Renuncia el directorio de la CNV, suena nuevo titular y se atrinchera La Cámpora

Se menciona a Paco Susmel, hombre de Frigerio, como posible presidente, mientras Silvia Martella, que responde a Melconián, podría ascender a la vicepresidencia. Los actuales directores y el gerente general, hombres de Kicillof, anunciaron su renuncia y anhelan irse con con el actual ministro a la Cámara de Diputados. Camporistas nombrados se resisten

El viernes pasado, hubo un brindis en las oficinas de la CNV de la calle Florida para todo el personal. Ahí, el directorio, compuesto por el presidente, Cristian Girard, el vice Pablo Jacoby y el director Guillermo Paván, repasaron logros de gestión (como las multas impuestas y temas de pymes) y adelantaron que pondrán la renuncia a disposición, al igual que el gerente general, el camporista Ariel Fernández Lang. Los directores, kicillofistas, anhelan irse con él a la Cámara de Diputados.


Mientras, en los pasillos ceneveísticos se menciona a Francisco Paco Susmel, hombre de Rogelio Frigerio, actual asesor de Legales del Banco Ciudad, como posible nuevo presidente. Susmel, que viene trabajando con la nueva ley de mercado de capitales para sacar los artículos conflictivos de los veedores en las empresas, fue vicepresidente de Pablo Rojo en el Banco Hipotecario y vice de la Comisión Nacional de Valores hasta 1996, en pleno gobierno de Memem. También fue subsecretario de Bancos y Seguros en el Ministerio de Economía durante la gestión de Roque Fernández. Uno de los colaboradores de Roque en esa época fue el propio Frigerio. Como vicepresidenta suena Silvia Martella, quien hace muchos años que está en el organismo y es cercana a Carlos Melconián (es la esposa de su socio, Rodolfo Santángelo). Todos estos años desde que dejó el directorio (2006) siguió siendo parte del staff de CNV y conoce el organismo.


Quedó de una estructura colgada como Staff de Directorio, pero Vanoli la freezó, dándole tareas acotadas. Durante años llevó asuntos del Mercosur.

Camporistas resisten

La gente de línea del organismo señala que, junto con la renuncia del directorio, deberían seguir sus pasos su gente de confianza: los kicillofistas Luis Miguel Rueda Lopez (a cargo de la Unidad de Análisis Estratégico, con rango de gerencia), David Kary (gerente general de Oferta Pública) y Matías Arévalo (gerente de Desarrollo y Protección al Inversor); además de los camporistas María Geandet (gerente de Agentes y Mercados) y Juan Carlos Otero (gerente de Prevención de Lavado de Dinero). Otro de los nombrados por el directorio es Sebastián Negri, subgerente de Sumarios. El tema es que muchos de ellos, como el caso de Arévalo, le tomaron el gustito a la gerencia y no se quieren ir, mientras a Otero lo ven bajo de ánimo.


Por lo pronto, en tren de resistencia, algunos camporistas se están afiliando a ATE o preguntando para hacerlo, para que los defienda el gremio si la nueva gestión los quiere "limpiar". "Para entrar son camporistas, entran por la ventana y pasan por arriba de todo el mundo, pero cuando cambia la suerte se hacen pasar por trabajadores comunes que merecen ser defendidos por el sindicato", protestan puertas adentro quienes llevan años contratados. "Mientras otros con dos días de CNV pasan directamente a planta permanente por ser acomodados", se quejan otros.


En el regulador se habla mucha de la lista de "Los 69". Se trata de 69 vacantes que están hace años para pasar a planta permanente del organismo, que podrían llegar a salir hoy por Boletín Oficial. Supuestamente, se iban a completar con los que están contratados de mayor antigüedad, pero hay versiones de que se incluiría a los camporistas recién llegados, en detrimento de la gente de línea que está hace años. "Muchos de los que están en esa lista son afiliados, así que no creo que el gremio avale eso", comentan las fuentes consultadas. La línea culpa a las "viudas de Vanoli" (gente que había entrado con él) y a los camporistas de ser los responsables de la destrucción de la carrera administrativa en la CNV. De todas formas, en off the record comentan que "hay más vanolistas con jugosos contratos renovables a los que no les interesa pasar a planta".


A Adriana Colabella, "viuda de Vanoli", gerente de fondos comunes de inversión, la alaban por saber acomodarse, así que sugieren que ahora puede llegar a pasarse al macrismo. Quienes trabajaron bajo su órbita no la recuerdan, precisamente, por sus mejores tratos. Otro que tiene la virtud de acomodarse con el jefe de turno es el gerente de Administración, Augusto Vignau, funcional a todos los directorios, que había sido separado por Hecker pero ascendió con Vanoli. "Cacarea independencia, pero entiendo que ha sido una especie de doble agente", dicen quienes no lo quieren.

Tags relacionados