Nápoli compró el 3% del Grupo Financiero Valores en u$s 4 millones

Es una apuesta a largo plazo, ya que ningún banco en la región vale menos de u$s 500 millones. Nápoli Inversiones, la firma manejada por los hermanos Juan y José, estuvo durante un mes comprando acciones por mercado. .

Si bien el más conocido de los Nápoli es Juan, por ser el presidente del Banco de Valores, quien estuvo durante un mes operando (o, mejor dicho, comprando) la acción del Grupo Financiero Valores fue su hermano José, su socio en Nápoli Inversiones, la firma familiar fundada por su padre Plácido, quien a los 10 años ya repartía diarios y a los 14 vendía gaseosa en la cancha de River.

Es una compra a largo plazo, creemos que el mercado en general había sido muy castigado y estamos convencidos de que hoy hay que comprar Argentina, ya que el proceso en nuestro país se va a consolidar , asegura Juan.

Esl mercado en general fue muy castigado. Estamos convencidos de que hoy hay que comprar Argentina.

A su juicio, “la perspectiva es interesante, va a haber un país mejor, un mercado mejor. En ese contexto, el grupo está muy bien parado. Comparativamente en la región y más allá de la especialidad, en la región no hay banco que valga menos de u$s 500 millones, mientras hoy el valor es de u$s 180 millones .

Entiende que hay negocios con tasas muy atractivas que fueron castigadas en virtud del proceso político: “Es una apuesta a largo plazo, estamos en un proceso de fusión, en un par de años no va a cotizar el grupo sino el banco, y eso también le abre posibilidades .

El presidente del GFV, Sebastián Salaber, detalla que Nápoli compró del mercado: “Que alguien con tanto conocimiento del banco haya hecho semejante inversión a título personal confirma lo que vengo diciendo hace meses. El valor que hay en esta acción es descomunal. Con la fusión por absorción del grupo venimos a toda máquina. La AFIP ya aprobó la consulta vinculante y empezó a analizar el caso. No debería haber ninguna objeción, pero lamentablemente el análisis de estos casos por parte de los organismos públicos tardan meses. Mi mejor estimación hoy es que a pesar de toda nuestra celeridad el proceso completo tardará dos años. Si por nosotros fuera lo haríamos hoy mismo .

“Para que la fusión sea viable la AFIP tiene que aprobar que el proceso califica como una reorganización societaria libre de impuestos. Cosa que claramente es así, pero debemos esperar su veredicto final. En el remotísimo caso que no sea considerado de este modo, la fusión no podrìa hacerse porque los impuestos involucrados no la justificarían , completa Salaber.

Tags relacionados