Los mercados se volvieron a derrumbar pese a los nuevos esfuerzos de la Fed

Los programas de ayudas aprobados por gobiernos y bancos centrales no alcanza para cubrir los golpes que sufre la economía mundial por los efectos de una pandemia de la que se desconocen sus alcances.

Los bancos centrales continúan agotando balas y los mercados siguen ampliando sus caídas. La decisión de la Fed de lanzar compras ilimitadas de deuda provocó un vuelco, efímero, en los mercados. Las ventas regresaron con fuerza a ambos lados del Atlántico y el Ibex español cerró con una caída del 3,31% hasta los 6.230,20 puntos. 

Las señales más alentadoras que trasladó el mercado a finales de la semana pasada se diluyeron. A medida que más estados deciden paralizar su actividad para intentar frenar la expansión del coronavirus, mayor es el impacto económico que tendrá la pandemia. Pocos analistas rebaten ya las alertas de recesión, y algunas previsiones van incluso más lejos.

La gravedad de la crisis de las aerolíneas a raíz de las cancelaciones de vuelos adoptadas por el coronavirus multiplicó los rumores de nacionalizaciones en el sector. Las especulaciones alcanzan también a IAG, el peor valor del Ibex en 2020 con pérdidas del 70% en el año. El mercado vigila las informaciones sobre una posible escisión del grupo si toman forma los rumores de nacionalización de British Airways por parte del Gobierno británico. IAG ha agravado sus desplomes en el Ibex otro 8,43%. Otro valor turístico muy penalizado, Meliá,  sumó un 2,05% en su tercera jornada consecutiva de ascensos. Aena, el mejor valor del viernes, se hundió 18,93% y perdió todo lo ganado en la sesión anterior, en la que sumó un 19,66%.

El resto de Bolsas europeas tampoco lograron activar la remontada con las decisiones adoptadas por la Fed. Los principales índices bursátiles europeos, en todo caso, lograron evitar los mínimos registrados durante el inicio de la sesión. El Dax alemán perdió 2,10%; el Cac francés, un 3,32% y el Mib italiano, un 1,09%. El FTSE británico, el más penalizado, se desplomó un 3,79%.

Petroleras como Shell (+6,1%) y Total (+6%) recibideron con alzas la suspensión de sus programas de recompra de acciones, en un intento por preservar el mayor capital posible para hacer frente a los estragos provocados por el desplome del precio del petróleo. Las petroleras no son las únicas que suspenden sus programas de retribución al accionista. Las suecas Electrolux (-4,9%) y H&M (-3,9%) cancelaron los dividendos previstos. En el caso de la empresa textil, su cotización ya anticipó un escenario similar con la decisión de Inditex de cancelar el dividendo.

Como viene siendo habitual desde el estallido de la crisis del coronavirus, los inversores se ven obligados a seguir de cerca la evolución de los mercados de deuda petróleo

Las multimillonarias compras de deuda por parte del Banco Central Europeo (750.000 millones de euros) lograron frenar la desbandada de la renta fija. El BCE reiteró su predisposición a actuar de nuevo si fuera necesario y la deuda amaga con una estabilidad poco habitual semanas atrás. 

El plan ilimitado de compras de activos por parte de la Fed pone freno a la cotización del dólar. El euro remonta hasta acercarse a los u$s 1,08. .

Tags relacionados