Invertir en real estate con okupas, un negocio que crece en España

España se ha transformado en uno de los mercados más atractivos del mundo para los inversores inmobiliarios, con rendimientos que pueden superar el 10% anual. Pero más allá de eso, siempre hay nuevas oportunidades para maximizar los beneficios de la inversión. Así es como se instaló una modalidad en principio bizarra a partir de las carteras de viviendas en las que viven okupas. Hoy en España, el proceso de desalojo se realiza en un período de 4 a 12 meses. Es un período bastante más largo que en Estados Unidos, pero definitivamente mucho menor que en la Argentina.

¿Pero dónde está el negocio? "Nadie quiere tener propiedades en esa situación y menos los bancos. Por eso, es razonable que las quieran vender en carteras y rápidamente. Actualmente existen muchos inmuebles en esa situación en la mayoría de las entidades financieras", advierte Mariano Capellino, CEO de INMSA.

Si una propiedad podía costar en el 2007 unos 160.000 euros, hoy puede conseguirse en 24.000. Sí, al 15% de su valor. Hoy una vivienda de las mismas características sin okupas se encuentran en el piso de su valor luego de 7 años de caída. Hoy se pueden conseguir en el mercado en el orden de los 60.000 a 80.000 euros. Esto implica que, si se tiene estómago, podrá duplicar el valor de la inversión en el corto plazo.

¿Pero cómo se hace este negocio? Capellino lo detalla. "Primero hay que conocer las carteras de los bancos donde la necesidad de vender es más urgente. Ninguna institución financiera quiere tener inmuebles "parados" y menos si están ocupados. Segundo, estar dispuesto a adquirir una gran cantidad de unidades compuestas por inmuebles de esas características y generalmente distribuidos en todo el país, no en una sola ciudad. Y tercero, hacer una gestión profesional, analizando el mercado, realizar un due-diligence con asesoramiento legal y técnico para poder acceder lo más rápido posible al inmueble y una vez desalojado, realizar las refacciones necesarias para luego venderlo o esperar la recuperación, alquilándolos durante aproximadamente 3 años".

El costo total de esta gestión puede rondar los 10.000 euros por activo. La recompensa es importante: a un costo total de alrededor de 35.000 euros, se puede vender al doble en alrededor de 18 meses. Y si se espera la revalorización que se anticipa para los inmuebles en España, posiblemente puede triplicar el valor invertido en aproximadamente 3 años. Mientras tanto, es dueño de un inmueble, es decir, ladrillos, como nos gusta decir a los argentinos.

Tags relacionados