Por la corrida, hubo una suerte de feriado cambiario del blue

Varias mesas desconectaron las pizarras ante el estallido de demanda. Al vender luego no podían recomprar en el mayorista porque no tenían precio

En vez de "estalló el verano", lo que estalló fue la demanda por dólares en el blue. Esto provocó una suerte de feriado cambiario en el segmento informal, ya que muchas mesas directamente desconectaron las pizarras ante el estallido de la demanda, porque cuando vendían luego no podían recomprar en el mayorista porque no tenía precio. Para comprar no tenían problema, pero había mesas que prefirieron no vender por la alta volatilidad cambiaria.

"No pueden vender porque está muy rápido el mercado y quedan descalzados", revela un conocedor del ambiente, que rememora que esta situación se daba en la época del cepo que, cuando había tanta volatilidad, el blue dejaba de operar.

¿Cómo es la estructura de la cadena de mando en el circuito negro? El cambista es el más grande el famoso mayorista, que le vede a las financieras, y estás le venden a las cuevas, que a su vez tienen como clientes al chiquitaje, que en la jefa financiera denominan los dealers. Hoy toda esa cadena de engranaje se suspendió en forma parcial.

"Muchos dejaron de operar, ya que se operó en cualquier cosa, alguien te daba en $ 39, en $ 39,50, después en $ 40, en $ 40,50. Al final cerró en $ 38,50 para la compra y $ 39,50 para la venta, pero nadie sabe nada, ya que la mayoría dejó de operar: desconectaron las pizarras", resume un mesadinerista.

Incluso en el cambio oficial, grandes casas de cambio desconectaron las pizarras, entonces era necesario ir hasta el mostrador a ver qué valía: "Se operó poco, pero sin precio, no podías fijarte qué costaba el Banco Nación a modo de referencia porque la página estuvo caída durante una parte del día por la cantidad de visitas", comenta un broker.

 

Euro dólar

 

Lo que hay desde hace unos cuatro meses en el blue es mucha operación cruzada de euro a dolar, ya que acá el euro se paga mejor que en Europa, por el hecho de ser una plaza más escasa y más demandada. Pero lo que ocurrió fue que colapsó el precio tomador del billete de 500 euros, que se trata de meter por financieras fronterizas, más que nada Paraguay. Pero cuentan que se trata de un negocio muy puntual: "Hoy se pierde bastante en euros de tener billetes de alta denominación, ya que se vende con un descuento del 5%, mientras en la época del cepo era al revés, se pagaba hasta 10% más, porque era ideal para achicar el bulto en el caso de las coimas", revelan en la City.

A fin de año dejará de imprimirse el billete de 500 euros porque está asociado a la corrupción. Sostienen en las mesas que fue Latinoamérica la que impulsó a Europa a termimar con el billete de 500: eso, al menos, es lo que se comenta tanto en España como en Italia. "Hasta 2016, Andorra limpiaba guita del lavado de Latam, y era todo con 500. Encima en esa época era 1,50 a 1 contra el dolar, por lo que era muy conveniente", recuerdan en las cuevas.

Según describen los conocedores de este metier, el mecanismo era el siguiente: las casas de cambio paraguayas se llevaban muy bien con las financieras brasileñas, entonces primero iban a Paraguay, luego a Brasil y desde ahí a Andorra, Luxemburgo o Liechtenstein, para ser blanqueado en el sistema financiera y comprar viviendas o meter ese cash en sociedades. Siempre se usó el euro para el transporte por la denominación grande que tenía: era cinco a uno contra el dólar, por el billete de 500 contra el de 100.

Tags relacionados