España quiere ponerle impuestos a la Bolsa y desató las protestas de los operadores

El Gobierno estima que proyecto de ley lo ayudará a recaudar 850 millones de euros anuales. Los críticos aseguran que la medida alteraría el mercado bursátil y que muchos operadores se mudarán a otros países.

El gobierno de España impulsa un impuesto a las transacciones de acciones con la esperanza de que pueda generar miles de millones de euros en ingresos muy necesarios para salir de la crisis que desató el coronavirus.

El propuesto impuesto a las transacciones financieras afectaría a los operadores que se ocupan de la venta de las acciones de aproximadamente 60 empresas españolas, como el gigante de la confección Inditex, el Banco Santander y la empresa eléctrica Iberdrola.

La medida es parte de los esfuerzos más amplios del gobierno para revisar su código tributario y remediar lo que dice es un déficit histórico de ingresos.

La ministra de Finanzas, María Jesús Montero, predijo una caída de 5,5% en los ingresos fiscales respecto al año pasado, la mayor desde 2009 durante el apogeo de la crisis financiera. El gobierno estima que la medida generará 850 millones de euros, unos u$s 970 millones anualmente.

“Vemos una oportunidad para igualar, de una vez por todas, los ingresos del trabajo con los del capital. Una oportunidad para obtener más ingresos, en un contexto de aumento del gasto público y, sobre todo, una oportunidad para desalentar y poner fin a las prácticas asociadas con la especulación financiera ", remarcó Joan Margall del partido de la izquierda republicana catalana durante el debate parlamentario. Su partido fue uno de varios en la oposición para respaldar la medida.

Pero los críticos, el proyecto de ley se enfrenta a dos desafíos principales: una perspectiva económica difícil a medida que el país lidia con la pandemia y el potencial de revertir el mercado bursátil de España y alentar el comercio para trasladarse a otros países.

España es el último país en aplicar un impuesto a las transacciones financieras, uniéndose a más de 7 países con medidas unilaterales. Alemania, que asumió la presidencia de la UE a principios de este mes, prometió revivir un esfuerzo estancado para mover un impuesto a las transacciones a nivel de la UE. 

La propuesta española, que ganó una votación en el Parlamento en junio, gravaría al 0,2% la compra de acciones de empresas españolas con una capitalización de mercado de más de 1.000 millones de euros. El impuesto se aplicaría a los operadores financieros, independientemente de su ubicación.

"La introducción de un impuesto a las transacciones financieras significará un cambio de los operadores institucionales a otros países y otros productos no cubiertos por el impuesto, lo que complicará los esfuerzos para recaudar una cantidad sustancial", según Gregorio Izquierdo, director general del Instituto de Economía Estudios.

Las empresas dicen que el impuesto a las transacciones financieras demostrado ser ineficaz en otros países: “Consideramos que es una mala idea. No ha funcionado en otras jurisdicciones. Hará que el acceso a la financiación sea más costoso y deslocalizará los mercados , según BME, la compañía que opera la bolsa de valores de Madrid.

Tres partidos de oposición de derecho de centro que se opusieron al proyecto de ley en junio tendrían que ganar el apoyo de varios partidos que ya han respaldado la propuesta de bloquear su aprobación en la Cámara Baja o el Senado, donde colectivamente carecen de mayoría.

“Este gobierno está volviendo a la idea de crear un nuevo impuesto a pesar de ver los problemas que causó en otros países donde se introdujo. No han analizado las fallas tanto en términos de los objetivos de recaudación como en los otros efectos adversos que el impuesto causó en Suecia, Francia e Italia ", dijo María Carmen Martínez del partido Ciudadanos favorable al mercado durante un parlamento de junio debate.

Si los legisladores convocan otra sesión extraordinaria, el proyecto de ley y varias enmiendas propuestas podrían discutirse a principios de la próxima semana en el comité de Finanzas de la Cámara.

Algunos economistas dicen que la estimación de 850 millones de euros del gobierno es demasiado optimista y que la pandemia y el posible cambio en el comportamiento de los operadores podrían tener un efecto amortiguador.

Un portavoz del Ministerio de Finanzas reconoció que la evasión intencional es un riesgo, pero señaló que el que el gobierno sigue confiando en que, en circunstancias económicas normales, el impuesto puede recaudar los ingresos proyectados. La estimación, sin embargo, no incluye el impacto de la pandemia.

Estiman que la recaudación sería de alrededor de 500 millones de euros anuales debido a que los operadores se mudarán a otros países.

Las operaciones realizadas a través de casas comerciales, que podrían implicar comprar, compensar y liquidar una operación en diferentes jurisdicciones, serán muy difíciles de rastrear para las autoridades fiscales españolas, según Carmen Mata, socia en el área de práctica fiscal en Garrigues.

"Otro desafío potencial será la recaudación del impuesto sobre las compras realizadas en el extranjero a través de transacciones de recibos de depósito en EE.UU., para lo cual los recaudadores de impuestos españoles dependerán de las declaraciones de los comerciantes distantes", dijo Mata. El impuesto en sí también podría conducir a una reducción en el volumen de operaciones y, como resultado, podría causar una disminución en los ingresos, agregó.

"En resumen, esto significa dos cosas: en primer lugar, la recaudación será mucho más baja de lo esperado y, en segundo lugar, que el volumen de compras en el mercado español caerá", dijo Mata.

Víctor Mendoza, jefe de la Práctica Fiscal de Servicios Financieros en KPMG en España, explicó que el proyecto de ley hace que las entidades financieras sean responsables de informar a las autoridades españolas las operaciones imponibles que se realizaron.

Un posible cambio podría hacer que el depositario central de valores de España sea responsable de registrar estas transacciones. Todos los intercambios de acciones de las aproximadamente 60 empresas españolas con una capitalización de mercado de más de 1.000 millones de euros están cubiertos por el proyecto de ley.

"El desafío será hacerlo en la práctica a través de una regulación aprobada junto con la propuesta y dedicar recursos suficientes a la tarea en un momento de agitación en medio de la pandemia", dijo Antonio Albarran, asesor fiscal de Baker Mckenzie.

La Comisión Europea primero propuso un impuesto a las transacciones financieras en 2011, pero no obtuvo el apoyo unánime. Un grupo de 10 países, entre ellos España, aún apoya un acuerdo a nivel de bloque. Pero España, impaciente por el lento ritmo de las negociaciones, está dispuesta a tomar medidas unilaterales, particularmente a la luz del impacto de la pandemia en los ingresos.

El proyecto de ley de España es similar al impuesto sobre las transacciones financieras de Francia y el proyecto de propuesta más reciente de la UE para un acuerdo multilateral, dijo Mendoza. Adaptarlo a nivel de la UE sería relativamente sencillo.

"Nuestro país no puede esperar años y años para que el debate internacional establezca estas medidas, especialmente en el entorno económico en el que nos encontramos como resultado de la pandemia", dijo Montero en junio.

Tags relacionados