Bonos locales amplían su spread contra renta fija de igual calificación

La renta fija argentina ha mostrado una caída abrupta en lo que va del año. En general, la curva soberana local ha mostrado un desplazamiento al alza de más de 200 puntos básicos en este semestre y si bien los mercados emergentes han sufrido salidas de capitales y ampliaciones de spreads de sus bonos, lo que se ha notado fue un castigo desmedido para la Argentina.

 

Tal es así que el spread contra Brasil se ha extendido en más de 170 puntos mientras que si se compara a las tasas de los bonos locales contra sus pares de calificación BB-, el diferencial de tasa puede alcanzar hasta los 150 puntos para la parte corta de la curva y 300 puntos básicos en la parte más larga de la curva.

Gastón Moltrasio, Gerente de inversiones de Southern Trust, destacó que "nuestro país hoy ofrece retornos levemente superiores a países como Ghana, Angola e Irak. La comparación es aún más dramática versus Egipto o Brasil que rinden un 2% menos que nuestros instrumentos soberanos. Incluso surge la comparación respecto a rendimientos observados durante el Gobierno anterior, en los que los bonos largos de Argentina ofrecían retornos similares a los actuales, entre 8,5-9%". Además, Moltrasio señala que la explicación que encontramos es qué si bien la economía Argentina luce en una situación diferente a las africanas, la excesiva dependencia del financiamiento externo junto con la enorme cantidad de deuda colocada en los últimos 2 años la posicionan en una situación de alta vulnerabilidad frente a las oleadas de euforia y pánico que caracterizan a los mercados financieros. En segundo lugar, si bien es exagerado pensar que un bono en la era Macri rinda lo mismo que en la era K, lo que miran los mercados es la dinámica hacia adelante".

Por otro lado, agrega que "según nuestros modelos propietarios los bonos argentinos en base a los precios que ofrecen hoy en el mercado descuentan un 30-35% de que Cambiemos no continúe en el poder. Esta situación es muy distinta a la observada en el 2015, en la que los mercados observaban que tanto Scioli como Macri podían llegar a ser administraciones más amigables con los mercados en contraste con la de la gestión anterior".

Juan Salerno, Gerente de Inversiones Compass Group, considera que la ampliación del spread de los bonos argentinos contra sus comparables de igual calificación tiene que ver con la volatilidad del tipo de cambio. "Creo que sigue siendo consecuencia de la volatilidad que estamos viendo en el mercados de cambios, sumado a un entorno negativo de por sí. La posición técnica de los fondos globales sigue estando por encima de los niveles deseados por los fondos y por ende, hasta que no se limpie dicha posición, va a seguir el derrotero".

Por su parte, Norberto Sosa, Director de Invertir en Bolsa (IEB), entiende que "desde el punto de vista de los inversores institucionales, si bien Argentina ha sido reclasificada el 20 de junio como emergente, esa reclasificación está referida al mundo de las acciones. Desde el punto de vista de la deuda, Argentina no ha dejado de ser incluida en los portafolios emergentes de deuda. De hecho, si se presta atención al EMB, ETF que replica el comportamiento del JPMorgan Emerging Market Bond, Argentina es la tenencia top 19 de 419 bonos, un 0,51%".

Para Sosa, en un escenario en el cual la deuda emergente en general cae, la tendencia a la baja de Argentina es difícil de evitar, salvo que se genere una mejora en la percepción de su calidad crediticia. Ahora bien, desde el punto de vista del inversor persona física, señala que desde fines del año pasado diversos factores los llevaron a reducir la posición. "El impacto de la renta financiera, frente a los bonos brasileños exentos, el aumento de los rendimientos de los bonos del Tesoro de EE.UU. y todos los ruidos locales que comenzaron a emerger desde el 28D han sido argumentos para tomar tal estrategia".

Por último, considera que "a partir de la firma del acuerdo con el FMI Argentina podría mejor su nivel de riesgo. Queda la asignatura pendiente de que el BCRA pueda comenzar a bajar la tasa para morigerar las expectativas. De lo contrario, pese a que el gobierno tenga el compromiso de bajar el gasto, si el enfriamiento de la economía deteriora la recaudación, se complicará el cumplimiento de las metas fiscales".

Tags relacionados
Noticias del día
Banco Central

La base monetaria mostró una contracción de 2,9% en febrero

La base monetaria mostró una contracción de 2,9% en febrero
Analistas señalan que la caída, superior a los $ 72.000 millones, es un reflejo de que la demanda de dinero no se recupera. La colocación de Pases y de Leliq permitió la esterilización de $ 172.000 millones

Juan Pablo Alvarez