INVERSORES TAMBIÉN PREOCUPADOS POR EL FUTURO DEL BREXIT

La crisis política de Macron ya se siente en el precio de los activos financieros franceses

La brecha entre los rendimientos de los bonos a 10 años en Francia y Alemania se amplió a alrededor de 46 puntos básicos, la mayor diferencia desde fines de mayo

Los chalecos amarillos pusieron al presidente de Francia en más de un aprieto. Tras cuatro jornadas de violentas protestas, Emmanuel Macron se vio obligado a declarar la emergencia económica y social. Los mercados también le pasaron factura y mientras la crisis política del mandatario galo se profundiza, también la desconfiaza del mercado.

Ayer, antes de que el presidente hablara a la prensa, el Banco Central de Francia había dejado entrever que las protestas contra el gobierno impactarán en el crecimiento del país. La entidad pronosticó que la economía número dos de la zona euro superaría un crecimiento de sólo el 0,2% en el trimestre respecto de los tres meses anteriores, frente al 0,4% de una estimación anterior.

"La preocupación por un poco de capitulación política y fiscal rara vez es buena para un mercado de bonos", dijo a Reuters Chris Bailey, estratega europeo de la firma internacional de servicios financieros Raymond James. "En el esquema más amplio de cosas, la distribución de bonos es bastante estrecha en comparación con Alemania, pero muestra un poco de tensión en la fraternidad europea de bonos".

Los títulos de deuda de Francia toman como referencia a los de la principal economía de la Comunidad Europea, Alemania. Luego de las protestas del último sábado los rendimientos de los bonos a diez años llegaron a 0,725%, casi 8 puntos básicos por encima de los últimos 4 meses y medio.

La brecha entre los rendimientos de los bonos a 10 años en Francia y Alemania se amplió a alrededor de 46 puntos básicos, la mayor diferencia desde fines de mayo, cuando una derrota en los bonos italianos llegó a otros mercados de bonos de la zona euro, excepto Alemania.

 

Algo huele mal en Europa

 

Son varios los factores que preocupan a los inversores del Viejo Continente: el Brexit, la violencia en las calles de París y el futuro del gobierno en Italia, que se suman a los riegsos percibidos por inversores de todo el mundo, como la guerra comercial entre Estaods Unidos y China y la desaceleración del crecimiento global.

Ayer, estos temores se tradujeron en caídas generalizadas en los principales índices europeos. El índice paneuropeo STOXX 600 cerró la sesión con una caída del 1,87% marcando un nuevo mínimo en dos años.

El índice FTSE 100 de la bolsa de Londres cayó un 0,8%, con una libra esterlina que perdía un 1,5 % y beneficiaba a compañías con ingresos en moneda extranjera. El alemán DAX y el francés CAC 40 retrocedieron un 1,5%.

La principal preocupación inversora es un cambio de signo en todo el continente. "Francia, el Brexit británico, Italia, e incluso Alemania que estará pronto bajo un nuevo liderazgo: no hay visibilidad política en Europa", escribió en un informe el estratega de Kepler Cheuvreux Christopher Potts, antes de que la votación por el Brexit en el parlamento británico se suspendiera, según publicó la agencia de noticias Reuters.

Tags relacionados

Noticias del día