La inclusión financiera: el desafío de la economía pospandemia

Durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio instalado por la pandemia de coronavirus, millones de argentinos deben permanecer en sus hogares. Por este motivo, casi la totalidad de la población no puede desarrollar sus actividades laborales con normalidad y, en consecuencia, no generan ingresos. En este contexto, obtener financiamiento online, se convirtió en un fenómeno en ascenso.

Empresas como Wenance Fintech aplicaron la combinación de tecnología y finanzas para mejorar la experiencia del cliente al momento de administrar su situación económica personal. Mediante un financiamiento online rápido y eficiente, se ofrecen créditos personales en el acto. De esta manera, se apunta con sus productos a una inclusión financiera. Por ello, los requisitos para acceder a los préstamos son mucho más flexibles que los conocidos por los bancos tradicionales.

Inclusión financiera

Según el Banco Mundial, alrededor de 2500 millones de personas no utilizan servicios financieros formales. Este sector poblacional, generalmente sub bancarizado, no tiene la posibilidad de acceder a todos los productos que se ofrecen comúnmente a través de la banca tradicional

Los usuarios están acostumbrados a que deben acoplarse y cumplir con las exigencias de estos. En cambio, las empresas fintech proponen un servicio que reconozca la realidad de cada persona y que, sea la compañía que se adapte a las posibilidades del cliente.

En este sentido, flexibilizar los requisitos sirve como una puerta de acceso a que grandes sectores sociales puedan aplicar a un servicio financiero para iniciar o ampliar negocios, cubrir deudas y emergencias financieras de manera inmediata.

Transformación en un contexto de pandemia mundial

La pandemia se traduce en un desafío para la vida cotidiana y también en nuevos problemas financieros. Por eso, la crisis del COVID-19 incita a acelerar el cambio hacia la transformación y adopción de nuevos hábitos digitales. En este sentido de emergencia sanitaria, la digitalización cobra protagonismo como herramienta de administración financiera.

Las plataformas digitales, como por ejemplo las de Mango y Welp, marcas de Wenance Fintech, están programadas para que el usuario pueda solicitar un préstamo sin salir de casa, recibir el dinero y gestionar los pagos.

Educación financiera, otro pilar fundamental

Otro desafío importante es la educación financiera. La inclusión para acceder al sistema y la educación para saber administrar el dinero, son conceptos esenciales para garantizar la igualdad de oportunidades.

La capacidad de comprender los conceptos básicos de las finanzas personales y del entorno económico son vitales para que las personas sepan ahorrar e invertir.

Empresas como Wenance Fintech, a través de sus dos marcas, Welp y Mango, ofrecen en sus sitios online segmentos de finanzas para principiantes. En estos espacios, proveen a sus clientes material multimedial para que puedan aprender a mover su dinero en base a sus objetivos y posibilidades.

En conclusión, la economía se encuentra en el desafío de brindar respuestas rápidas. En un entorno de pandemia mundial y crisis económica global es vital concretar una inclusión financiera para que, todas las personas, puedan acceder a distintos servicios en base a su necesidad. Además, ya no es seguro apuntar a un cliente que acude a sucursales físicas: con el virus circulando, garantizar trámites que puedan llevarse a cabo sin salir de casa es inminente.

Esta pandemia mostró falencias en el sistema tradicional y sobretodo, la falta de alternativas y educación financiera social.

Tags relacionados
Noticias del día