Financiamiento

Advierten cuello de botella de vencimientos de deuda con CER antes de las elecciones

Según un informe de Quantum, los pasivos que siguen a la inflación se incrementaron 41% en el último año. El período julio-septiembre está cargado de vencimientos.

El combo de un Gobierno que necesita cubrir con recursos del mercado de capitales el 40% del déficit fiscal e inversores que se han vuelto más exigentes frente al recalentamiento de la inflación, está dando como resultado un incremento progresivo de las colocaciones de bonos en pesos que ajustan por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER).

Según un estudio de la consultora Quantum Finanzas, la deuda en moneda de doméstica que tiene hoy el Gobierno ajustada por CER viene creciendo al 41% anual durante el último año (tomando como referencia abril 2020 versus abril 2021).

De esta forma, los bonos y letras ajustados por inflación representan hoy un 55% de la deuda en pesos del Tesoro. 

La relación a finales de 2019, cuando se dio el cambio de Gobierno, llegaba al 34%

Asimismo, la deuda en moneda doméstica representa un poco menos del 30% del total de los pasivos del Tesoro, según mencionó Fernando Baer, economista senior de Quantum

Cabe destacar que la deuda bruta de la Administración Central supera los u$s 334.861 millones.

El ex ministro de Economía de Cambiemos Alfonso Prat Gay se había referido a esta dinámica hace algunas semanas, cuando escribió en un tweet: "El ministro no debería subestimar la deuda en pesos: en su gran mayoría ajusta por inflación (55%) y es la que más rápido crece en dólares, a pesar del atraso tarifario. Esta deuda en CER casi se duplicó en el período (de u$s 24 mil millones a u$s 43 mil millones)".

Quantum considera que el Gobierno enfrenta un "dilema", que viene dado por su intención de influir sobre las expectativas de inflación a través de un conjunto de políticas, incluyendo la tasa de interés, y "la realidad".

"Esto lo lleva a recalibrar esa estrategia para poder cumplir con otro de sus objetivos que es minimizar la emisión monetaria para cubrir las necesidades financieras. Subir la tasa de interés, ofrecer instrumentos a menor plazo y ajustables por inflación muestra su preocupación por mantener cierto control del financiamiento monetario de sus necesidades de caja", destacaron.

De cara a lo que viene, Quantum cree que al Gobierno aún le falta atravesar un período particularmente desafiante en materia de deuda en pesos y es aquel que va del séptimo al noveno mes de este año.

"El período julio-septiembre es demandante de financiamiento teniendo en cuenta los vencimientos de la deuda en pesos. El promedio mensual para esos meses asciende a $ 346.000 millones, de los cuales más del 50% corresponde a deuda ajustable por CER", sostuvieron en la consultora.

Durante abril, el Gobierno afrontó vencimientos de capital e intereses por $ 246.000 millones y logró financiamiento neto por $148.800 millones. 

No obstante, tuvo que transpirar, ya que en las dos primeras licitaciones consiguió apenas el 50% de lo necesario. Desde ese momento y en las licitaciones siguientes tuvo que adaptar las condiciones.

Sin embargo, el arma clave sigue siendo emitir letras o bonos ajustados por CER, que son los instrumentos más demandados, incluso pese a algún resquemor que se dio luego de que trascendiera información periodística que indicaba que el Gobierno estaba enojado con la actual conducción del Indec.

Esta preferencia por títulos atados a los precios se ve también en el buen andar que tienen en el mercado secundario.

Incluso después de los trascendidos acerca del Indec, importantes entidades del sector financiero como Delphos Investment, Consultatio, Cohen Aliados Financieros y Banco Industrial participaron de un webinar la semana pasada en el cual todos coincidieron que la curva CER sigue siendo la más atractiva.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios