El secreto de Rusia y Grecia para estar entre las 10 bolsas que más crecieron

En un mundo que se volcó a las tasas de interés en cero, los inversores deben ser creativos y buscar nuevos horizontes donde puedan obtener algún retorno.

Sobre el cierre de 2019, la bolsa de Rusia fue la que mejor desempeño con respecto a sus pares. En un mundo con las tasas de interés en cero, los inversores deben ser creativos y buscar nuevos horizontes donde puedan obtener algún retorno. El aumento en el precio del petróleo este año ayudó al buen rendimiento de la bolsa rusa, ya que gran parte de su economía depende de la producción de petróleo y gas.

Por otra parte, el gobierno ruso comenzó un camino de baja en las tasas de interés y la buena noticia es que aún están en niveles relativamente menores: por encima del 6%. De esta forma, "está barata" en una época donde la mayoría de sus pares tiene valuaciones por las nubes. Rusia tiene un precio a ganancias de 5.7x (24x en EE.UU.). Además, es una bolsa que está pagando atrayentes dividendos de la mano de Gazprom y Sberbank. Para tener una idea, el Dividend-Yield de la bolsa rusa es de 6,4% en comparación con el 1,8% en Estados Unidos.

Si el primer puesto del ranking sorprende, el segundo lugar mucho más. La bolsa de Grecia fue la segunda que más creció en dólares en 2019. Luego de una crisis profunda, el país comienza a recuperarse y el mercado tomó nota de ello.

¿Cuál fue el secreto de Grecia? Ninguna fórmula mágica: bajar el gasto. El nuevo primer ministro prometió reformas estructurales y una fuerte baja de impuestos. 

El ranking muestra algunas bolsas de Europa, como Francia e Italia, pese a que la región muestra muchas debilidades económicas y serios interrogantes de cara al futuro. La explicación de este fenómeno es la de un crecimiento artificial: el Banco Central Europeo logró fuertes políticas de estímulo monetario y tasas de interés negativas. Esto ayuda a que las bolsas sigan subiendo, aunque al mismo ritmo que la deuda corporativa que en muchos países está en niveles astronómicos.

Respecto de Nueva Zelanda, su bolsa tuvo su mejor año de los últimos 20 años y crece de manera constante desde hace 10 gracias a buenos y estables datos económicos, sumados a las bajas tensiones internacionales que la hacen un destino atractivo. Como si fuera poco, el país tiene muchas ventajas fiscales, algo que sin dudas atrajo a una gran cantidad de capitales. Respecto de este último punto, Irlanda está en una situación similar. 

En cuanto a Estados Unidos, luego de un 2018 complicado, y de un 2019 con mucha incertidumbre, la bolsa cierra el año con una sonrisa. Las constantes manipulaciones de Donald Trump y la decisión de la Fed de volver a intervenir en la economía con fuertes estímulos monetarios pueden hacer que la fiesta continúe.

Si a eso se suma la disminución de la tensión comercial con China, este fue un año de fuerte recuperación, con el mercado alcista más largo de la historia. Con valuaciones por las nubes, las tensiones internacionales latentes y las elecciones presidenciales del próximo año, muchos interrogantes quedan planteados para 2020.

Tags relacionados