Una consultora de inversión de EE.UU. prevé valores récord para el "contado con liqui"

Es por el temor a una profundización del cepo. Los inversores se refugian en la compra de dólares a través de bonos ante la depreciación del peso.

El costo de los inversores argentinos para comprar dólares a través del mercado de bonos (una operación que se conoce como "contado con liqui") crecerá a niveles récord para fin de año ante el temor de que el gobierno de Cristina Kirchner implemente nuevas medidas para dificultar aún más el acceso a la moneda extranjera tras las elecciones legislativas del pasado domingo.

Según un estudio de la consultora BancTrust & Co, con sede en Nueva York, en el mercado del "contado con liqui", en el cual los inversores obtienen dólares cambiando activos denominados en pesos por bonos en moneda extranjera, el peso se depreció hasta un 10%, a $ 9,26 por dólar, en los últimos tres meses.

Esto supera el 6,7% de depreciación del peso en el mercado oficial en el mismo lapso, el mayor entre las monedas de los mercados emergentes después del colapso de la rupia indonesia, según detalla un cable de Bloomberg.

El incremento en la demanda de dólares surge ante la especulación de que el Gobierno reforzaría los controles cambiarios después de las elecciones legislativas, ante la necesidad de resguardar al Banco Central de seguir eliminando reservas sin tener que perder votos.

Después de ganar la reelección en octubre de 2011, Cristina ordenó a los exportadores repatriar las ganancias obtenidas en el país, prohibió la compra de dólares como ahorro y golpeó a la población con una tasa del 20% sobe los gastos de tarjetas de crédito para compras en el exterior.

Según BancTrust, el peso se debilitará a entre 10,5 y 11 pesos por dólar para fin de año en función del índice de acciones líderes.

“El gobierno está en un callejón sin salida debido a que estas distorsiones crecientes son difíciles de desmontar”, dijo Hernan Yellati, jefe de investigación de BancTrust. “Esto requerirá un amplio paquete de medidas que tengan un impacto significativo en la confianza que probablemente sólo vendrá con el próximo gobierno en 2016”.

Tags relacionados