POR LA GUERRA COMERCIAL, SE INCREMENTAN TEMORES A UNA DESACELERACIÓN GLOBAL

Inversores se refugian en bonos del Tesoro de los EE.UU.

Las dudas respecto de una desaceleración global están empujando al mercado a tomar una postura mas cautelosa. De este modo, los inversores están llevando a cabo estrategias de cobertura (fly to quality), posicionándose en activos seguros como los bonos del tesoro americano. La mayor demanda de este activo empuja a las tasas a la baja y por ello la tasa del bono a 10 años del tesoro americano alcanza su menor nivel desde 2017. Actualmente, los bonos del Tesoro a diez años rinden un 2,32% y se encuentran 40 puntos básicos debajo de los niveles en que inició el 2019, regresando a niveles de diciembre de 2017.

La guerra comercial entre EE.UU y China puso en tela de juicio el crecimiento económico mundial y está llevando a los inversores a la seguridad de los bonos del Tesoro. Si bien el mercado sigue con mayor atención la evolución de los bonos del tesoro a 10 años, se observa tanto en la parte más corta de la curva como en el tramo medio de la misma, regresando a niveles vistos en 2017 y principios de 2018.

El descenso en las tasas de interés de los bonos americanos se combinó también con un aplanamiento de la curva y, en algunos segmentos del tramo se observa inversión de la curva, suceso que suele anticipar la cercanía a una recesión en EE.UU.

De hecho, el diferencial entre la tasa del bono del tesoro americano a 10 años con el bono del tesoro a 2 años se ubica en un mínimo de 19 puntos básicos. Esto refleja un aplanamiento de la curva americana y si bien, parte de ello puede explicar que el mercado podría estar preparándose para una recesión, en lo inmediato el movimiento responde a estrategias de cobertura por parte de los inversores que buscan posicionarse en activos seguros como los bonos de EEUU.

"La curva actual de rendimiento plana, donde los costos de endeudamiento a largo plazo son solo un poco más altos que los costos de endeudamiento a corto plazo, sugiere que, a menos que hagamos cambios, vamos a tener un lento crecimiento futuro. Las tensiones comerciales son parte de la creación de este aplanamiento", dijo el presidente de la Reserva Federal de Dallas, Robert Kaplan.

La estrategia de cobertura por parte de los inversores se debe a una suba en la volatilidad en las acciones de Wall Street. De hecho, el S&P 500 cae un 4,05% desde los máximos de abril, mientras que la volatilidad a 30 días del índice bursátil americano se encuentra en su nivel mas elevado desde febrero pasado. Lo mismo ocurre con el Nasdaq 100 que cae un 6,8% desde los máximos y la volatilidad a 30 días pasó de niveles debajo de 10% a los actuales 17,6%, alcanzado su mayor nivel desde febrero pasado.

El escenario de mayor cautela por parte de los inversores se traslada a los mercados emergentes que registran una baja de 10,3% desde los máximos de abril y la volatilidad se disparó desde niveles debajo de 10% hasta los 17% actuales, regresando a niveles de febrero pasado.

Por último, los temores de una desaceleración global también golpearon al petróleo que, la semana pasada registró su mayor baja en el año al caer 5,7%. Actualmente el crudo se ubica un 11% debajo de los máximos de abril pasado, cotizando en 59 dólares a comienzo de semana.

Tags relacionados

Más de Finanzas y Mercados