Pese al cepo, la fuga de capitales en 2019 fue la segunda más alta desde que se tiene registro

Aunque revirtió la tendencia en diciembre, la formación de activos externos del año pasado totalizó u$s 26.870 millones.

La fuga de capitales o formación de activos externos totalizó u$s 26.870 millones en 2019. Por efecto del súper cepo, la formación de activos externos retrocedió 1,3% en el año. De esta manera, quedó levemente por debajo del registro de 2018, que había acumulado una salida de u$s 27.230 millones y sigue detentando el récord histórico. 

Los factores de explicación de la fuga de capitales son básicamente las compras de billetes estadounidenses y las inversiones de los argentinos en el exterior, ya sean directas o financieras. 

Según los últimos datos del Banco Central, el 62% de la fuga de capitales registrada durante el año pasado correspondió a las compras de dólares billete por parte del sector privado. En forma neta, las adquisiciones sumaron u$s 16.693 millones en 2019 y fueron el mayor factor de explicación de la salida de divisas del sistema financiero. En la comparación interanual, sin embargo, la compra de billetes mostró una caída de 7,35% con respecto al año previo

El 62% de la formación de activos externos registrada por el Banco Central en 2019 correspondió a compras de billetes por parte del sector privado

Las inversiones financieras de los residentes argentinos en el exterior, en tanto, significaron el 37% de la formación de activos externos, ya que sumaron u$s 9894 millones en todo 2019. Ese registro implicó un aumento interanual de 13%

Finalmente, las inversiones directas apenas representaron el 1% de la fuga acumulada en el año, con u$s 282 millones. 

El cepo frenó la salida

Al desglosar los datos mensuales, se observa el impacto del cepo cambiario en los últimos meses del año. Especialmente en noviembre y diciembre, la formación de activos externos se desplomó, como producto del endurecimiento de las restricciones cambiarias que se dio luego de las elecciones presidenciales del 27 de octubre. 

En el caso de las compras de billetes, el pico anual se vio en octubre, con adquisiciones del sector privado por u$s 3743 millones. Ese número cambió a negativo en noviembre, con ventas netas del sector privado por u$s 43 millones, y volvió al saldo comprador en el último mes del año, cuando totalizó u$s 197 millones

Por el lado de las inversiones financieras, el efecto cepo se sintió desde la primera parte de las restricciones cambiarias. El punto máximo de las salidas por este ítem se vio en agosto, con u$s 3427 millones saliendo al exterior.

En los meses siguientes, la fuga por este concepto fue cayendo a números de tres cifras y en diciembre, incluso, revirtió completamente la tendencia ya que hubo un ingreso de u$s 351 millones por inversiones financieras de residentes. 

Las inversiones directas en el exterior, en tanto, se frenaron completamente desde la puesta en marcha del cepo cambiario. Tras el pico de agosto, con u$s 62 millones, el concepto se derrumbó: fueron u$s 3 millones en septiembre, u$s 1 millón en octubre y no hubo movimientos en noviembre y diciembre

Tags relacionados