Riesgo país: tras superar los 2800 puntos recorta parte del avance

El indicador llegó a trepar más de 16% en medio del desplome de los mercados del mundo que se hunden hasta un 10% por el aumento de casos a nivel global de coronavirus. A media rueda el avance se ubicaba en las 2770 unidades, un 14,7% arriba. Tocó el peor nivel desde 2005.

El riesgo país argentino que mide el JP Morgan llegó a saltar más de 16% y superó los 2800 puntosen las primeras horas del lunes, en medio de la crisis del coronavirus. Al cierre de la rueda recortó la suba, pero igualmente se mantuvo alto, en los 2770 puntos, 356 unidades arriba del cierre del viernes.

De esta manera, el indicador tocó un máximo que no se veía desde junio de 2005, cuando el banco JP Morgan hizo una modificación en su conformación por una reestructuración de deuda soberana.

El fuerte avance acompañó una tendencia global, en una rueda de desplome para los mercados internacionales y después de que el fin de semana se conociera el primer fallecido por el virus en la Argentina.

Los bonos argentinos cayeron hasta casi 12%, especialmente en el tramo más corto de la curva. 

"El avance del coronavirus elevó sustancialmente los riesgos al escenario global, justo cuando el Gobierno está por lanzar la reestructuración de la deuda", señalaron desde la correduría SBS.

El economista Federico Furiase, director de Estudio Eco Go, señaló en diálogo con El Cronista que "los bancos centrales tienen pocas municiones para estabilizar la economía y los mercados bajando las tasas de interés".

"Los mercados entran en pánico y todo eso genera un efecto muy negativo para los mercados emergentes, ya que caen los precios de los commodities, se deprecian las monedas contra el dólar se reciente el comercio global y todo este escenario es muy negativo para la renegociación de la deuda", agregó.

Por su parte, Gustavo Neffa, director de Research for Traders, sostuvo que este contexto puede ser positivo para la negociación de la deuda que lleva adelante el Gobierno, debido a que la baja generalizada de los bonos facilita una quita, pero a la vez, conlleva un riesgo, el de interés de los fondos buitres en los títulos y que esto entorpezca la acción colectiva. 

"Los bonos de alta renta está en serias complicaciones, Argentina incluida. Por un lado esto ayuda en la renegociación, porque tira para menos de u$s 40 el precio promedido de los bonos; serviría para cerrar el acuerdo. El problema es que, a estos precios, muchos fondos, más bien los especulativos, los buitres,  están intentando acercarse al mercado para comprar más abajo, en la zona de los u$s 35; podrían trabar la negocación o intentar trabar la activación de cláusula de acción colectiva", detalló Neffa. 

Tags relacionados