Itaú: "Esperamos que la inflación en Argentina llegue al 35% en 2019"

EL CRONISTA EN SAN PABLO. En un seminario organizado exclusivamente para la prensa latinoamericana, los ejecutivos de Itaú BBA se refirieron al panorama económico y financiero de Argentina. El sentimiento es que el panorama electoral complica absolutamente la escena. Esperan que la tasa de inflación en Argentina sea de 35% en 2019 y que se acomode hacia 27% en 2020.

En un seminario exclusivo para la prensa latinoamericana Banco Itaú expuso su visión actual sobre los países de la región. En Argentina, el panorama está dominado por la incertidumbre electoral y las proyecciones son cautelosas, cuando no negativas.

Juan Carlos Barboza, economista jefe de la entidad para el Cono Sur, compartió sus proyecciones para 2019 y 2020, suponiendo un escenario base de continuidad de políticas económicas aun cuando eso pueda no significar la reelección de Mauricio Macri.

Según indicó, esperan que la tasa de inflación en Argentina sea de 35% en 2019 y que se acomode hacia 27% en 2020.

"Unos de los temas que complica mucho a la inflación en Argentina son las negociaciones salariales. Ese fue el principal motivo por el cual nosotros siempre pensamos que era muy difícil desinflar la economía", afirmó.

"Lamentablemente las pocas noticias que tenemos en esa materia no son muy auspiciosas. La intención oficial de la Provincia de Buenos Aires de introducir indexación en los salarios docentes solamente va a hacer que el desafío de bajar la inflación sea mucho más complicado", agregó Barboza.

En ese sentido, la entidad estima que las negociaciones salariales conseguirán aumentos de entre 30 y 35% y añadió que "la complejidad en reducir la inflación hace que sea muy difícil la disminución de la tasa", que esperan que termine el año en 37%.

El ejecutivo comentó que Itaú corrigió su previsión de inflación desde el 30% que habían publicado en octubre, luego del segundo acuerdo con el FMI. "Creo que fuimos de los más negativos (en ese momento). Lamentablemente, los hechos resultaron ser peores de lo que nosotros preveíamos. Ahora pasamos a 35%, que también es más alta que el promedio del mercado", puntualizó.

Con respecto al tipo de cambio, Itaú espera que el dólar llegue a $ 50 en diciembre de 2019, un valor que Barboza definió como "ligeramente apreciado en términos reales" y a $ 60 en el mismo mes de 2020.

Consultado sobre el esquema cambiario que se acordó con el FMI de zonas de intervención y no intervención, Barboza argumentó: "Más allá de las bandas, el acuerdo es para mantener el tipo de cambio flexible y eso no creo que cambie".

Asimismo, recordó que tanto las autoridades argentinas como el FMI ya dijeron que "la idea es una vez alcanzada cierta estabilidad, volver al esquema de metas de inflación".

No obstante, el ejecutivo sostuvo que hoy no ve como muy probable que eso suceda en 2020.

Adicionalmente, Barboza se refirió a la proyección de Itaú sobre PBI, que indica que Argentina podría anotar este año una caída promedio de 1,2%, que coincidirá con una recuperación del producto en los últimos dos trimestres del año. Para 2020, en tanto, el PBI crecería un 3% promedio.

A su tiempo, el el vicepresidente del Itaú Unibanco y ex presidente de Itaú Corpbanca, Milton Maluhy, fue consultado sobre el efecto de la crisis finaciera que sufrió Argentina en 2018.

"Estamos en el país desde 1996 y lo conocemos mucho. Hemos sido conservadores y tenemos límites acordes a la volatilidad", sintetizó.

El ejecutivo señaló que hoy Itaú ocupa el decimotercer puesto en Argentina desde el punto de vista de su participación en el mercado de crédito. "No tuvimos ningún problema puntual (por la inflación y devaluación de 2018). Creo que si fuéramos un banco más grande, los problemas podrían haber sido mayores", añadió.

 

Un mercado en pausa

 

Los especialistas de Itaú dedicaron parte de sus exposiciones a estimaciones sobre el desempeño de los mercados latinoamericanos.

Marcos AssunçÒo, analista jefe de Itaú BBA, se refirió a las perspectivas de los activos argentinos y resaltó el sentimiento de cautela en el año electoral, con una economía en desaceleración.

Por su parte, Baruc Saez, director de banca de inversión del Itaú BBA en América Latina, hizo referencia al cambio de humor hacia los emergentes en lo que va del año, cuando se modificaron las previsiones de alza de tasas de la Fed. Sin embargo, no cualquier país es lo mismo: "Hay apetito por papeles de América Latina, salvo Argentina", resumió.

El ejecutivo comentó que esperan que las emisiones de Latinoamérica durante 2019 estén entre u$s 60.000 y u$s 75.000 millones pero Argentina casi no tiene participación en ese número. Se podrían sumar otros u$s 60.000 millones si Venezuela realizara una reestructuración de deuda, algo que Saez dijo que puede darse en un período de 18 a 24 meses.

Finalmente, con respecto a la recategorización de Argentina como mercado emergente, que se dará este año, Itaú estima que traerá unos u$s 1500 millones al mercado local. De ese total, u$s 1400 millones corresponden a fondos pasivos. Si además entraran capitales activos, el ingreso máximo podría alcanzar los u$s 6900 millones.

Tags relacionados