Tipo de cambio unificado: caería casi 70% demanda de divisas para turismo con un dólar a $ 14

En la City sostienen que serían u$s 3000 millones en 2016 en lugar de los u$s 9000 millones de 2015 y que eso le daría mayor margen aún al Gobierno. La apuesta sería no sólo sumar dólares, sino también, mediante la devaluación, inhibir la demanda de divisas en proporciones importantes para ahorro y turismo

Continuar con el cepo no parece una opción. Al menos esto sostienen quienes cifran la expectativa de recomposición económica en una desarticulación del andamiaje creado para restringir el acceso al mercado de divisas. Un reporte del Banco Ciudad pone la lupa sobre el descenso de las reservas internacionales del BCRA alentado por los elevados niveles de emisión monetaria, en conjunto con una escasez creciente de dólares y estrictos controles en el mercado de cambios a los que se sumaron fuertes trabas a las importaciones.

Posicionadas actualmente en algo menos de u$s 25.000 millones, las reservas internacionales muestran un retroceso de u$s 6.600 millones en lo que va del año y representan menos de la mitad de los u$s 52.600 millones con que contaba el Banco Central a comienzos de 2011. "De hecho la dinámica del último año resulta aun más preocupante si se consideran las reservas netas de los pasivos en dólares del BCRA, ya que en este caso, el retroceso en lo que va de este último año asciende a nada menos que u$s 18.000 millones", señalaron.

Con pocas reservas, un nulo saldo comercial y sin financiamiento externo, las variantes se acortan. Hay varios datos para tener en cuenta. Según la consultora Empiria, simplificando, la apertura del cepo requiere dos bases imprescindibles: un stock mínimo de reservas suficiente para intervenir en el mercado de manera contundente, cuando las circunstancias lo requieran, y un banco central eficiente y eficaz para enfrentar eventuales tensiones en el mercado. "Lo primero implica conseguir algún tipo de financiamiento, dado que las arcas del BCRA parecen estar casi vacías de reservas disponibles, mientras que lo segundo implica que tanto las autoridades como la línea del BCRA deben ser técnicamente solventes y profesionales, y estar ya manejando la institución al momento de abrir el cepo", señalaron.

Pensando en el primero de los puntos, la ecuación que ha esbozado el nuevo gobierno apunta, por un lado, a generar los mecanismos necesarios para restablecer el ingreso de dólares para las reservas del Banco Central; por otro, achicar la demanda de dólares que surgen por los canales habituales como el turismo.

"La devaluación a $ 14 con quita de retenciones logrará una inmediata recuperación del saldo comercial, no sólo por la caída de las importaciones, sino también que se espera una rápida liquidación de stock de la cosecha retenida (valorizada en cerca de u$s 4.000 millones)", señaló un reporte de la consultora Econométrica. En esta línea sostiene que "la recuperación del saldo comercial será inmediata e incluso para los primeros meses esperamos saldos comerciales superiores a u$s 1.000 millones mensuales, para cerrar en cerca de u$s 8.000 millones en todo el año".

Ahora bien, el dato que proyectan en el think tank que conduce Ramiro Castiñeira es que la unificación del mercado cambiario conllevará a una importante contracción del déficit de turismo. Este déficit, que sería cercano a los u$s 9.000 millones en 2015, podría reducirse a sólo u$s 3000 millones en 2016 si tienen lugar las medidas mencionadas. "No sólo porque la devaluación reducirá la demanda de divisas para turismo en el exterior, sino que al unificar el mercado cambiario reaparecerá la oferta de dólares de extranjeros, que hoy se liquidan ampliamente en el mercado informal (el 70%) y que suma más de u$s 3.000 millones anuales".

Según el analista, la mayor parte de la reaparición del saldo comercial, terminará financiando el déficit de turismo, además del pago de utilidades, dividendos y otras rentas privadas al exterior, por lo que las operaciones corrientes del sector privado no permitirían incrementar las reservas en el BCRA.

En la City creen que este punto no es menor, dado que implica que la cuenta capital será la única vía que permitirá acumular las reservas en el BCRA, sea por inversión extranjera directa (IED), o por colocaciones de deuda del Gobierno, provincias y/o empresas. El Gobierno tendrá que salir al mercado financiero para afrontar el servicio de deuda del periodo, cercano a los u$s 7.800 millones en 2016, más lo que demande el acuerdo con los holdouts.

Tags relacionados