Daniel Marx

"A la denuncia opositora de una bomba económica falta agregarle una solución"

En una entrevista con El Cronista, el director de Quantum Finanzas explica en qué quedó la convocatoria oficial para una comisión asesora sobre la deuda, el papel del FMI y los desafíos más acuciantes de la economía.

Daniel Marx, director de la consultora Quantum Finanzas, es uno de los economistas con más experiencia en materia financiera en la Argentina. Fue director del Banco Central, jefe negociador de la deuda entre 1988 y 1993, y secretario de Finanzas en la Alianza. Propuesto por Sergio Massa para liderar un "comité para el desarrollo del mercado de capitales y seguimiento de la deuda pública", Marx revela que ese comité nunca se formó.

"La deuda indexada es una irresponsabilidad, pero decir que es impagable también"

"Hubo conversaciones iniciales, transmitiendo a la gente del ministerio lo que sentía, presentando personas en el exterior con las que iban a tener interlocución, y explicando cuál era su estructura de pensamiento y decisión. Ahí quedó", afirmó Marx en una entrevista con El Cronista

"Después trabajé de forma informal con gente de la CNV sobre una iniciativa para reglamentar lo que es oferta privada diferenciada de oferta pública en el mercado de capitales y algunas cuestiones tributarias que habría que considerar para evitar superposiciones y promover inversiones", agregó, revelando que esas propuestas no fueron implementadas por las autoridades.

¿Viento de cola? Un asesor de Sergio Massa detalló cómo el mundo ayudará a Argentina y cómo capitalizarlo

-¿Cuál es el gran desafío económico este año?

-Las divisas, la inflación, y poner a la Argentina sobre una base de crecimiento sostenible. Hay vinculación entre ellos y por eso no señalo uno solo.

-La oposición divulgó un comunicado refiriéndose a la deuda en pesos como una "bomba". ¿Esa palabra es correcta para definir el muro de vencimientos que tenemos antes de las elecciones?

-Cuando se habla de economía, siempre hay cuestiones que resolver. Haya o no haya una bomba, me parece que hay un desafío, pero hay distintas maneras de enfrentarlo. En lugar de analizarlo más fríamente, ponerlo en contexto y ver cómo se supera, apareció esta indicación a la que le falta ponerle la solución. Puede haber generado algún tipo de complicación ulterior en lugar de una solución.

-Da la sensación que el FMI ha sido laxo con este Gobierno para que el programa llegue vigente hasta las elecciones. ¿Cómo puede ser el Fondo con el próximo Ejecutivo?

-Acá parece ser toda una cuestión de posicionamiento político. El oficialismo diciendo que el FMI fue muy laxo con el Gobierno anterior, porque le dio un montón de plata; la oposición de ahora diciendo que el FMI es laxo con Argentina por los términos de los nuevos desembolsos, pero parece que eso saca el foco. El foco tiene que estar principalmente en las responsabilidades que tienen las autoridades y la dirigencia argentina para llevar adelante un programa económico. El FMI acompañará o no con la financiación. Ya lo tenemos metido adentro, ahora hay que ver cómo se sale del FMI. Y eso depende de restaurar el crédito de la Argentina y de cómo el país enfrente sus propios problemas, no tanto si el FMI es laxo o no.

-¿El FMI es un chivo expiatorio de las autoridades para no hacerse cargo de su responsabilidad económica?

-No sé si sólo de las autoridades. Si se hiciese alguien cargo, hiciera un diagnóstico y cuáles son las decisiones que aporta, ahí trataríamos de convencer al FMI o no. En definitiva, es convencerlo en el corto plazo, pero tratar de sacarse al FMI en el mediano y largo.

-Sergio Massa asumió en un escenario crítico, en julio pasado se disparó la inflación, los dólares financieros. ¿Cómo evalúa su gestión?

-El escenario que se veía cuando asumió, que era de colapso inminente, se superó. Eso no significa que estén superados los problemas profundos. Eso es lo que queda pendiente. Está metido dentro de un año electoral, pero los temas del día a día de la economía en Argentina no deberían posponerse a esperar un resultado electoral. La economía debería funcionar de manera mejor que la actual.

-Los dólares financieros, MEP y CCL, operaron con calma en las últimas semanas, pese al súper dólar global y la caída de reservas del BCRA. ¿Qué puede pasar en marzo?

-El análisis nos da que el tipo de cambio implícito en ese dólar MEP ajustado por inflación, tomando alguna paridad de poder adquisitivo, es relativamente caro frente a la historia. Y esto se explica no sólo el fortalecimiento del dólar en el mundo, sino también por lo que es el costo de una prima de incertidumbre asignada a la Argentina y por eso hay gente dispuesta a pagar por ese seguro o refugio. Aparte tenemos los efectos del cepo que de alguna manera exacerban las conductas. Estamos notando que hay en ese mercado factores que lo pueden afectar en marzo: uno de ellos es si los problemas se van a ir superando y Argentina se convierte en un lugar atractivo para inversiones o no. Si fuese el caso de que sea atractivo, ahí aumentaría la oferta.

-En ese contexto, ¿cuál será el objetivo del BCRA en un año electoral?

-El Gobierno demostró en los últimos meses que seguirá manteniendo el control de cambios, pero que a su vez lo está manejando con algún grado de pragmatismo de corto plazo: tipos de cambio especiales, por producto o concepto, y con algunas derivaciones tributarias también incluidas. Ese es el caso base a esperar este año, acompañando el oficial de pizarra a lo que puede ser más o menos la evolución de los precios.

Temas relacionados
Más noticias de FMI

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés