Bonos argentinos en la D: son los de mayor spread de tasa y rinden el doble que Irak, Camerún o Pakistán

Los ADR también operan en zona de mínimos. A su vez, mientras se da un contexto de tasas bajas a nivel global, la deuda local muestran las tasas de interés más altas del planeta

Prácticamente todos los activos financieros del mundo se encuentran en máximos históricos. Si hacemos una comparación con los niveles de precios de los bonos y acciones globales y los activos de riesgo local, encontramos que mientras todo el mundo pelea máximos, Argentina esta en zona de mínimos.

Después de un rally imparable, es esperable que en algún momento el mercado global pueda generar una corrección. De ocurrir, y dado que los precios de los bonos y acciones argentinas no rebotaron, dejarían a los activos de riesgo local mal parados frente a un aumento de la volatilidad mundial, y con riesgo de que los precios busquen nuevos mínimos.  

Todo sube en los mercados y los precios de las acciones y de los bonos argentinos claramente no aprovecharon el rally global en el cual nos encontramos.

Wall Street está en máximos históricos. Las acciones de mercados emergentes no solo borraron todas las pérdidas generadas por el coronavirus, si no que además se encuentran operando en niveles récord. Los bonos están en máximos y sus tasas de interés se encuentran en mínimos históricos. Las monedas de mercados emergentes mostraron una fortaleza relativa al dólar a nivel global, mientras que el bitcoin sube 480% desde marzo. Las materias primas también están volando.

Argentinas desacopladas

Observando prácticamente cualquier marco temporal, podríamos ver que los activos argentinos fueron en la dirección opuesta a la que se dirigió el mercado internacional.

Tomando los últimos 6 meses por ejemplo, el selectivo s&p 500 gana 20%, mientras que el índice tecnológico Nasdaq avanza 21,7%. Potenciados por una baja del dólar a nivel global que cayó 6%, los mercados emergentes ganaron 26,7% en seis meses y se ubican cerca de sus máximos de tres años. La baja del dólar también dio impulso a las materias primas. La soja  gana 56% en seis meses, el maíz sube 31% y el trigo 23%. El petróleo por su parte, avanza 48% desde mediados de julio pasado a la fecha.

Los analistas de Quinquela Fondos atribuyeron las causas de semejante recuperacióna que “cerró un año complicado, donde la evolución de la crisis sanitaria marcó el humor de los mercados. La clave pasó por los efectos de la debilidad del dólar, que perdió 8,2% contra el Euro y 6,7% si se lo mide contra una canasta representativa de monedas (Índice DXY)".

"En el último mes del año se profundizó esa tendencia, con retroceso del orden del 2%. La decisión de la Fed  de mantener una política monetaria agresiva, con bajas tasas de interés y sin perspectivas de suba fue un factor clave. En especial porque no se espera que se revierta en el corto plazo. En diciembre esa expectativa se reflejó en el precio de commodities, que aumentaron en promedio 10%, con el oro subiendo 6,2% en el mes y con la soja aumentando 11,7% en 30 días , agregaron.

Nada de esas ganancias en los activos internacionales se refleja en las acciones argentinas. En los últimos 6 meses los Adrs evidencian perdidas significativas.

Las acciones de BBVA Argentina son las que más caen, perdiendo 33%, Grupo Financiero Galicia retrocede 30% e YPF descendió 29%. Le siguen Grupo Supervielle y Loma Negra con 23% y 21% de pérdidas, Edenor (-17%) y TGS (-9%).

En términos generales, mientras el mercado global lucha por alcanzar nuevos máximos, las acciones argentinas se encuentran muy cerca de sus mínimos registrados en marzo pasado. El rebote reciente fue marginal y no permitió alejar al precio de las grandes compañías locales lejos de sus peores niveles desde 2012.

Desde Quinquela Fondos advirtieron sobre los riesgos de un posible ajuste en Wall Street en algún momento del año: “Los principales activos de Estados Unidos siguen en niveles históricos elevados, dando cuenta de una expectativa de éxito para las vacunas y rápida recuperación del nivel de actividad. Si no se logra ese éxito y la crisis sanitaria se extiende, podrían producirse algunas correcciones sectoriales .

El riesgo que genera esta situación es que, de producirse un proceso correctivo en Wall Street, las acciones argentinas se encuentran muy cerca de sus mínimos, pudiendo quedar vulnerables a acoplarse a una eventual debilidad global y con ello ser arrastradas a zona de mínimos previos, e incluso debajo de ellos.

La cuestión central es que, con un nivel de 1400 de riesgo país, argentina queda casi fuera de los flujos de capitales internacionales, y por ello es que los activos no pueden recuperarse ya que no hubo grandes entradas de capitales hacia las acciones argentinas.

Los factores locales que siguen influenciando en los precios de los activos argentinos siguen siendo cuestiones relacionadas con el avance en las negociaciones con el FMI y el avance de la pandemia, con los riesgos asociados al nivel de actividad y números fiscales ante las chances de que el Gobierno se vea obligado a imponer una nueva cuarentena.

Bonos argentinos, últimos en la “D

La fuerte recuperación del mercado de deuda global arrastró a las tasas de interés a niveles de mínimos históricos. Los bonos no ofrecen rendimientos reales considerables a las carteras y pese al reciente rebote en la tasa, aún los precios de los bonos se encuentra en zona de máximos históricos.

Para tener en consideración, los bonos de grado de inversión en EE.UU. rinden 2,6%, siendo esta un mínimo histórico, de igual manera que los bonos de alto rendimiento que rinden 4,2%.

Los bonos de mercados emergentes también operan en máximos y sus tasas en mínimos, en torno al 4,6%, mientras que los bonos más riesgosos del mundo emergente operan con tasas promedio del 5,6%

Al igual que las acciones, los bonos argentinos se encuentran completamente desacoplados de la dinámica global. La deuda argentina rinden 16% en promedio y sus tasas de interés son las más altas del planeta.

Mirando el diferencial de rendimientos de Argentina versus a sus comparables, podemos ver que los bonos de nuestro país son los mas riesgosos del planeta. Para decirle de manera simple, estamos últimos en la “D , siendo esta la última categoría antes del descenso (default).

Salvo por Sri Lanka, que rinde 62 puntos básicos más que los bonos de Argentina, vemos que la deuda local rinde 1089 puntos básicos más que bonos de Mongolia, 1039 pb que Senegal, y 950 pb más que los bonos de Turquía.

Siguiendo con la comparación, los bonos locales rinden más de 800 puntos básicos mas que los bonos de Ghana, Costa Rica, Pakistán, Bielorrusia, Nigeria, Ucrania y Egipto. Respecto de Ecuador, recientemente reestructurado, los bonos argentinos rinden más de 200 puntos básicos más.

Con rendimientos por encima del 16% podemos ver que la deuda de Argentina rinde el doble que Camerún, El Salvador, Pakistán, o Irak.  

Los analistas de Grupo SBS agregaron que “el escenario global mejoró considerablemente para las economías emergentes, tanto por el comienzo de las campañas de vacunación alrededor del mundo como por la continuidad de los estímulos fiscales y monetarios en las economías desarrolladas. Argentina todavía no recupera el acceso al mercado y por eso no logra sacar provecho de condiciones financieras que se mantienen favorables, con tasas de interés en mínimos y amplia liquidez .

Tags relacionados

Compartí tus comentarios