EL BARRIL DE CRUDO VOLVIÓ A SUPERAR AYER A LOS U$S 50

En la semana dorada del petróleo, las acciones del sector no acompañaron

El petróleo subió 8,5% la semana pasada, pero las empresas argentinas relacionadas cayeron o subieron mucho menos. Las acciones ya no corren detrás del crudo

Las correlaciones entre los distintos activos dentro del mercado financiero no han estado funcionando de la forma en que estamos acostumbrados y el comportamiento de distintos instrumentos financieras en las últimas semanas y meses dan cuenta de tal distorsión.

Para comenzar, uno puede ver que la semana pasada el petróleo ha protagonizado su mejor semana en lo que va de 2017 y, sin embargo, la mayoría de las acciones de empresas locales relacionadas no rindieron de la forma en que uno debería esperar ante semejante recuperación. Es decir, una suba de 8,5% en el crudo debería al menos generar un avance similar en las acciones petroleras, sin embargo, a nivel local, los ADRs de Tenaris, YPF o Petrobras no sólo tuvieron subas similares sino que mas bien subieron menos que el subyacente.

Para ponerlo en números, el crudo paso de u$s 42 a comienzo de semana pasada y alcanzó valores de u$s 50. En el mismo periodo, YPF acompaño al crudo con una ganancia de 4%, Tenaris perdió casi 1% la semana pasada y finalmente Petrobras avanzó cerca de un 2%. A nivel internacional, el ETF de sector energético (XLE) también se mostró casi indiferente a la evolución del crudo, subiendo un 8% en la última semana. Mismo comportamiento tuvo el índice de productores de petróleo a nivel internacional (IEO) que también subió poco mas de 2% en el mismo periodo en que el petróleo se recupero un 8,5%.

Mirando más a mediano plazo, uno puede ver que la correlación entre el petróleo y dichos activos ha disminuido. Puntualmente, la correlación entre el petróleo e YPF ha descendido a casi la mitad de lo que era entre 2012 y 2017. Es decir, la correlación semanal entre YPF y el petróleo era de 27% en los últimos 5 años y ha caído a 15,5% en el ultimo años.

La correlación entre el petróleo e YPF desde comienzo de año a la fecha ha caído al 12,5%, con PBR muestra una correlación poco significativa del 32% y quizá la más elevada sea TS con niveles de casi 60% de correlación.

Incluso, en una visión de mediano plazo se puede observar que el impacto de la debilidad del dólar a nivel mundial no está generando los efectos supuestamente positivos que podría llegar a tener sobre las materias primas. Un dólar más caro tiende a ser nocivo para la comercialización de materias primas dado que, en términos de moneda local, tiende a encarecer dichos productos. En sentido opuesto, un dólar débil y/o una moneda local más fuerte, tiende a generar un comercio internacional de materias primas más firme dado que el poder de compra con la moneda local se incrementa, pudiendo adquirir más cantidad de dicha materia prima.

Ahora bien, el dólar a nivel mundial acumula una caída desde los máximos de casi 104 puntos del Dólar Index hasta los 93 puntos actuales de 10,3%, permitiendo que el euro pasase de u$s 1,03 hasta los máximos actuales de u$s 1,175 actuales. Generalmente, dichos procesos de debilidad del dólar deberían permitir subas importantes en las materias primas, tanto el petróleo, oro y comoditties agropecuarios. Sin embargo, este no es el caso para este año ya que ninguno de los activos mencionados han ralleado con firmeza.

Mientras el dólar cayó un 10% desde enero a la fecha, el petróleo no solo que no subió sino que se ubica un 10% debajo de los máximos de enero, cuando el crudo supo tocar u$s 55,25 el barril. La soja por su parte se ubica en los mismos valores de comienzo de año sin poder mostrar retornos positivos, de igual manera que el maíz. El trigo si ha generado fuertes avances, colocándose un 16% por encima de los valores de comienzo de enero, aunque a la vez actualmente cotiza un 17% debajo de los máximos de fin de junio pasado.

Un párrafo aparte para el oro que, al igual que las monedas que se miden contra el dólar, se ha apreciado un 10% ganando el mismo terreno que el dólar perdió desde enero a la fecha.

En concreto, podemos ver que la caída del dólar no está generando fuertes movimientos alcistas en las materias primas como si solemos ver ante escenarios similares de debilidad del billete americano y, particularmente para el petróleo, este ha tenido una recuperación interesante en la última semana aunque poco ha repercutido en las acciones del sector. Las correlaciones y el comportamiento de los distintos activos ha perdido fuerza no solo entre el tipo de cambio y las materias primas sino también entre las materias primas y las acciones del sector petrolero.

 

Tags relacionados