Inversiones

Suben las expectativas de inflación en EE.UU.: cómo protegerse vía Cedear

La expectativa de aumento de precios de la mayor economía del mundo a 5 años supera el 2,5% y es la más alta en 10 años. Los inversores deben tomar mayores riesgos para obtener rendimientos reales positivos.

Con el proceso de vacunación en marcha y la aprobación del paquete de estímulo fiscal, Estados Unidos comienza a ver cada vez más nítida la salida de la crisis económica global que provocó la pandemia. Esta perspectiva, sumada a la significativa expansión monetaria del último año podrían recalentar a la economía y hacer que suban los precios de la economía real.   

Las expectativas inflacionarias en Estados Unidos están subiendo y esto genera un contexto más adverso para las inversiones, ya que obliga a los ahorristas a tener que tomar riesgo para no perder contra la suba de los precios. 

Mirando la métrica a 5 años entre la inflación y la tasa de interés de los bonos del tesoro estadounidense, la expectativa de inflación alcanza 2,51%, su mayor nivel en más de 10 años. En 2011 la expectativa de inflación se ubicaba en 2,45% mientras Estados Unidos salía de la crisis de 2008.

La suba de tasas ha generado una mayor tensión en los mercados financieros dado que la tasa de interés de los bonos del tesoro norteamericano se empezaron a desplazar al alza con fuerza a lo largo del 2021. Desde que comenzó el año, el rendimiento del bono a 10 años de Estados Unidos pasó de 0,9% a 1,6%.

Una suba de tasas implica una caída de los bonos norteamericanos y tiende a generar volatilidad en el resto del mercado global de bonos así como también en el de las acciones, que se contagian de la volatilidad. Además, una suba de tasas también hace que el valor actual de las compañías sea menor y por lo tanto caigan el precio de las acciones.

Gastón Sempere, estratega de First Mariva, señala que las mayores expectativas inflacionarias se encuentran generando un desplazamiento al alza de los rendimientos en los bonos del tesoro norteamericano.

"La suba en los rendimientos nominales de los bonos del tesoro de EE.UU. se deben a un aumento de expectativas de crecimiento e inflación. Se espera que la recuperación económica por la distribución de vacunas en Estados Unidos y el plan de estímulo fiscal de Biden impulsen una sólida generación de empleo que, al llegar al nivel de pleno empleo, comience a generar mejoras en los salarios y presiones inflacionarias, que a su vez se traducirían en mayores rendimientos de los bonos del tesoro", dijo el especialista.

Como protegerse

El problema de la suba de la inflación es que le pone una vara más alta a los inversores, que se ven obligados a generar rendimientos anuales por encima de la suba de los precios. Las bajas tasas de interés de la deuda global, por su parte, los obliga a tener que arriesgar aún más sus carteras para poder obtener rendimientos reales positivos. Es decir, lleva a que los inversores tengan que tener una postura más agresiva en sus decisiones de inversión para no perder contra la inflación.

En este escenario, resulta clave que el inversor pueda posicionarse en activos que le ofrezcan rendimientos reales positivos para cubrirse contra la suba de los precios.

Martín Saud, senior trader de Balanz, explicó que las expectativas de inflación en Estados Unidos están subiendo y las acciones en general han mostrado, a lo largo del tiempo, ser una buena cobertura en el largo plazo. Además, remarcó que una variable a tener en cuenta es el análisis de los sectores que mejor cubren la inflación.

"Vemos que empresas relacionadas al oro, al petróleo y a la producción de commodities son las que mejor cubren la inflación. También empresas cuyos bienes y servicios tienen una demanda inelástica, como por ejemplo productos farmacéuticos ya que la gente no deja de consumirlos por suba de precios. Cabe aclarar que con el oro hay que tener cuidado por si sube la tasa" dijo Saud.

Manuel Carpintero, portfolio manager de Nash Inversiones, destacó que un contexto de mayor inflación implica, lógicamente, mayor pérdida en términos reales para quienes están en cash. Es decir, quienes no invierten. Es por ello que dice que este contexto obliga a buscar alternativas de cobertura para evitar que se deprecie el capital.

"Creemos que invertir en acciones puede ser una buena opción para aquellos inversores con horizontes de inversión mayores a tres a cuatro años. En un contexto de suba de expectativas de inflación, evitaría tener demasiada renta fija. Desde Argentina, con Cedear un inversor podría acceder a esta inversión. Hoy favorecería sectores cíclicos que acompañen el crecimiento de la actividad como los industriales, financieros y energía, evitando el sector tecnológico, básicamente por la alta valuación relativa y por posible mayor impacto ante suba de tasas", afirmó.

El oro como cobertura

Una de las opciones que suele evidenciar una buena dinámica alcista en momentos de elevada inflación es el oro. Este activo suele ofrecer rendimientos reales positivos y funcionar como cobertura cuando suben los precios de la economía real. Por ello, analistas aconsejan invertir en el metal en momentos como el actual, anticipando la dinámica alcista futura de la inflación.

Los analistas de Cohen explicaron que el oro constituye, desde los inicios de la historia, un refugio de valor en tiempos de incertidumbre.

"La cotización del oro se despierta cuando surgen temores de tragedias tales como guerras o inflación elevada. El experimento de tasas negativas en gran parte del mundo desarrollado, como Europa y Japón, junto con los enormes paquetes de emisión monetaria y estímulos fiscales que están aplicando las principales economías, logran el efecto deseado de recuperación económica en el mediano plazo. No obstante, la dinámica que tomarán los precios en el futuro es incierta, y bien podríamos dirigirnos a un contexto de inflación elevada, lo cual sería sumamente alcista para el oro", comentaron desde Cohen.

Desde la compañía diseñaron una cartera que busca replicar con la mayor fidelidad posible al ETF VanEck Vectors Gold Miners (GDX) y destacaron que la cartera para cubrirse contra el oro con Cedear de acciones mineras se puede construir con menos de $ 10.000 y su recomendación es que no explique más de 5% de la posición total de acciones.

En función de la cartera diseñada por los analistas de Cohen, el 35,3% esta invertida en el Cedear de Barrick Gold, un 33,7% en Newmont, un 15,4% en Yamana Gold y un 15,5% en Harmony Gold Mining.

"La combinación ´Cedear G´ rindió 20% en dólares desde inicios de 2020 hasta la actualidad. No obstante, se encuentra corrigiendo a la baja un 22% en los últimos seis meses, coincidentes con el rally de los mercados por el fin de la pandemia y la vuelta al crecimiento. Se trata de una cartera que permite disfrutar del mercado alcista, con la tranquilidad que brinda saber que estamos cubiertos con activos que compensarán parte de las bajas cuando el panorama se vuelva a tornar incierto. Se trata de una cartera que permite disfrutar del mercado alcista, con la tranquilidad que brinda saber que estamos cubiertos con activos que compensarán parte de las bajas cuando el panorama se vuelva a tornar incierto", dijeron los analistas de Cohen.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios