Tres puntos que pueden complicar la llegada de las Transferencias 3.0

Todos los actores del sector financiero festejaron la llegada de la interoperabilidad en poco más de un mes. ciertos puntos encendieron las alarmas de nuevas fricciones entre las partes involucradas

Aunque el anuncio de un nuevo sistema interoperable de pagos fue bien recibido en el sistema financiero la semana pasada, existen algunos "cabos sueltos" que pueden generar fricciones de cara a su implementación.

El Directorio del Banco Central (BCRA) aprobó el jueves la creación de un nuevo marco regulatorio para el uso de un nuevo QR interoprable, que apunta a masificar el uso de los pagos digitales y limitar el reinado del cash. En su armado trabajaron en forma conjunta representantes de bancos, fintech, tarjetas de crédito, cámaras compensadoras y procesadoras de pago durante meses.

Tras conocerse la normativa oficial todos los actores manifestaron su acuerdo e incluso algunos celebraron la medida. Fundamentalmente, la interoperabilidad es una característica bienvenida por todas las partes: va a permitir que tanto cuentas bancarias como de billeteras virtuales interactúen para realizar pagos. Los usuarios podrán operar tanto con tarjetas de débito, códigos QR, cuenta DNI, botón de pago o biometría, sin ningún tipo de costo.

"Estamos muy satisfechos por esta normativa liderada por el BCRA y agradecidos con la institución por habernos convocado para colaborar activamente como cámara sumando nuestra perspectiva y nuestras recomendaciones. El programa de Transferencias 3.0 marcará seguramente un hito dentro de la evolución de nuestro país hacia una economía digital más inclusiva, más accesible y más transparente", afirmaron en la Cámara Argentina de Fintech.

La norma establece al 7 de diciembre como fecha de arranque. Pero muchos dudan que se pueda cumplir con el plazo que marcó el Central. "Todavía necesita un análisis, no hay un panorama completo de cómo va ser. Estamos analizando la norma para ver cómo será la implementación para ver si llegamos a la fecha", dijo un ejecutivo de un importante player del mundo de los pagos.

La duda es justamente cómo van a trabajar las cámaras compensadoras en el poco más de un mes que resta para abrir su infraestructura y permitir más adelante que se sumen todos los jugadores.

Otro de los puntos que despertó dudas es el caso de las tarjetas de débito. El programa busca ser competitivo para los comercios y por eso, fijó comisiones con un tope 0,8% para los negocios más grandes. Esto, sumado a la instantaneidad de la acreditación de los saldos, deja poco espacio para la intermediación financiera.

Es que en el sistema actual, se debita de la cuenta y el operador de la tarjeta luego lo acredita en el comercio. Esa operación puede demorar hasta 48 horas y rigen reglas de control de fraude, por lo que la operación puede ser reversada y no se acredita el importe al comercio.

En tanto, con el nuevo sistema se puede utilizar la tarjeta de débito para hacer la operación a través del sistema de transferencias inmediatas. En este caso, el comercio recibe en forma inmediata la acreditación y no es reversible, igualando el pago en efectivo. Esta opción que tiene el comercio de routear el pago por autopistas alternativas se conoce en el mundo como merchant routing.

Como podría leerse que esto perjudica el negocio de las tarjetas, fuentes del BCRA aclararon: "En ningún momento se utilizan redes de un sistema en beneficio del otro, todo lo contrario, abre una competencia entre dos sistemas de pagos que deben redundar en beneficio de clientes y comercios y que está vigente en varios países como los EE.UU. y Australia".

El último punto que llama la atención es que la norma del BCRA llegó un día después del anuncio de Mercado Pago, el principal de captador de comercios mediante su código QR, de que comenzará a cobrar a partir de hoy el impuesto a los créditos y débitos a aquellos usuarios de la app que quieran hacer transferencias a cuentas bancarias.

Una posible lectura, es que la fintech de Galperín hizo uso de esta herramienta impositiva para desalentar la salida de fondos de su propio ecosistema. Esto llamó la atención del resto de sus competidores fintech, que pedirán una reunión a la AFIP para entender sus implicancias.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios