Rumbo a las elecciones

Mejoran las acciones, pero caen los bonos: ¿qué mercado se equivoca?

Las acciones rebotan pero los bonos siguen en mínimos. Los inversores prefieren activos de capitales privados en vez de apostar a un rally con los bonos.

Hay una notable disociación entre la dinámica que muestran los bonos y las acciones en las últimas semanas. Las primeras suben y ya se ubican en valores cercanos a los máximos evidenciados tras el rally del lunes posterior a las PASO. En cambio, la deuda explorando nuevos mínimos.

Ese desacople lleva a pensar que algún mercado está equivocado. O las acciones están caras o los bonos están baratos, ambos en términos relativos. 

La deuda argentina acumula una caída del 12% desde el pico post PASO y esta semana alcanzó un nuevo mínimo. En cambio, el S&P Merval medido en dólares (CCL) ya rebotó 10,5% desde los mínimos que tocaron a fines de septiembre.

Dado que son activos con distintas características y distintas volatilidades, es esperable que tengan un comportamiento dispar en cuanto a sus movimientos porcentuales. Pero también cabría esperarse que mantengan una tendencia similar, algo que no está ocurriendo.

Lo que se observó en las últimas semanas, en cambio, es una tendencia diametralmente opuesta entre ambos mercados.

Pedro Siaba Serrate, estratega de Portfolio Personal Inversiones (PPI), dice que efectivamente hay una bifurcación entre la dinámica que se observa en los bonos y en las acciones. "A partir de esta bifurcación, el spread relativo entre el Merval en dólares y los Globales argentinos alcanzó un máximo este lunes", sostuvo.

A la hora de explicar este fenómeno, Siaba Serrate observa dos posibles causas. "La primera, y la más sencilla, es la diferencia de crédito, donde una empresa podría aprovechar mejor y más rápido un cambio de condiciones macro, mientras que los bonos soberanos responden a un problema más difícil de resolver", comentó.

Pero el estratega de PPI marcó también otra explicación, relacionada con una cuestión de sensibilidad de quienes participan dentro de este juego. "El inversor agresivo que quiere apostar por un escenario optimista encuentra un upside potencial de mayor magnitud en las acciones del Merval que en los Globales. De largo plazo, más allá de estas diferencias actuales, ambos están atados a la suerte del país", afirmó.

En cuanto a las acciones, en el último mes se ha visto un rally importante en Vista Oil, que sube 55%, y en Central Puerto, con ganancias de 33%. También avanzaron con fuerza Tenaris (+19,5%), Pampa (18,7%), Cresud (16,7%), TGS (15,3%), IRSA (13,6%) y Despegar (11%). 

A diferencia del rally previo a las PASO, el sector financiero no es protagonista en esta recuperación ya que opera con ganancias promedio del 4%, mientras que YPF y MercadoLibre siguen bajo presión, con bajas respectivas de 12,5% y 6,7%.

Diego Martínez Burzaco, head de estrategia de Inviu, entiende que la divergencia entre bonos y acciones tiene que ver puramente con el trade electoral.

"El inversor apuesta a ser socio al capital privado y ve mayor upsde en acciones en este pequeño rally del S&P Merval. Los bonos son la contracara de un Tesoro que se debilita fiscalmente y de falta de credibilidad del Gobierno y de un acuerdo (con el FMI). De mediano plazo es insostenible que esta divergencia continúe, es decir que las acciones puedan subir sin una recuperación de los bonos. Sabemos que los bonos son los que suelen empujar a los activos de riesgo en una primera instancia, por los volúmenes que manejan", dijo el estratega de Inviu.

Un sobre castigo en la deuda

Desde el pico alcanzado tras el lunes posterior a las PASO, los bonos acumulan caídas del 12% en promedio y alcanzaron su nivel más bajo desde fines de junio.

Desde el resultado de la elección, han tenido una fuerte tendencia bajista y la pérdida de paridad de los bonos ha sido la más acelerada desde febrero de 2020, con un selloff muy fuerte.

Es cierto que el contexto global se tornó mas desafiante en el último mes debido a que las tasas estadounidenses se han desplazado al alza, con la 10Y subiendo por encima de 1,55%. Sin embargo, no se ve una caída semejante en países de la región o de riesgo crediticio similar.

Juan Manuel Franco, economista de Grupo SBS, explicó que en las ruedas posteriores a las PASO, tanto bonos como acciones corrigieron luego de la suba inicial. Fue en respuesta a la incertidumbre que ocasionó, entre los inversores, la perspectiva de que los desequilibrios macro pudieran acentuarse.

Luego de algunas ruedas de corrección, ciertas acciones comenzaron a tener un buen desempeño, algo que marcaría cierto optimismo con respecto a empresas de determinados sectores.

Para Franco, lo que podría motivar esto es el hecho de que el mercado podría estar teniendo alguna expectativa positiva con respecto a algún potencial plan de estabilización que implicara, por ejemplo, un menor grado de regulaciones en el marco de un programa con el FMI.

Sin embargo, el economista de Grupo SBS advirtió que aún no existe nada concreto en ese sentido por lo que el mercado de renta variable sigue moviéndose por expectativas.

Con relación a los bonos en dólares, la historia fue otra dado que permanecen muy castigados pese a que se recuperaron algo desde sus mínimos post PASO.

"En el caso de los bonos, tenemos que considerar también la posición técnica dado que muchos tenedores de los mismos vienen teniendo grandes pérdidas y ante una mejora en las paridades optan por vender sus tenencias, lo que puede ejercer presión a la baja cuando llegan a determinados precios. De todas formas, eso no fue lo que ocurrió post PASO, sino que los inversores parecieran estar más focalizados en la potencial profundización de desequilibrios de corto plazo", dijo.

Historia versus actualidad

Dado el contexto electoral, hay una tendencia del mercado a analizar la historia para compararla con la actualidad. A través de ese cotejo, se busca analizar cómo se está comportando el mercado, y más importante aún, cómo podría comportarse en el futuro.

Dadas las condiciones políticas, el caso de comparación más cercano es el de las elecciones de 2013. 

Julio Calcagnino y Maximiliano Bagilet, de TSA Bursátil del Grupo Transatlántica, apelaron a la dinámica de 2013 como reflejo de lo que ocurre en la actualidad y verificaron que, efectivamente, no hay demanda por la deuda en dólares de Argentina.

"Tomando como referencia las elecciones de 2013, los movimientos del S&P Merval en dólares (CCL) desde el 28 de junio a la rueda previa a las PASO arrojaron casi un +8%, mientras que los bonos largos en dólares se revalorizaron en torno a un 20%. Luego, a partir de las PASO hasta la rueda anterior a las generales, el alza en equity fue de un 41,4%, mientras que en bonos fue de 11,8%. El instrumento preferido para captar apuestas electorales fue la renta variable", recordaron.

Sin embargo, advirtieron que, en 2021, el rally inicial entre que comenzaron a fluir encuestas y la previa a las PASO fue de 4,72% en bonos y 14,11% en el Merval. Y desde este punto hasta la actualidad los bonos caen 1,14% y la bolsa porteña  medida en CCL avanza 3,43%.

"Efectivamente, por ahora no se verificó el interés inicial en la renta fija. Creemos que detrás de esto podría estar el hecho de que los rendimientos de los bonos no reflejan tanto ´riesgo sistemático´, sino que cargan principalmente ´riesgo sector público´, y nos remitimos a observar los diferenciales entre bonos y obligaciones negociables. Puede existir valor en bonos, pero hasta que Argentina no se acomode políticamente y macroeconómicamente (vía FMI), las yields van a seguir en estos niveles", comentaron. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios