, 60 por ciento CER y 40 por ciento otros ajustes según el momento del mercado como Badlar o incluso tasa fija actualmente", explica Sabrina Corujo, directora de Portfolio Personal Inversiones (PPI) y suma a la estrategia también algo de FCI ligados al Dólar, preferentemente con una combinación de sintéticos y ON/bonos en dolares

"Las acciones están en valores bajos en dólares y pueden aparecer oportunidades en el sector financiero o energético",  dice Diego Gallo, de Quinquela Fondos. 

Para un inversor más agresivo "podemos modificar un poco las ponderaciones, para sumar renta variable", aconseja Corujo. "Los FCI son un buen activo para diversificar siguiendo como benchmark el Merval, si la posición es de una economía que vaya solucionando sus desequilibrios para recuperarse y normalizarse. No obstante, se debe entender la exposición a la volatilidad que una posición de este tipo podrá traer a la cartera dada la situación local, tanto por el lado económico-financiero como por el político con las elecciones delante", expresa.

Demarchi, de Balanz, hace foco en la necesidad de que todo inversor (no importa su tamaño) se acostumbre a los beneficios de diversificar. "Para un inversor moderado recomendamos una cartera de inversión en pesos que invierta un 30 por ciento en el FCI Balanz Ahorro Pesos, un 30 por ciento en el Balanz Institucional y el 40 por ciento restante en el FCI Balanz dollar linked. De esta manera mantiene una postura conservadora, pero sin perder de vista la apreciación del dólar ni tampoco el aumento del índice de precios".

Para quienes siempre se quedaron tranquilos con el plazo fijo, Marcelo Otermin, Responsable de ICBC Investments Argentina, propone muchas alternativas para que cada inversor encuentre la que va a la horma de sus zapato: desde Letras del Tesoro que pueden ser a descuento (similares a un plazo fijo), ajustables por tasa de pase del Banco Central, ajustables por inflación CER, a obligaciones negociables (usualmente pagan tasa de interés más un spread), títulos públicos ajustables por CER o tipo de cambio (dollar linked), hasta acciones". "Los rendimientos ofrecidos también varían por plazo, pero pensando en plazos no muy superiores al año se puede encontrar 40/43 por ciento en pesos, tasa Badlar más 2/3 por ciento, inflación menos 2/5 por ciento o dólar oficial más -1/1 por ciento", explica el ejecutivo de ICBC.

Su cartera sugerida para una estrategia moderada está compuesta por un 15 por ciento de depósitos a plazo fijo, 10 por ciento del fondo Alpha Ahorro que invierte en instrumentos de renta fija a corto plazo en pesos, 35 por ciento en el Alpha Renta Capital (títulos públicos ajustables por inflación, en dólares y ON), 15 por ciento en el fondo Alpha Renta Capital Pesos y 25 por ciento en el fondo Alpha Acciones.

Subir la vara

Para buscadores de ganancias y sin temor a asumir riesgo Gallo, de Quinquela Fondos, sugiere sumar un porcentaje en Quinquela Infraestructura Argentina, fondo de deuda corporativa de empresas exportadoras en dólares o Quinquela Acciones, que invierte en acciones que actualmente cotizan en valores muy bajos.

"Las acciones están en valores bajos en dólares y pueden aparecer alternativas en sectores particulares como el financiero o el energético que han sido afectados en los últimos meses pero podrían cobrar dinamismo en un escenario de normalización de la actividad económica. En este caso el horizonte de inversión podría ser de dos años o superior, pero con ganancias de capital potenciales que son altas", analiza Gallo.

Otermin también mira las acciones para un inversor en pesos que toma riesgo. "Los precios están muy bajos históricamente y si la economía se encaminara positivamente, tendrían mucho potencial de suba, pero las fluctuaciones son muy elevadas". Para este perfil mas osado sugiere: "La estrategia Dinámica, calculada con un nivel de riesgo elevado, se compone de un 10 por ciento en depósitos a plazo fijo, 5 por ciento en el fondo Alpha Ahorro, 30 por ciento en el fondo Alpha Renta Capital, 5 por ciento en el fondo Alpha Renta Capital Pesos, 30 por ciento en el fondo Alpha Acciones y 20 por ciento en el fondo Alpha Mega que trata de capturar la evolución del índice Merval Argentina".

Para un inversor más arriesgado, la cartera de inversión quedaría colocada con un 30 por ciento en el FCI Balanz Ahorro Pesos, un 30 por ciento en el Balanz Institucional, 20 por ciento en el FCI Balanz Dólar Linked y el 20 por ciento faltante en el FCI Balanz Excalibur Regisseur", dice Demarchi y le marca un mínimo de 12 meses en el calendario a este tipo de inversiones.

Brau, de SBS, también pone sobre la mesa una propuesta con más pimienta. "Nuestro fondo SBS Balanceado, combina exposición a acciones, bonos soberanos en dólares y segmento corporativo. Tres activos que, si bien riesgosos, creemos que exhiben valuaciones que balancean o reflejan estos riesgos mejor que algunos activos en pesos". El SBS Rentabilidad Directa anotó un crecimiento de 96,9 por ciento. El indice Merval subió apenas 235 en pesos en el mismo periodo y el tipo de cambio (tomando como rereferencia el CCL) aumentó 97 por ciento.

También para perfiles agresivos Bano de InvertirOnline hace foco sobre la renta variable: tanto acciones como Cedears. "En este momento las acciones argentinas son de alto riesgo, pero no quiere decir que no se puedan tener como opción en el portafolio, sobre todo en una persona con un perfil agresivo. En ese caso, algunos sectores como los commodities o los más vinculados al sector financiero podrían tener un mejor rendimiento y por supuesto todo lo que es Cedears es más que interesante".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios