LA ARGENTINA NO ES EL ÚNICO QUE SE ENCUENTRA CERCA DEL PRECIPICIO

Estudio evalúa cuál sería el próximo emergente en caer tras Turquía

Tras una semana en la que se retiraron u$s 1400 millones de estos mercados, todos especulan cuál de los países es el que se encuentra más vulnerable

Como si fuera una tormenta tropical, que descarga su aguacero con furia para luego tomarse un respiro y volver a empezar en otro lado, la crisis financiera de Turquía puso a todos los inversores en alerta ante el próximo mercado emergente que tenga que pasar por las mismas horcas caudinas.

La caída de la lira turca, que llegó a tocar un 30% de depreciación contra el dólar hace diez días atrás, afectó en primer lugar a las monedas de las economías emergentes más dependientes del financiamiento externo, tal el caso por ejemplo del rand sudafricano (-8%), el peso argentino y el rublo ruso (-6%), el real brasileño (-4%) y el peso mexicano (-3%).

Como sucede en estos casos, durante la semana pasada se registró una huida de capitales de los mercados emergentes de alrededor de u$s 1.400 millones, según datos publicados por el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF).

Un efecto manada similar al que se dio en enero pasado con la desaceleración de la economía china, cuando ocurrió un flight to quality de u$s3.600 millones con destino a colocaciones menos riesgosas.

"La turbulencia, en medio de las intensas tensiones entre EE.UU. y Turquía, claramente ha influido en el apetito de los inversores por los activos de mercados emergentes. El impacto de las tensiones del mercado probablemente sea más agudo para los países con necesidades de financiamiento externo relativamente grandes", afirmó el IIF en su informe.

 

Que pase el que sigue

 

Pero ahora que los mercados ya asumieron el cimbronazo turco, las miradas de los inversores se posan sobre la próxima ficha del dominó emergente que esté a punto de caer.

Porque a pesar de que los analistas prefieran plantear que todavía no se dio un efecto contagio a gran escala y, en cambio, casos puntuales (el más comentado es el de la corrupción en la obra pública argentina y sus similitudes con el Lava Jato brasileño), de a poco van surgiendo informes de consultoras que evalúan las economías más frágiles.

Hace varios meses que los economistas del IIF vienen alertando de los riesgos de que aparezcan varios casos como el de Turquía dentro del club emergente. Por supuesto, en este listado nuestro país ocupa uno de los lugares preponderantes. Y más después de la fuerte devaluación del peso de principios de mayo pasado y la solicitud de auxilio al Fondo Monetario Internacional.

Pero si bien la Argentina es una de las grandes candidatas para ser nominada en este reality show financiero al estilo "Gran Hermano", no es la única que se encuentra cerca del precipicio. Según el informe, Ucrania, Brasil, Hungría y Egipto también están en la mira de los especuladores por sus fragilidades estructurales.

 

Distintos criterios

 

En realidad, el estudio del IIF toma en cuenta tres criterios para definir qué mercados emergentes se encuentran hoy más comprometidos frente a las turbulencias financieras internacionales: la solvencia de la deuda soberana, la capacidad de obtener financiamiento en los mercados y el riesgo cambiario.

El primero de los criterios, el de la solvencia, depende a su vez del nivel de la deuda pública y de su trayectoria esperada. En el caso de Turquía, supera el 60% del PIB, una ratio que fue considerada peligrosa por los inversores, además de otras variables que provocaron la reciente estampida. Pero este nivel también se da en la deuda de países como Ucrania y Hungría, mientras que en Brasil y Egipto supera el 80% del producto.

Sin embargo, si se mira la trayectoria de la deuda, los países más comprometidos son la Argentina y Brasil, ya que va a ser difícil reducir el nivel de endeudamiento con las bajas proyecciones de crecimiento económico y del actual nivel de déficit fiscal y en cuenta corriente.

Mientras tanto, otros casos menos complicados son los de Egipto, donde la deuda es elevada pero con tendencia a la baja (esto ayuda a reducir la vulnerabilidad fiscal del país), y Arabia Saudita, cuyo nivel de endeudamiento crece de manera significativa, pero desde un nivel inicial bastante bajo.

 

Dónde hay un mango

 

En cambio, a la hora de evaluar los riesgos de refinanciamiento de la deuda, la Argentina no forma parte del cuadro de honor de los emergentes más complicados. Según los economistas del IIF, este riesgo de refinanciamiento es alto en Brasil y Hungría, y muy elevado en Egipto. "Brasil es también muy vulnerable por la incertidumbre provocada por las elecciones, pero su baja exposición a shocks externos representa un factor atenuante", agregó el informe.

Por otra parte, si se toma en cuenta el origen de los acreedores, el país emergente más comprometido es Hungría, ya que una proporción significativa de su deuda está en manos de tenedores extranjeros. Esto es algo que puede complicar las cosas en caso de tener que sentarse a renegociar su deuda.

 

Riesgo cambiario

 

En el último criterio tenido en cuenta por los especialistas del IIF, la Argentina vuelve a formar parte de los mercados que se encuentran más cerca del precipicio. Para la mayoría de los emergentes, el riesgo cambiario es limitado, puesto que se suele privilegiar el endeudamiento en moneda local.

Sin embargo, la Argentina y Ucrania prefirieron endeudarse en dólares en más de un 70% del total, lo que complica sus esfuerzos para escaparse del foco de los especuladores.

Tags relacionados
Noticias del día