Reapareció Sturzenegger y pidió que el Gobierno respalde al Banco Central

El ex presidente del BCRA recibió un premio académico. Aprovechó su discurso para argumentar que el giro en la política monetaria de diciembre de 2017 está detrás de la magnitud de la crisis. También fue optimista con la nueva política del Central.

El ex presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, aprovechó ayer la entrega de un premio para hacer su descargo sobre la crisis que disparó al dólar al tiempo que llevó la inflación interanual a 45,9% en octubre. Habló de una percepción, a su juicio errónea, sobre el curso del régimen de metas de inflación que fue "compartida por varios funcionarios" y que derivó en el 28-D. También dijo que la recuperación de credibilidad del BCRA dependerá del apoyo del Gobierno.

Ayer la Academia de Ciencias de Buenos Aires le otorgó el puesto de académico de número al ex banquero central. Sobre el final de su discurso de aceptación Sturzenegger dedicó algunas palabras a su paso por el BCRA. Días antes ya se había referido al rol del jefe de Gabinete, Marcos Peña, en lo que fue el giro en la política monetaria de diciembre de 2017.

Resaltó que, tras la salida del cepo, en el tercer trimestre de 2016 la economia crecía 0,2% y continuó haciéndolo a un ritmo aproximado del 1% trimestral, con expectativas de expansión del 3% en 2018. También que la inflación cerró 2017 algo por debajo del 25% y con expectativas del 17% para 2018.

"Fue en este contexto auspicioso en lo fáctico, pero no plenamente transmitido en lo comunicacional, que el gobierno a fin del año 2017 decidió hacer un giro abrupto de su política económica, sobre todo la monetaria, subiendo las metas de inflación para 2018. Se había llegado a esa discusión después de una desgastante puja que había durado 6 meses entre el BCRA y el Ejecutivo", dijo Sturzenegger. "El Ejecutivo necesitaba más inflacion para poder cumplir mejor su meta fiscal, además de buscar una política monetaria más laxa. Se sentía incómodo también con la divergencia que existía entre la meta de inflación y las expectativas", añadió.

"El BCRA argumentaba que mover la meta era (...) decirle a la sociedad que se buscaba mas inflación corría el riesgo de desanclar todo el proceso de expectativas, generando una espiral de inflación y devaluación, un riesgo que no tenia sentido incurrir. Ante la imposibilidad de convencer al Central el Ejecutivo decidió avanzar de manera unilateral, derivando dicha decisión en la conferencia de prensa del 28-D" dijo.

"¿Qué fue lo que ocurrió (después)? Ocurrió que la credibilidad del Banco Central había sido afectada por los eventos de fin de año, con lo que la crisis internacional encontró al país con una institucionalidad monetaria debilitada, lo cual explica la magnitud del efecto que dicha crisis tuvo sobre nuestra economía", agregó.

 

Apoyo al nuevo BCRA

 

"En el ámbito de la política monetaria (...) las lecciones aprendidas, en este caso del 28D, parecen haber sido la correctas. Hoy se entiende que la política monetaria tiene que ser lo dura que deba ser para combatir la inflación", agregó en referencia a la nueva política monetaria, conducida ahora por Guido Sandleris. "Es en este contexto en el que me gustaría enfatizar que qué tan rápido el BCRA gane credibilidad va a depender de sus propias acciones pero también del apoyo que reciba del gobierno. Si hay coincidencia en que el Banco Central va a poder sostener su política, muy rápido, mucho más rápido de lo pensado", dijo.

Por último, y en línea con su argumento de una diferencia entre la percepción y los datos, no se olvidó a citar su película favorita: "me recuerda a ese momento genial de la primera de las películas de la Guerra de las Galaxias en la que Obi Wan Kenobi le dice al joven Luke Skywalker: Tus ojos pueden engañarte, no confíes en ellos".

Tags relacionados