Padre rico, Padre pobre: Padre quebrado

La Justicia estadounidense ordenó a una empresa de Robert Kiyosaki que pague u$s 24 millones a una compañía que lo ayudó a impulsar su marca. Pero el gurú financiero pidió su quiebra para no pagar la demanda con sus bienes personales.

¿Cuál es el colmo de un colmo? Que el autor del best seller Padre Rico, Padre Pobre quiebre. No es un chiste: el gurú financiero Robert Kiyosaki pidió la quiebra de una de sus compañías después de que perdió una demanda por 24 millones de dólares.


Lo que uno menos espera de la persona que se dedica a enseñar su estrategia secreta para hacerse millonario es que se declare en bancarrota.


En realidad, se trata de un movimiento estratégico.


En abril pasado, la Justicia estadounidense ordenó a su empresa Rich Global que pagara u$s 23.687.957,21 a la compañía Learning Annex y a su fundador y director, Bill Zanker.


Kiyosaki contrató a Learning Annex para organizar varias conferencias de alto perfil, que incluyeron la presentación en el Madison Square Garden, en 2002.


Este año, la jueza Shira Scheindlin determinó que Zanker y Annex tenían derecho a un cierto porcentaje de las ganancias de esas presentaciones.


Zanker dijo al diario New York Post (NYP) que era responsable de convertir Padre Rico, Padre Pobre en la marca global que es hoy en día.


El acuerdo era que tomaría un porcentaje, y él se renegó, explicó. Realmente lo preparamos para la gran fama y riqueza. Pero cuando llegó el momento de pagar, dijo que no, agregó.


El libro, que se publicó en 1994, vendió más de 26 millones de copias e hizo famoso a Kiyosaki como comentarista financiero.


Incluso varias celebridades se convirtieron en sus fans: el actor Will Smith dijo que enseñaba a su hijo sobre responsabilidad financiera leyendo el libro y la presentadora Oprah Winfrey lo apoyó en su programa.
Luego Donald Trump escribió con él el libro Por qué queremos que usted sea rico en 2006.


La santencia tardó varios años, pero hoy Zanker tiene derecho a cobrar más dinero del que reclamó originalmente.


Kiyosaki no se dejó estar y pidió la quiebra de Rich Global el 20 de agosto pasado. Después de enseñar a sus seguidores a hacerse ricos, podrá mostrarles cómo zafar de una deuda.


Mike Sullivan, CEO de otra compañía de Kiyosaki, Rich Dad, dejó en claro que el emprendedor -que, según Celebrity Networth, vale unos u$s 80 millones- no pagará el juicio con sus bienes personales, y que la sentencia supera el valor de Rich Global.


El trato que teníamos con Learning Annex era con una compañía que no estuvo en funcionamiento por varios años, dijo Sullivan. No estoy sorprendido de que Learning Annex esté molesto y enojado.


El dinero no existe en la compañía, y no podemos traer dinero traer dinero del grupo, agregó, ya que según explicó cuenta con mucho menos de u$s 16 millones en sus arcas.


Desde Padre Rico, Padre Pobre, el autor nacido en Hawai publicó otros 11 libros y hoy hace negocios a través de diez empresas.


Esta estrategia para proteger sus bienes quizá no llame la atención de sus lectores, ya que muchos de sus consejos se basan en movidas que llegan a ser ilegales, como no pagar los impuestos.


Nadie pudo mostrar si su padre rico el progenitor de su mejor amigo, Mike alguna vez existió, pero ¿qué opinaría?

Tags relacionados