Efecto colateral

La tasa americana se desploma, pero el alto riesgo país blinda a la Argentina

La tasa americana opera en mínimos de febrero, debajo de 1,3%. La menor tasa no beneficia a la deuda argentina aunque el riesgo país torna indiferente al movimiento del bono a 10 años del Tesoro americano.

La tasa del bono del Tesoro norteamericano a 10 años opera en su menor en cuatro meses. La tasa cae por una estrategia de cobertura, en un contexto de caída de acciones, junto con datos económicos menos solidos, lo cual podría hacer que la Fed siga siendo laxa en el futuro. 

Pese a la baja actual, los analistas esperan que la tasa se ubique en niveles más elevados, y si bien ello podría representa un riesgo para los bonos locales, el hecho de que el riesgo país este en niveles de 1600 puntos, "blinda" al país de los riesgos financieros globales. 

Es que ya con la menor tasa global actual, los bono locales siguen sin poder recuperarse. Ni el fuerte ajuste bajista en la tasa americana recientemente, que pasó de 1,75% a 1,3% pudo ser aprovechada.

La tasa americana se desplomó a 1,26% el jueves debido a la fuerte caida en las acciones. Por otro lado, datos recientes menos solidos generaron dudas sobre las perspectivas y un anticipo de que la Fed podría seguir siendo laxa en el futuro.  

Las últimas cifras del nivel de actividad mostraron que el crecimiento en el sector de servicios de la economía se desaceleró más de lo esperado en junio desde un nivel récord el mes anterior.

El índice de compras de gerentes de servicios de ISM se situó en el 60,1% en junio, más lento que el 63,5% esperado. El PMI de servicios registró por última vez un récord del 64% en mayo.

Por esta razón, las tasas de los bonos del Tesoro americano apuntaron a la baja, operando en 1,35%, siendo su menor nivel desde febrero.

"Todo eso parece implicar que quizás no solo la inflación fue transitoria, sino que quizás parte del crecimiento ha sido transitorio", dijo a CNBC Kathy Jones, estratega en jefe de renta fija del gigante de inversiones Schwab.

Es decir, un mal dato económico permite especular que la Fed va a seguir siendo laxa en su política monetaria y por lo tanto, bajan los rendimientos.

El mercado especula con que la Fed comience a subir la tasa de interés a partir de 2022 gracias a que la recuperación económica alentó a un contexto de mayor inflación en los últimos meses a partir de la salida de la pandemia y la reapertura económica.

Hay un debate hoy en día sobre si la mayor inflación actual en EEUU es de carácter transitorio como sospecha la Fed o si es estructural como especula parte del mercado.

Diego Martínez Burzaco, head de estrategia de Inviu considera que, a estos precios y niveles de tasa, el mercado no está incorporado del todo los riesgos de que estemos en presencia de una inflación más permanente que transitoria.

"Creo que el mercado sigue comprando la idea de la Fed sobre el hecho de que la inflación luce transitoria. El último dato de inflación, si bien fue más alto de lo esperado, hubo algunos efectos de transitoriedad. De todas formas, creo que hay una gran subestimación de que una parte no menor de esta inflación podría ser más permanente que transitoria y ello no está priceado en la tasa de 10 años actualmente", señaló.

¿Una tasa de 10 años en 2,5%?

Por otro lado, la caída de las acciones el jueves empujó a los inversores a tomar una postura de mayor cautela y buscar refugio en los bonos del Tesoro americano, lo que típicamente se conoce como "fly to quality" o salto a la calidad".

Sin embargo, analistas siguen esperando que la tasa se ubique en niveles más elevados. 

Pese a la baja actual, parte del mercado especula con que la tasa americana pueda ubicarse en niveles mas elevados que en los niveles de hoy. Entre ellos se encuentra el prestigioso Instituto Internacional de Finanzas (IIF) que espera que la 10Y se ubique en 2,5% para finales de año.

"Vemos la evolución del rendimiento a 10 años en gran parte como una función de datos económicos mejor de lo esperado. Todavía vemos espacio para que el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años suba sustancialmente este año, y nuestro objetivo de fin de año se mantiene en el 2,5%", advirtieron desde el IIF.

Nicolás Max, head de asset management de Criteria estima que las tasas a fin de año deberían ubicarse en niveles por encima de los valores actuales

"Estamos trabajando con una previsión de tasa de 10 años por encima de los niveles actuales pero inferior al 2% para fin de año. Probablemente en la zona de 1,8% y 1,7%", dijo.

Rodrigo Benítez, economista jefe de Quinquela Fondos detalló que se espera que la tasa americana suba de manera escalonada, llegando al 2,5% en 2023.

"La Reserva Federal ha sostenido su postura de no generar modificaciones en los tipos de interés hasta 2023. La fuerte recuperación económica que se ha dado en Estados Unidos a partir de los resultados de las campañas de vacunación son un atractivo para los flujos de inversión. En ese marco, se espera que las tasas de interés de los bonos a 10 años vayan subiendo de manera más gradual hacia 2023. En nuestro escenario base que los valores mencionados de 2,5% se observen recién en 2023", explicó.

El mayor riesgo de que la suba de tasas se acelere, es que se den condiciones para que la Fed tenga que ser cada vez menos laxa. 

Dado que la Fed tiene un objetivo dual de pleno empleo e inflación de largo plazo del 2%, cualquier signo que apunte a que ambos objetivos están completos, podrían iniciar un ciclo de especulación de suba de tasas.

Martínez Burzaco considera que, si comienza a darse alguna percepción de que la Fed podría cambiar su sesgo hacia una postura más restrictiva debido a un escenario de inflación más permanente, ello podría generar volatilidad en las tasas de interés.

"Creo que hay que tener bastante cautela en este momento ya que estamos en niveles bajos de tasas de interés y la sensibilidad de un cambio del mercado respecto de la inflación y la política monetaria de la Fed podría ser muy grande y que la tasa podría apuntar al 2% para fin de año", estimo Martínez Burzaco.

Impacto en Argentina.

Un contexto de suba de tasas podría generar un contexto mas desafiante para la renta fija global y emergentes en particular, siendo Argentina parte de ese universo.

Sin embargo, el riesgo país tan alto como el de la Argentina, podría ser un blindaje para que los activos locales no sufran tanto ante un escenario alcista en las tasas de interés.

Se observa que pese a la menor tasa global actual, los bono locales siguen sin poder recuperarse. 

Es decir, ni el fuerte ajuste bajista en la tasa americana recientemente, que pasó de 1,75% a 1,3%  pudo ser aprovechada por los locales. La debilidad manifiesta se observa claramente en el riesgo país, que otra vez volvió a superar los 1.600 puntos.,

Por lo tanto, y de modo contrario, una tasa mas elevada podría no ser una amenaza a los bonos.  

Martin Saud, senior trader de Balanz espera que la tasa podría estar debajo del 2% a fin de año a la vez que sí considera que un el avance hasta dicho nivel podría impactar negativamente en la Argentina.

"No vemos que para fin de año la tasa americana este en 2,5%, de hecho, consideramos que llegará a un valor debajo del 2% a menos que la inflación en los EE.UU. se acelere. Si esto llegara a suceder, el impacto en los bonos argentinos va a ser bastante negativo, como bien vimos en situaciones anteriores, estos movimientos repercuten en la Argentina más que a otros países", afirmó Saud.

En cambio, Nicolás Max, de Criteria afirma que con un riesgo país en niveles de 1500 puntos, el impacto seria limitado sobre los activos argentinos.

"El impacto en Argentina no debería ser muy grande si sube la tasa americana. Con 1500 de spread, Argentina es una historia idiosincrática que, de tasas internacionales, sobre todo si las tasas globales se mantienen en un rango conocido y estable", afirmó Max.

Finalmente, Rodrigo Benítez, economista jefe de Quinquela Fondos se encuentra más alineado con Max y remarcó que para la Argentina hoy el contexto externo se reduce al precio de commodities, porque los mercados de deuda todavía están cerrados.

"Para la definición del precio de los bonos locales, por ahora es más relevante la evolución de las expectativas de pago, que el nivel de la tasa del Tesoro. Si bien una tasa alta incrementa el costo de oportunidad y reduce los flujos hacia emergentes, por ahora esos flujos no llegan a los bonos locales. Recién a partir del segundo trimestre del año próximo y si se logra un acuerdo razonable con el FMI y el CDP, podemos empezar a pensar en reconstruir una curva de deuda en dólares mediante operaciones en os tramos más cortos", anticipó.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios