Los bonos argentinos golpeados por suba de tasas en EE.UU. y falta de definición con el FMI

El riesgo país permanece por encima de los 1400 puntos. Los principales índices de Nueva York caen ante un posible avance del Congreso americano contra un impeachment a Donald Trump.

Los principales índices de Wall Street operan a la baja el miércoles atentos a un posible avance del Congreso americano en un impeachment contra el actual presidente Donald Trump. Por otro lado, los inversores se mantienen atentos a el traspaso de mando presidencial el próximo 20 de enero. Las tasas a nivel global suben e impactan a los bonos de mercados emergentes y también en los locales.

Los tres principales índices bursátiles de EE.UU. operan en rojo, con el Dow Jones retrocediendo ,011%, seguido por el S&P500 que cae 0,2% y el Nasdaq que perdiendo 0,21%.

Este contexto genera naturalmente impacto negativo en la deuda argentina no solo porque son bonos de mayor riesgo sino porque también la curva local es larga, es decir, que sus vencimientos cortos arrancan recién en 2029 y la misma no presenta bonos de corto plazo.

Los bonos argentinos operan hoy con ínfimos avances, aunque en el agregado de los últimos días reflejan mayores debilidades. La parte corta de la curva oscila entre caídas de 0,04% y subas de 0,25% como el caso del Global 2030. En la parte media y larga, los bonos 2035 y 2038 suben 0,43% y 0,34% respectivamente mientras que en el extremo de la curva se registran subas de 0,25% en promedio.

Mirando en el agregado de los últimos 5 días, se observan caídas importantes de los bonos  que pierden 2,6% en la parte corta, 3,15% en la parte media y 2,8% en la parte mas larga de la curva soberana en dólares de ley local.  

Esta debilidad puede estar asociada a un contexto de fragilidad domestica junto con factores internacionales como el aumento de la tasa de interés de EE.UU. que termina golpeando a toda la deuda global y de emergentes en particular.

El riesgo país permanece por encima de los 1400 puntos, operando en 1417 puntos, ubicándose más de un 30% por encima de los valores alcanzados posterior al canje de deuda en septiembre pasado.

 

Los Adrs mostraban comportamientos mixtos, mientras que el índice S&P Merval avanzaba 0,5% hasta las 51.467 unidades.

 

La falta de un plan económico, junto con la fragilidad fiscal y sin un acuerdo con el FMI  cerrado generan dudas entre los inversores. Ello se ve potenciado aun mas con el aumento de los casos de coronavirus y las chances de que el Gobierno se vea forzado a cerrar la economía nuevamente, con el impacto fiscal y económico asociada a dicha medida. 

Aun así, las acciones arrancaron de manera positiva el año 2021 ganando 1,5% en promedio. El año pasado, tras una fuerte volatilidad, los índices de referencia global terminaron con ganancias de 5% para el Dow Jones, 16% para el S&P500 y 44% para el Nasdaq.  

Suba de tasas en EE.UU.

En las últimas jornadas la tasa americana generó una fuerte suba, ubicándose en el nivel más alto desde marzo pasado y operando en 1,14%. Una suba de tasas genera volatilidad en los bonos a nivel mundial, impactando sobretodo en la deuda de mayor duration y de vencimientos más largos, al ser estos bonos con mayor sensibilidad ante variaciones en las tasa de interés a nivel global.

Juan Pablo Vera, jefe de operaciones de Tavelli y Compañía explicó que una suba en los Treasuries americanos pone en guardia a los bonos de mercados emergentes.

“Estamos viendo en las ultimas jornadas una recuperación en la renta variable de los Mercados Emergentes que no puede ser replicada por la deuda en dólares de dichos países. Este comportamiento podríamos atribuirlo al incremento evidenciado desde los primeros días de este flamante año por la tasa de los bonos del tesoro americano. Detrás de la suba en los Treasuries se encuentra el megaplan de estímulos (mas fiscales que monetarios) impulsados por la entrante administración del demócrata Biden. Mayor endeudamiento y posible repunte de la inflación serían las consecuencias. Para los emergentes que vienen usufructuando la tasa casi 0% de los países centrales y necesitan refinanciar sus pasivos no es una buena noticia. Habrá que seguir con atención estos indicadores, mas allá que nuestro país queda excluido de las buenas pero también de las malas , explicó Vera.

Sobre fines de 2020, el rendimiento de los bonos a 10 años oscilaba entre 0,90% y 0,95%, a partir de ahí comenzó una suba lenta pero sin pausa que lo depositó hoy en máximos diarios de 1,185% para luego retroceder a 1,13%. En el mismo lapso, el ETF que replica a los bonos en dólares de naciones en vías de desarrollo (EMB) comenzó un ajuste de precios desde niveles de u$s 115 a los actuales u$s 113.

 

En línea con lo mencionado por Vera, una suba de tasas no es una buena noticia para los bonos de emergentes y de Argentina en particular ya que el escenario podría terminar golpeando sobretodo a los mercados más débiles como el nuestro.

Mirando el diferencial de rendimientos de Argentina versus a sus comparables, podemos ver que los bonos de nuestro país son los mas riesgosos del planeta. Para decirle de manera simple, estamos últimos en la “D , siendo esta la última categoría antes del descenso (default).

Los analistas de Grupo SBS agregaron que “el escenario global mejoró considerablemente para las economías emergentes, tanto por el comienzo de las campañas de vacunación alrededor del mundo como por la continuidad de los estímulos fiscales y monetarios en las economías desarrolladas. Argentina todavía no recupera el acceso al mercado y por eso no logra sacar provecho de condiciones financieras que se mantienen favorables, con tasas de interés en mínimos y amplia liquidez .

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios